Casas con techos altos: cómo sacarles partido y no arruinarte en el intento


Suele ser más habitual de lo que piensas. Ves una casa preciosa, con techos muy altos, una gran luminosidad y sensación de que estás en la mismísima mansión de Ariadna Grande. ¡Y todo por un precio bastante económico! Las casas con techos altos están de moda en nuevas construcciones, pero también suelen ser habituales en alojamientos antiguos (hubo una época en la que fue un boom), por lo que esto suele conllevar también una disminución del precio de venta o de alquiler.

Te has enamorado. ¡Y te la quedas! Ya es tuya. Pero, cuando entras a vivir, te das cuenta que, más allá de lo bien que quedan para tomar fotos desde abajo para Instagram y parecer super alta, ahora hay mucho trabajo por delante. Porque, como todo, las casas con techos altos tienen ciertas desventajas que debes conocer para sobrevivir a ellas y transformarlas en un beneficio. Sí, es posible, solo tienes que saber cómo y buscar la forma de darle la vuelta a la tortilla. Manitas en marcha, ¡vamos al lío! Descubre cómo puedes sacarle partido a las casas con techos altos.

Otros artículos de interés: Método Marie Kondo, ¿sabes cómo ordenar mejor tu casa?

Aprovecha la luminosidad que ofrecen las casas con techos altos

Es un hecho y esto seguro que lo sabes bien. Las casas con techos altos tienen una clara ventaja y es que aportan mucha más luminosidad a la estancia, de forma natural. Solo coloca una ventana y verás cómo la luz del exterior inunda tu espacio. Eso sí, es habitual que creen ciertos efectos de “rayos de sol”, por lo que puedes tenerlo en cuenta a la hora de decidir dónde vas a colocar los muebles.

Si ya tienes las ventanas construidas a un punto intermedio de la pared, puedes ubicar en la zona más superior ventanas tipo ojo de buey. No rompen la estética y aportan mucha más luz. Además, también, para la iluminación artificial, debes tener en cuenta esta característica de tu casa y optar por bombillas (mejor de bajo consumo) potentes. Tal vez debas colocar más, o jugar con lámparas a diferente altura, pero el resultado de la iluminación de las casas con techos altos es espectacular.

Más espacio = más almacenamiento

Por supuesto, además de luminosas y bonitas, también son muy funcionales. Las casas con techos altos te permiten subir la altura de tus armarios y estanterías, jugar con diferentes composiciones y así tener mucho más espacio de almacenamiento. Hazlo siempre con buen gusto y teniendo cuidado con no saturar el espacio a base de baldas y baldas sin sentido. También recuerda que todo lo que coloques en estas estanterías estará a la vista, por lo que tal vez te interese ir combinando con alguna puerta o mueble de almacenamiento cerrado. Las cajas también vienen muy bien para ordenar y mantenerlo todo en su sitio.

Pero, además, te queremos dar una idea que, si la puedes ejecutar, te va a dar un gran desahogo, especialmente en las casas más pequeñas. Si la altura lo permite, incluso puedes crear un altillo o maletero de obra. Es importante que te lo hagan bien, profesionales que realmente sepan de este tipo de obras, ya que estas estancias suelen soportar mucho peso y al estar voladizo lo último que queremos es que se caiga de la noche a la mañana causando un accidente en casa. Para llegar a ellos, bastará con que tengas una escalera plegable. De este modo, aprovecharás al máximo el espacio inferior y superior.

Cómo enseñar a ordenar a los más pequeños

Cuidado con la calefacción

Seguro que si piensas en casas con techos altos lo primero que se te viene a la cabeza es que son muy complicadas de climatizar. Y no te vamos a quitar la razón. Tanto para enfriarlas como para calentarlas, la calefacción o la máquina de aire frío tiene que trabajar el doble, llegando a lugares de altura a los que les cuesta más. En este sentido poco se puede hacer, aunque, si aún estás en proceso de obra, ficha estos consejos.

Opta por un buen aislamiento en tu hogar. Es más caro, pero es infinitamente más eficiente y lo vas a amortizar. Las ventanas también deben aislar bien (tipo Climalit) para evitar que filtre el frío o el calor en exceso al interior de la vivienda. No te olvides también de no colocar la máquina de la calefacción o el aire en el punto más alto. Ponlo a una altura casi intermedia para que la parte de abajo no se quede sin recibir el frío o el calor. Por último, aprovecha al máximo y opta por sistemas eficientes que no disparen la factura de la luz. En este tipo de casas es preferible invertir más en la máquina, pero pagar menos en la factura mensual. Lo vas a notar a largo plazo.

Puedes usar pintura en tonos oscuros en las casas con techos altos

Las paredes de las casas se suelen pintar con tonos claros para favorecer la sensación de amplitud y luminosas, y aunque a muchas personas les gustan los tonos oscuros (marrón chocolate, granate, incluso llegar a negro) cada vez se utilizan menos precisamente por eso. Prima el blanco o los tonos pastel. Pero, si te gustan los colores más oscuros o quieres crear combinaciones de colores en diferentes tonalidades (marrón clarito con marrón oscuro, blanco con negro…) es tu oportunidad.

Las casas con techos altos, al tener ya de por sí tanta sensación de amplitud, permiten jugar mucho mejor con la paleta de colores. De hecho, hay quienes incluso optan por pintar el techo en un tono oscuro para que (si es demasiado alto) cree sensación de estar más bajo. Las ilusiones ópticas son muy importantes en la decoración del hogar y te recomendamos que juegues con ellas para conseguir los resultados deseados y tengas un hogar, ya sea en propiedad o alquilado, a tu gusto. Si es alquilado recuerda que debes pedir permiso a sus propietarios para este tipo de cambios.

que es la cromoterapia

Las casas con techos altos favorecen la imaginación (y tienen mejor acústica)

Esto tal vez no lo sabías, pero es un dato que nos parece super curioso e interesante. Las casas con techos altos dificultan la concentración, es cierto, pero también favorece a aquellas profesiones artísticas, como músicos, escritores, pintores… La imaginación “vuela”, especialmente si estamos en espacio diáfanos y bien decorados, con un estilo simple pero atractivo. Como dato adicional, colores como el amarillo o el naranja también favorecen la creatividad. No abuses de ellos para no acabar medio loco, pero sí escógelos para darles toques de color a tu hogar y sentir tu mente más despierta.

Además, en el caso de los músicos es especialmente interesante elegir casas con techos altos para vivir ya que la acústica mejora. También lo hacen las paredes asimétricas, así que si vives en una casa con estas características (o si le tienes el ojo echado a alguna), seguro que te llevas una gran alegría al conocer este detalle. Eso sí, ten cuidado con los ecos, coloca los muebles y los objetos de manera que se reparta bien el sonido por toda la estancia y se eviten ecos y reverberaciones que van en contra de la buena acústica que seguro deseas.

Sigue leyendo: Descubre los beneficios de la cromoterapia y aplícalos a tu hogar