Remedios naturales para el mal aliento, muy efectivos


Los remedios naturales para el mal aliento, son prácticas que se han transmitido en las tradiciones de generación tras generación y hoy forman parte de la cultura popular. Han sido respaldadas por su uso y puede ser que detrás de ellos se oculten misterios no descubiertos aún por la ciencia. Los mismos brindan soluciones muy económicas a tus problemas de mal aliento.

La halitosis puede influir en tus relaciones íntimas
El mal aliento lo puedes combatir para que no afecten tus relaciones

 

Medicina herbaria

La medicina herbaria ha sido una práctica médica ancestral, posteriormente se han descubierto principios activos que han sido aprovechados por la industria farmacéutica y se pronostica que en la rica flora de nuestro planeta se esconden la base de los medicamentos del futuro.

Remdios naturales contra el mal aliento
Remedios naturales para el mal aliento

El mal aliento o halitosis no escapa a los efectos beneficiosos de muchas de estas plantas. Entre las mimas se encuentran el romero, el tomillo, hierbabuena, perejil, estragón, cilantro y albahaca. Masticar unas ramas de los mismos te ayudarán a eliminar  a reducir la halitosis, ellos están entre los remedios naturales para el mal aliento más reconocidos.

Enjuagues bucales

Entre los remedios naturales para el mal aliento ha sido empleada la salvia roja puede ser empleada para enjuagues bucales muy efectivos, para ello se hierven dos cucharadas del producto en medio litro de agua. Cuando se enfría, se tamiza y lo utilizas al levantarte y al acostarte.

Infusiones

Si preparas una infusión de té verde o negro y le adicionas unas ramas de hierbabuena y la tomas después de las comidas puede ser una solución muy efectiva para prevenir la halitosis.

El estragón, el romero, la hierba buena y el cilantro también los puedes emplear en infusiones, todas estos son muy buenas alternativas como remedios naturales para el mal aliento.

Otros enjuagues y gárgaras naturales

Puedes preparar otro enjuague bucal si hierves unas ramas de perejil, con dos clavos de olor, lo dejas reposar, lo mezclas, lo cuelas y lo usas dos veces al día.

Otro de los remedios efectivos es hacer gárgaras con una mezcla de dos cucharadas de miel, una de bicarbonato de sodio y agua tibia. Lo debes mantener en la boca por la menos un minuto y podrás apreciar la mejoría.

Alimentos

Vegetales y frutas crujientes

Las zanahorias, el apio y la manzana, entre otras son efectivas cuando las consumes.

Cítricos

Una de las maneras para atenuar el mal aliento es masticar un pedazo o una rodaja de limón con sal.

También los jugos de cítricos ayudan a evitar el mal aliento y más aún cuando se les adiciona perejil molido y son consumidos en ayunas.

Yogur y probióticos

El consumo de yogur y probióticos ayuda a mejorar el mal aliento.

Otros remedios naturales para el mal aliento

Una de las maneras para atenuar el mal aliento es masticar una ramita o un pedacito de canela en rama, unos clavos de olor o unos granos de anís. La avellana es otro de los productos que ayudan a aminorar el mal aliento.

Dos o tres gotas de aceite de árbol del té en el cepillo de dientes antes de proceder a su uso, ha demostrado ser efectiva contra el mal aliento.

El jengibre molido, mezclado con limón y agua tibia forma una pasta de dientes ideal para combatir el mal aliento.

La espirulina un alga muy rica en clorofila ha demostrado ser efectiva para evitar el mal aliento. También existe la clorofila en tabletas o en forma líquida y cumplen igual función.

El vinagre de manzana puede ayudar a atenuar o eliminar el mal olor cuando se consume una cucharada antes de ingerir las comidas, el mismo tiene un efecto beneficioso sobre la digestión.

Y a modo de resumen y para que no inviertas mucho tiempo y que de una ojeada puedas apreciar por qué estos remedios naturales para el mal aliento son efectivos te dejo con esta información.

Propiedades de algunos productos naturales para el mal aliento

Pero recuerda…

Si después de aplicar estos remedios naturales para el mal aliento no se produce una mejoría acude a un especialista quien podrá determinar si la causa que la genera no se encuentra ni en tu boca, ni en la garganta.