5 recomendaciones para disfrutar de un día de playa con seguridad


Si pensamos en verano, inevitablemente una de las primeras imágenes que vienen a nuestra mente es la de una playa. Ya sea una paradisíaca en una remota isla o la playa de tu pueblo donde pasabas todos los veranos de la infancia. El mar, el sol, la arena… Todos ellos te recargan las pilas y nos hacen sentir que las vacaciones son más vacaciones si las pasamos mirando al mar. Pero, ¿qué trucos podemos darte para disfrutar de un día de playa?

Lo cierto es que, aunque la playa tiene muchísimos beneficios, si no tenemos cuidado con algunas cosas la experiencia puede truncarse. ¿Qué te recomendamos? ¿Cómo podemos disfrutar más y mejor de nuestras vacaciones en el mar?

En este artículo te damos una serie de consejos y recomendaciones para que todo salga perfecto, para que te protejas tú y tu familia de los pequeños inconvenientes que te puedes encontrar en un día de playa y para que los recuerdos de estas vacaciones sean todos sencillamente inolvidables.

¡Sigue leyendo y te lo contamos todo! Solo necesitas cinco minutitos de tu tiempo para que tus vacaciones sean fantásticas.

Otros artículos de interés: Protección solar, algo muy importante

5 recomendaciones para un día de playa perfecto

Baño saludable agua de mar

Protección solar:

Si pensamos en los peligros de pasar un día de playa, sin duda lo primero que se viene a nuestra mente es el sol. El sol es un gran aliado: nos da vitaminas, mejora nuestra piel, nos aporta felicidad y además nos pone más guapos. Sin embargo, como todo, en exceso puede traernos muchos problemas a corto, medio y largo plazo.

Si eres de los que solo se preocupan por el corto plazo, te contamos que pasarte con el sol puede hacer que ese fantástico día de playa lo termines en el hospital. Por un lado, puedes contraer quemaduras severas que te van a provocar más mal que bien a todos los niveles (dolor físico, imposibilidad de dormir, problemas de salud, manchas…); por otro, una insolación hará, en el mejor de los casos, que te duela la cabeza, y en el peor que termines ingresado en el hospital.

¿Cómo podemos prevenirlo? Aplícate siempre crema solar de un factor alto, a ser posible resistente al agua, y renuévala cada hora. Además, ve a la playa siempre con sombrilla para poder resguardarte en la sombra y no estar todo el día al sol. Y usa algún tipo de gorra o algo para proteger tu cabeza cuando estés expuesto al sol.

Cuidado con el mar:

proteger los ojos del sol dia de playa

El mar nos da muchas alegrías, es muy divertido, nos relaja y al igual que el sol también nos da beneficios para nuestra salud. Sin embargo, sin cuidado, el mar puede ser un enemigo mortal.

Lo primero que debes tener en cuenta es que debes tener la situación siempre bajo control. Tú debes dominar al mar, no el mar a ti. Por ello, cuida de no entrar en zonas peligrosas, mejor si siempre haces pie aunque sepas nadar, y ten cuidado con las corrientes. Jugar en el mar es divertido, pero te puede costar la vida.

Además, también debes tener cuidado con posibles medusas, basura, incluso lanchas o motos acuáticas con las que te puedes cruzar durante tu baño. Estate siempre atento y ante la duda, sal a la orilla. No estaría de más también que, además de cuidar de ti, también cuides de los que te rodean, especialmente si hay niños que hayan ido contigo o con los que te has encontrado en la playa.

Los niños siempre bajo vigilancia:

Y es que, hablando de ellos, son posiblemente ellos quienes más disfrutan de la playa, del agua, del sol, de la arena… Pero también son quienes presentan más peligros por su carácter más vulnerable. Todo les afecta de forma multiplicada.

Por ejemplo, son más vulnerables al sol, se queman antes y también soportan menos las quemaduras. En cuanto a la arena, pueden hacer la broma de comérsela jugando. O incluso el mar, por su inexperiencia y su tamaño es más fácil que puedan sufrir algún percance.

Con esto no te queremos preocupar ni que pienses que la playa es el enemigo. Todo lo contrario. Los niños la disfrutan muchísimo y pueden pasar horas y horas entretenidos en ella. Sin embargo, queremos que te conciencies bien de la importancia de no quitarles nunca ni un ojo de encima, estén donde estén y ser tú quien controle cuándo renovar la crema solar o cómo evitar un corte de digestión. Sabemos que era muy relajante ir a la playa con un libro o una revista, pero si ya eres padre o madre, lamentamos decirte que esto terminó hasta dentro de muchos años.

Alcohol y sol, mala combinación:

qué es el vitíligo y cómo protegerse

En el otro extremo de la baraja encontramos a aquellas personas que van a la playa con amigos o en pareja. Los chiringuitos son un lugar fantástico para disfrutar de una buena comida o una copa a pie de playa. También las neveritas con las que vamos a pasar un día de playa son un aliado perfecto para mantener frías nuestras bebidas. En este ambiente festivo, una cervecita entra sola. O dos. O tres.

¡Cuidado! Con el sol todo nos afecta mucho más y mezcla borrachera con insolación es de lo peor que puedes hacer. Por ello, te recomendamos que sí, que te mantengas hidratado, pero a ser posible con agua, zumo o una bebida azucarada que te mantenga la tensión alta.

No olvides que el alcohol siempre es peligroso pero que en determinadas situaciones puede serlo mucho más. No bebas si vas a pasar muchas horas al sol, si vas a conducir o si vas a tener que enfrentarte a alguna situación que requiera de todo tu esfuerzo y máxima concentración. Resérvalo para otra ocasión y sobre todo bebe siempre con moderación. Un mal trago te puede arruinar tu día de playa… y la vida. ¡Conciénciate ya de ello! No será nada divertido ni para ti ni para los que te rodean.

Mosquitos, medusas… también están al acecho:

Por otro lado, la última de nuestras recomendaciones para pasar un buen día de playa hace referencia a los bichos y animales que te puedes encontrar en la playa. Desde pisar un erizo hasta que te pique una medusa, pasando por las picaduras de mosquitos. Hay muchos seres que cohabitan en la playa y para ello lo que necesitamos es tener mil ojos.

Si hay bandera roja no entres al mar aunque lo veas calmado, esto puede ser alerta de medusas. Si ves muchos mosquitos alrededor de tu sombrilla cámbiate de sitio. Utiliza repelente, hay muchas cremas solares que incluyen también protección contra mosquitos y que te irán muy bien. Para entrar en el mar o caminar por la orilla si puede ser utiliza chanclas. Hay algunas muy cómodas y te van a evitar la posibilidad de clavarte un erizo, machacarte los pies con las piedras o pisar cristales de alguien que haya dejado tirada su basura en la orilla de la playa.

Disfrutar de un día de playa es posible y queremos que lo hagas para que tengas unas vacaciones y un verano inolvidable. Pero siempre con un poquito de precaución para que todo salga perfecto.

Sigue leyendo: ¿Qué deportes de playa conoces?