Quitar una cana: ¿de verdad te van a salir más o es un mito extendido?


Si hablamos de belleza, una de las cuestiones que más pueden preocupar tanto a hombres como a mujeres es la aparición de las canas. Son un signo de envejecimiento, además de no estar demasiado bien visto entre nuestros cánones de belleza actuales. Por suerte, poco a poco se va eliminando este estigma y cada vez hay más personajes famosos que se deciden a lucir canas y a abanderar esta causa. No queremos frivolizar con el tema, pero es cierto que las celebrities pueden darle a este asunto una visibilidad que los demás no podemos. Por eso, es muy que ellos, quienes tienen el altavoz, lo utilicen para transmitir un mensaje positivo a la sociedad. Pero hoy vamos a hablar de la otra cara de la moneda: ¿qué pasa si te quieres quitar una cana?

De toda la vida, esto ha sido una solución pasajera, pero también se ha “demonizado” y se han vertido opiniones y fundamentos, sin mucha evidencia científica detrás, para evitar la práctica de quitar una cana arrancándola. ¿Has escuchado alguna vez eso de que si te quitas una cana te salen otras siete? Seguro que te has preguntado en alguna ocasión si esto es cierto (incluso puede que, incluso sabiendo el dicho, lo hayas hecho igual, porque tú eres un alma libre). Y tenemos que adelantarte algo: estabas en lo cierto, aunque quizá no es una buena idea.

Déjanos que te contemos más sobre este asunto de quitar una cana y que, entre todos, podamos arrojar un poco de luz a este mito que lleva ya demasiado tiempo entre nosotros.

Sigue leyendo: Trucos para decolorar tu pelo de forma saludable

Canas sí o canas no: cuestión de cánones de belleza

Se lleva el pelo negro, el rubio, el castaño, el pelirrojo e incluso hay quienes se atreven con el azul. Sin embargo, es ver aparecer un pelo blanco y todos nos echamos las manos a la cabeza, nunca mejor dicho. Las canas están estigmatizadas, es, para muchos, un signo de envejecimiento, y aunque lo cierto es que lo es, no significa que la persona ya sea anciana. Hay muchas personas que empiezan a recibir a sus primeras canas apenas a los veinte años. Y no pasa nada.

Puede ser cuestión de genética, incluso de hábitos de vida (el estrés, por ejemplo, acelera la aparición de las canas), por lo que en primer lugar debes dejar de preocuparte tanto por verte una cana. Si hablamos de belleza, al final consiste en aquello con lo que tú te sientas cómodo o cómoda. ¿Te gustan las canas? Bien, déjalas ahí. ¿No te gustan? Déjanos entonces que te demos algunos consejos para deshacerte de ellas y que te contemos las implicaciones que puede tener quitar una cana arrancándola con las pinzas de depilar o incluso con los dedos.

canas quitar una cana

¿Si te vas a quitar una cana te van a salir más?

Es casi un gesto instintivo. Te ves una cana, que, además, suelen salir en la zona de las sienes por primera vez, para que estén bien visibles, y tu primer arrebato es el de arrancártela. Ese milisegundo de dolor compensa el hecho de no ver trazas blancas brillantes en tu cabellera. Te suena la escena, ¿verdad? Si estás leyendo este artículo es porque ya te ha pasado o bien porque te acabas de mirar al espejo y has sentido el deseo de quitar una cana, pero te ha frenado el hecho de pensar que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

¿Se trata de un mito? Así es. Que decidas quitar una cana arrancándola no significa que te vayan a salir más en el pelo adyacente. Es un mito, sin más. Sin embargo, sí que existen otros problemas que pueden surgir derivados de este acto. Quitar una cana puntual no debería comportar ningún riesgo, pero cuidado, porque en según qué casos no es una solución. No es buena idea quitar una cana si ya han salido muchas, principalmente porque supondría un despoblamiento de la cabellera o incluso que quedasen zonas mucho más claras en cuanto a densidad de pelo y esto tampoco es bonito. Si es tu caso, mejor utiliza otros métodos para esconder las canas, si es lo que deseas. Tampoco es buena idea quitar una cana si tienes poco pelo. El problema de quitar una cana no es que vayan a salir más, si no que este pelo se vuelve más débil, pudiendo incluso no salir más. También se puede infectar o producir un pequeño quiste en el folículo, algo similar que ocurre cuando te depilas.

¿Qué opciones tengo para evitar el pelo canoso?

Depende de tu cantidad de canas. Si son apenas dos, tres, cuatro, cinco… repartidas en diferentes zonas de la cabeza y no tienes problemas de cantidad de pelo, entonces, por lo general, no parece que vaya a ser problemático que los arranques de forma puntual, especialmente si tienes una ocasión especial ese mismo día y ya no te da tiempo a optar por otra solución. En cualquier caso, siempre puedes optar por un peinado que tape esa cana concreta o por un accesorio para el pelo (diademas, horquillas…) que creen el mismo efecto.

Otra solución intermedia es utilizar un spray para canas. Se trata de un producto capilar a la venta en perfumerías, peluquerías, etc., que con un simple rociado o un pincel (según el formato) te permite “pintar” la cana de forma temporal, hasta que te vuelvas a lavar el pelo. Por supuesto, si tienes muchas es algo muy engorroso y no te compensa el tiempo y la cantidad de producto hacerlo todos los días, pero, como te decíamos, no está de más tenerlo en casa por si, al momento de salir un día especial, ves que tienes una visita no esperada.

Por supuesto, un tinte es la solución preferida por la mayoría de las personas cuando las canas ya son muy evidentes y no les gusta el efecto en su pelo. Los hay más o menos agresivos, te recomendamos que consultes con tu peluquero para que te ayude a elegir cuál te va mejor a ti y cuál te hará menos daño. Si nos permites un consejo, si optas por un tono claro, como rubios, te durará más y no se notará tanto el efecto cana si sale alguna salpicada, como sí ocurre con los morenos.

maquillaje y el color de pelo

Antes de quitar una cana, acéptala

No queremos terminar este artículo sin tratar de mandarte un mensaje positivo de aceptación. Vivimos en una época en la que estamos más preocupados que nunca por la imagen y, aunque esto no es malo, sí puede conducir a ciertos problemas de aceptación personal y autoestima. No eres peor por tener canas. No has perdido tu belleza ni tu valía. Grábate esto a fuego. Las canas son naturales y, como tal, debes aceptarlas. Quiérete y no permitas que un simple pelo blanco te estropee tu día.

Dicho esto, está en tu mano decidir qué prefieres hacer con ellos. Es tu pelo y solo tú decides. Es tan válido querer echarse un tinte como elegir lucirlas al natural. Que no te importen las opiniones externas, solo importa la que tú tengas. Y nada más.

Otros artículos de interés: Qué color de pelo te queda mejor según tu maquillaje