Por qué no adelgazo: 5 razones por las que tu cuerpo se ha estancado


Después de las fiestas navideñas es muy habitual que gran parte de la población se ponga a dieta o, al menos, trate de bajar esos kilos que ha cogido en estas fechas. Pero no solo es algo propio de la cuesta de enero, en cualquier momento del año es común que busquemos adelgazar si consideramos que la báscula no nos está dando los resultados deseados. ¿Te sucede esto? Bien, ponerse a dieta o tratar de adelgazar no es algo agradable, lo sabemos. Conlleva esfuerzos que no siempre estamos dispuestos a hacer y es que, a todos, quien y quien menos, nos gusta comer. Además, si no te gusta hacer ejercicio, la cosa se complica aún más, porque pierdes esa ayuda que provoca el desgaste físico. Pero, más allá de esto, hay ocasiones en las que nos podemos preguntar por qué no adelgazo.

¿Te está sucediendo esto? Si estás tomándotelo a conciencia, pero la báscula no se mueve, es el momento de revisar qué ocurre porque puede no ser normal. A continuación, te resumimos los cinco motivos más habituales que pueden dar respuesta a tu pregunta de por qué no adelgazo.

Sigue leyendo: Trucos para eliminar fácil los excesos navideños

Sigues ingiriendo ultraprocesados

Lo primero que pensamos cuando queremos adelgazar es que basta con ponerse a dieta, comer menos o sencillamente dejar de comprar pizzas. Todo esto está muy bien, pero no es suficiente. Sobre todo, porque lo que necesitas es tener un control médico, pero sobre todo cuidar lo que comes. Porque no es comer menos, pero sí comer mejor. Por eso, siempre se recomienda que una dieta esté supervisada por un nutricionista y avalada por un análisis médico que indique si tienes algún tipo de deficiencia de salud o algún inconveniente que el nutricionista debe conocer.

Pero, además, aunque estés tratando de comer menos, si sigues comiendo ultraprocesados no vas a ver que la báscula se mueve y a la vez seguirás estropeando tu salud. De hecho, te sorprendería ver que no necesitas pasar hambre. Muchas personas, cuando eliminan por completo los ultraprocesados de su dieta, se dan cuenta de que, al principio, pierden mucho peso rápido. Esto es debido precisamente a que los ultraprocesados suelen ser altos en calorías, grasas, azúcares, sal y además sacian menos que los alimentos de comida real o los buenos procesados. Si no sabes cómo identificarlos, la app MyRealFood tiene un escáner que solo con “escanear” el código de barras del producto te dice en qué grupo se encuentra.

¿Estás haciendo (algo) de ejercicio físico?

Otro de los puntos que se olvidan. Si te preguntas por qué no adelgazo, pero no estás haciendo nada por quemar grasas con el movimiento, vas mal encaminado. No consiste en que te conviertas en un deportista de élite, ¡ni mucho menos! Sabemos que cada uno tiene sus propias capacidades y su forma física. Eso sí, eso no es excusa para que no trates de hacer algo por mejorarla… Pero de eso ya hablaremos otro día.

El caso es que actualmente, con los trabajos tan sedentarios que existen y más ahora con el auge del teletrabajo, cada vez llevamos un estilo de vida más pausado y apenas nos movemos. Te recomendaría que te pusieras algún tipo de wearable durante el día para que cuantifique tus pasos y así puedas tener una idea de los días que estás más activo y los que menos y “forzarte” a cumplir un objetivo asumible. Basta con que des un paseo al día para activar tu metabolismo, aunque, por supuesto, si quieres mejores resultados, tendrás que esforzarte un poco más. Pero como punto de partida va estupendo.

ayuno intermitente

Tiroides: la gran respuesta a la pregunta de por qué no adelgazo

Otra de las causas que pueden encontrar algunas personas a la pregunta de por qué no adelgazo se encuentra en la salud. Cada cuerpo es un mundo y no todos tenemos las mismas necesidades. De hecho, hay algunas personas que pueden descubrir de la noche a la mañana que existe algún trastorno que está impidiendo que pueda adelgazar o engordar. Y cuando hablamos de peso uno de los más habituales suele ser el famoso y extendido tiroides.

El hipotiroidismo o hipertiroidismo es mucho más habitual de lo que crees. Puedes detectarlo a través de un análisis de sangre que incluya esta variable hormonal y en caso de que los valores salgan alterados tendrás que consultar con tu médico para ver su evolución y las soluciones. ¿Nos dejas darte un consejo? No te pongas en tratamiento farmacológico a la primera de cambio. Es preferible que te hagas algún análisis más en las próximas semanas para ver cómo evoluciona y detectar si ha sido un pico puntual o si realmente tienes algún problema de tiroides. En cualquier caso, si sufres tiroides te va a costar muchísimo más adelgazar o engordar (según de qué tipo sea el tuyo).

Por qué no adelgazo: el descanso es muy importante

Otra de las respuestas a la pregunta de por qué no adelgazo se encuentra entre las sábanas o mejor dicho, fuera de ellas. Si llevas un frenético ritmo de vida que te impide dormir todas las horas que te gustaría, si madrugas mucho y te acuestas tarde o si tienes algún tipo de problema de insomnio, es muy posible que esto esté interfiriendo en tus probabilidades de perder peso. Y es que, aunque no lo creas, el descanso es super importante para poder adelgazar como es debido.

Si haces dieta pero no duermes las horas que necesitas, se ralentiza el metabolismo y esta es precisamente una de las causas que va a propiciar que no puedas adelgazar como te gustaría. Por eso, siempre se incluye el descanso entre los pilares fundamentales de una vida sana y equilibrada, también si tu objetivo es perder peso, recuerda acostarte antes y tratar de dormir mejor para poder lograr tu objetivo. Si crees que tienes algún problema para conciliar el sueño o descansar como es debido, consúltalo también con tu médico para que te pueda ayudar a encontrar una solución.

Dormir mucho

Por qué no adelgazo: beber agua

Por último, otro de los grandes errores a la hora de preguntarse por qué no adelgazo tiene su origen en algo tan básico y fundamental como el agua. Aunque no lo creas, hay muchas personas que sustituyen todas sus bebidas por refrescos o zumos, pero, incluso aunque tú sí tomes un vaso de agua en la comida y en la cena y rechaces otro tipo de bebidas, déjanos decirte que no es suficiente.

El cuerpo necesita dos litros de agua al día y aunque es verdad que en verano, con calor, es muy sencillo ingerirlos (incluso sentimos esa necesidad), en invierno hay muchas personas a las que no les apetece nada y que pueden pasar todo el día sin beber nada más que medio vaso de agua en cada comida. Esto, además de ser perjudicial para la salud, también es un enemigo para la báscula, porque favorece la retención de líquidos. Si te cuesta beber agua, trata de ponerte una botella en la mesa de trabajo para acordarte y opta por comidas o cenas en las que se incluya al menos una sopa casera.

Otros artículos de interés: Consejos para beber más agua