Ptialismo, sialorrea, saliveo o sialismo ¿Qué es?


Sialorrea, saliveo, sialismo o ptialismo son considerados, todos ellos, como la saliva que fluye externamente o por fuera de la cavidad bucal y que puede ser debido a la imposibilidad de retener la saliva en la boca o trastornos relacionados con la deglución.

La sialorrea, saliveo o ptialismo se caracteriza por aumentos en la producción de saliva que no se puede retener en la boca
El aumento en la producción de saliva que se conoce como sialorrea, saliveo o ptialismo resulta muy molesto

La saliva es un líquido viscoso que se origina por las glándulas salivales que se encuentran en la boca. Este líquido de naturaleza orgánica está conformado por agua, moco y otros componentes, y cumple importantes funciones en los procesos de digestión que permite, finalmente, conformar el bolo alimenticio.

Habitualmente se produce alrededor de un litro y medio de saliva por día, disminuyendo según avanza el envejecimiento, es decir, con el decursar de los años. Aquellos que padecen de sialorrea, saliveo o ptialismo generan más de un litro y medio de saliva al día. Excepción hecha son los niños hasta la edad de 18 meses al madurar los músculos motores de la boca.

Otra importante función que cumplimenta la saliva es su relevante participación como lubricante en la locución oral; contribuyendo también, de forma trascendente, en los procesos de la cicatrización. Por otro lado también ejerce su acción como agente bacteriostático y a su vez hace posible que se conserve el pH neutro.

Causas que determinan la existencia de sialorrea, saliveo o ptialismo

Causas que pueden producir Sialorrea
La sialorrea puede ser producida por numerosas causas, medicamentos, intoxicaciones, enfermedades virales o deficiencias nutrionales entre otras.

Si se sobrepasa el límite del litro y medio de producción de saliva por día y se está más allá de los 18 meses de edad, se establece que existe la condición de sialorrea, saliveo o ptialismo.

Las causas de la sialorrea, saliveo, sialismo o ptialismo pueden ser variadas. Entre estas se encuentran los trastornos neurológicos, y entre ellos la parálisis cerebral, el Parkinson o el Síndrome de Down.

También puede deberse a la estimulación excesiva del sistema nervioso parasimpático o a una enfermedad del aparato digestivo.

Frecuentemente la encontramos asociada al crecimiento de los dientes en los infantes, el uso de algunos fármacos, el embarazo y algunas intoxicaciones que pueden ocasionar la presencia de sialorrea, saliveo o ptialismo.

La sialorrea, saliveo o ptialismo puede ser causada por infecciones, entre ellas:

  • Mononucleosis
  • Absceso alrededor de las amígdalas
  • Infecciones de los senos para nasales
  • Amigdalitis
  • Alergias
  • Reflujo gástrico
  • Intoxicación, y en particular si es causada por plaguicidas o el mercurio, yodo, plomo y arsénico, entre otros.
  • Reacción a venenos de reptiles como las serpientes o insectos
  • Adenoides inflamadas
  • Esclerosis lateral amiotrófica o ELA
  • Autismo
  • Esclerosis múltiple
  • Accidente cerebrovascular

Síntomas que da la sialorrea, saliveo o ptialismo

Ptialismo, hipersalivación y sialorrea
La sialorrea, es también conocida como hipersalivación o ptialismo.

La cantidad de saliva que se forma se puede ver modificada por múltiples factores, y en particular los síntomas se afectarán en dependencia de la intensidad y duración del aumento de la secreción de saliva.

Es de señalar que en algunas personas que presentan problemas de sialorrea, saliveo, sialismo o ptialismo pueden desarrollar mayor peligro de inhalar la saliva hacia los pulmones, que puede acompañarse o no de comida o líquidos. Esto puede ocasionar perjuicio si coexiste algún problema relacionado con los reflejos normales del ser humano, como son el reflejo de la tos y el nauseoso.

Entre las manifestaciones clínicas que afloran se encuentra la descamación de los labios, y dermatitis a nivel del mentón de aquellas personas aquejadas de un saliveo continuo. Puede estar presente de forma ocasional la fatiga muscular consecuencia de la necesidad de deglutir la saliva en exceso. También se presentan dificultades en la voz.

Otros síntomas están relacionados con el sentido del gusto. Otro aspecto es el impacto social que determina la sialorrea, saliveo o ptialismo pues se convierte en una barrera social, al terminar la persona por mostrar una desagradable apariencia con una expresión característica y típico mal olor consecuencia del cúmulo permanente de saliva.

Tratamiento para la sialorrea, sialismo, saliveo o ptialismo

El propósito de los tratamientos están en función de disminuir el saliveo en correspondencia con las posibles causas.

Algunas sialorreas son temporales y no reclaman tratamiento específico alguno. En otras ocasiones se busca minimizar los síntomas, por lo que se recomienda el uso de fármacos derivados de la atropina y antiespasmódicos con acción anticolinérgica.

Estos tratamientos para el control de sialorrea, saliveo o ptialismo deben estar indicados y controlados por el médico.

Conoce más: Sialorrea, más información, causas y tratamientos sobre este tema