Razones para hacer o no hacer ayuno intermitente


El ayuno intermitente está de moda. Suele ser una buena solución para ciertos casos: hay quienes dicen que se sienten con más energía cuando lo practican de forma regular, otros lo achacan a una hinchazón menor, a una mejora de ciertos problemas digestivos y, por supuesto, a una pérdida de peso. Sin embargo, para otras personas los resultados de tratar de llevar a cabo el ayuno intermitente no siempre han sido satisfactorios. En cualquier caso, queremos ponerte los pros y los contras sobre la mesa para que puedas tomar una mejor decisión.

El ayuno intermitente no es un ángel ni un demonio. Sus beneficios o sus perjuicios dependen directamente de tus características personales, pero también de tu estilo de vida, por lo que es una práctica que debes hacer siendo consciente de si en tu caso te vendrá bien o no. ¿Y cómo saberlo? A continuación, te hemos preparado una pequeña guía para que puedas valorar si en tu caso será beneficioso o no. De cualquier modo, te recomendamos consultar siempre con tu médico para que valore cuál es la mejor opción en tu caso, porque nadie mejor que él va a saber qué recomendarte en cada momento. No te juegues la salud por perder unos kilos.

Sigue leyendo: ¿Qué es exactamente el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es uno de los mejores aliados para la pérdida de peso

Si está tan de moda es porque es uno de los mejores caminos si buscas perder esos kilos que, no sabes cómo, pero has ido acumulando. Y ahora que te cuesta deshacerte de ellos, tampoco quieres renunciar a llevar una alimentación saludable y equilibrada. Ni a pasar hambre todo el día. Para estas personas, el ayuno intermitente se postula como una excelente opción y es que permite “pasar hambre” solo durante unas horas y el resto del tiempo olvidarse de las dietas, darse caprichitos y poder comer de todo. Un poco de fuerza de voluntad durante unas horas y una recompensa rápida.

El ayuno intermitente consigue de forma efectiva la pérdida de peso y no se suele tener un efecto rebote cuando se abandona si se siguen manteniendo unos hábitos saludables y equilibrados. Por lo que si buscas perder peso deberías planteártelo como una opción si crees que puede encajar con tus necesidades y con tu estilo de vida. Puedes comenzar con una proporción de 14/10, hasta que consigas llegar a 16/8, que suele ser el objetivo (16 horas de ayuno y 8 horas de alimentación).

Cuidado con la pérdida de energía: si estás cansado o llevas un tren de vida intenso, no es para ti

Un gran error del ayuno intermitente es creer que es para todos. No es así y deberías quitarte esta idea de la cabeza. No es lo mismo una persona que teletrabaja, que apenas tiene gasto energético, que un deportista o alguien que va a estar muchas horas con una actividad alta. En estos casos, hay que tener en cuenta que la alimentación es una fuente de energía y que el ayuno disminuye la energía del cuerpo, por lo que no es recomendable seguirlo si estás en alguno de estos casos.

Si empiezas a hacerlo y te notas muy cansado, también deberías abortarlo, o si estás pasando por alguna enfermedad, aunque sea un simple resfriado. Sé flexible contigo mismo y sobre todo no comprometas tu salud haciendo un ayuno si estás viendo que solo te trae desventajas y que no te aporta nada más allá de perder un par de kilos. La salud, como te hemos dicho en numerosas ocasiones, no depende solo del peso.

ayuno intermitente

Si quieres ganar masa muscular, este tampoco es tu camino

Otro de los grandes errores a la hora de perder peso es no trabajar el músculo y mirar solo la báscula. La masa muscular es imprescindible y si solo nos centramos en comer menos pero no hacemos ejercicio ni buscamos la manera de ganar masa muscular, te aseguramos que, por muy delgado que estés, tampoco te vas a sentir a gusto con tu cuerpo y, lo más importante de todo, no vas a estar saludable.

El ayuno intermitente no es buen consejero si quieres una dieta basada en la ganancia de la masa muscular. En este caso, te recomendamos que te pongas en contacto con un especialista para que pueda determinar cuáles son los mejores alimentos para ti y sobre todo para que elabore una tabla de ejercicios enfocada a tus necesidades. No trates de perder peso “como lo hace todo el mundo”, porque esto es un error de manual que te dará resultados a corto plazo, pero nunca te va a suponer alcanzar tus objetivos a corto plazo. No te compares con los demás y busca tu propio camino, enfocado a tus propias metas. Esta siempre es la mejor salida para todo.

¿Tienes problemas de alimentación? Tal vez el ayuno intermitente no es para ti

Otro de los problemas que pueden presentar las personas que hacen ayuno intermitente es que, si en su caso tienen algún tipo de alimentación o suelen presentar saciedad precoz al ingerir comidas, en este caso tampoco es recomendable optar por este sistema de alimentación. El motivo es que, si bien las personas que siguen un ayuno de este tipo pueden comer variado y equilibrado el resto del tiempo, no es conveniente en su caso porque consiste, básicamente, en concentrar todas las comidas en un período muy corto de tiempo. Si se sacian rápido, estas comidas serán muy escasas y puede que no lleguen a cubrir necesidades fisiológicas.

Por supuesto, tampoco se recomienda a quienes sufran trastornos relacionados con la alimentación, como anorexia o bulimia, ya que pueden acrecentar el problema o hacer que vuelvan a recaer en ellos incluso si ya se había superado. No te la juegues y no comprometas tu salud, hay muchas otras opciones para disfrutar de los beneficios que te podría dar un ayuno y si en tu caso no está indicado, no lo hagas.

ayuno intermitente

Retrasar el envejecimiento, reducir el colesterol… Otros beneficios del ayuno intermitente

Pero, como te decíamos al principio de este artículo, el ayuno intermitente se defiende en términos médicos porque, en algunos casos, sí es beneficioso. Por ejemplo, se suele relacionar con un un retraso del envejecimiento celular, incluso con un control de los niveles de colesterol y los triglicéridos.

Además, ayuda a acelerar el metabolismo, algo que también tiene muchos beneficios, tanto sobre el peso como sobre la salud. También se dice que ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares, neurológicas e incluso oncológicas. No es milagroso, no te engañes, pero con un control médico y adaptado a tus necesidades te puede hacer mucho bien. El ayuno intermitente tiene ventajas y desventajas, por lo que debes ser tú (y tu especialista médico o tu nutricionista) quien valore si en tu caso es la mejor opción o si deberías optar por otro estilo de vida que te venga mejor. En cuanto al tiempo que deberías hacerlo, en principio se trata de un plan a largo plazo, un estilo de vida como te decíamos, pero puedes ir flexibilizándolo en función de la temporada o de los objetivos que quieras alcanzar con él, ya que no es lo mismo quien lo hace por perder peso que por un requisito de salud.

Otros artículos de interés: Descubre más sobre las dietas milagro