PSICOLOGÍA: Sentirte bien depende de ti pero, ¿cómo conseguirlo?


¿Cuál es la finalidad de la vida? Seguro que has pensado lo mismo que nosotros: la felicidad. Cuando le preguntas a una madre qué quiere que su hijo sea de mayor, seguro que te responde algo así como “que sea lo que quiera, pero que sea feliz”. Y es que ojalá todos lo consiguiéramos, sin embargo, parece que la felicidad está reservada solo para algunos o que no siempre podemos alcanzarla en todos los momentos de nuestra vida. Al final, la felicidad está muy relacionada con sentirte bien, por ello, si quieres conseguir lo primero, debes entender que tienes que perseguir lo segundo.

Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo puedes sentirte bien para ser más feliz? Te lo contamos a continuación.

Otros artículos de interés: ¿Has pensado en practicar el mindfulness?

Pasos para sentirte bien y ser más feliz

Sueña

Sueña, siempre. En grande o en pequeño. Sueña con unas vacaciones que te apetezcan o sueña con convertirte en una gran estrella de cine. Da igual. Pero los sueños son los que le dan sentido a la vida, ya que nos hace esforzarnos, ser mejores, intentar cumplir con nuestros deseos más internos y encontrarnos, conocernos.

Sueña cosas que por irreales que parezcan, le den un sentido a tu vida. Enfoca tus días en dar pasos hacia tu sueño y sobre todo ten en cuenta que nadie cambia su vida de un día para otro. Por ejemplo, si sueñas con ser actriz, no pretendas estar recogiendo mañana un Oscar. Sin embargo, puedes apuntarte a un curso o taller, intentar participar en alguna obra de teatro de tu barrio o ciudad, ver muchas películas para ver cómo lo hacen los que sí lo han conseguido y soñar con que tú, algún día, puedes lograrlo también. Si te enfocas en aquello que realmente deseas, conseguirás sentirte bien.

beneficios de viajar
Trabaja por tus sueños: el cansancio merecerá la pena

Trata de detectar qué falla en tu vida o qué cambiarías

Pero no solo se trata de ir tras los sueños. Otro primer paso que debes dar para sentirte bien es detectar qué está fallando en tu vida, qué no te gusta de ella y tratar de cambiarlo. De nuevo, la paciencia es tu amiga. ¿No te gusta tu trabajo? No puedes dejarlo hoy, pero sí puedes comenzar a buscar otro, ahorrar para montar tu propio negocio o encontrarle las cosas positivas y tratar de trabajar más en ellas.

Sentirte bien depende de ti, no de nadie más

Un error que cometemos los humanos es dejar la felicidad en manos de otra persona. Ya sea una pareja, un hijo, un jefe… No. Debes ser feliz por ti mismo, ya que tú eres el único que puede decidir cómo actuar.

No podemos vivir continuamente esperando a que nuestra pareja haga algo por nosotros y dejar que nuestra felicidad dependa de ello, o que nuestro hijo sea más cariñoso o nuestro jefe decida darnos por fin las vacaciones. Entiende que tú eres el máximo responsable de tu felicidad y que los demás solo la complementan o la mejoran, pero nunca deben ser la causa de su creación ya que les estás dando también el poder de destruirte.

Deja ir

Esto está bastante relacionado con lo anterior. ¿Tu ex pareja no se decide a volver? Si de verdad le quieres y no es una relación tóxica, no renuncies a él, pero deja ir. Haz tu vida y ten claro que lo que sea para ti, lo será. Pero no debes angustiarte, caer en una tormenta mental y sentirte mal a diario. De este modo, las malas vibraciones dominarán tu vida y no lograrás ser feliz.

Muy relacionado con el dejar ir está el concepto del apego. Nos apegamos a situaciones, personas, momentos. A todo lo que, en alguna ocasión, nos ha hecho felices. Y está muy bien que lo recuerdes, pero ten claro que tú eras otra persona antes de todo ello, por lo que si eso se ha ido ya, debes aceptar que es parte de la vida, soltar y seguir.

Cuenta los hábitos positivos
Cuando descubras que dejar ir es una de las cosas más importantes que harás en la vida, se abrirá ante ti un nuevo mundo

Huye de las tormentas mentales

A veces caemos en una tormenta mental, por algún motivo o sin él. Lo cierto es que cuesta mucho trabajo salir de ellas, ya que caemos en un estado en el que no le vemos sentido a nada, todo nos preocupa, no logramos apartar aquello que nos perturba y no conseguimos avanzar. Salir de una tormenta mental es más difícil de lo que parece y, cuanto más lo demoremos, más nos costará.

¿Qué debemos hacer? Sobre todo, no impacientarnos. Analiza tu vida, analiza qué es lo que te está dañando y no busques solucionarlo aquí y ahora. Ten en cuenta que lleva tiempo y que lo mejor que debes hacer es mantener ahora una buena actitud. Confía en que todo pasará y en que quieres ser feliz. Si quieres, lo conseguirás.

Las experiencias siempre estarán por encima de lo material

A casi nadie le gusta trabajar, pero debes enfocarlo en que con el trabajo conseguimos dinero. Sí, ese metal necesario para vivir, pagar la hipoteca, comprar comida y pagar las facturas. Con lo que sobra al final, ¿qué hacemos? Una parte es para ahorrar, pero estamos muy confundidos con lo que destinamos a disfrutar. ¿De verdad crees que comprar el último iPhone te va a hacer más feliz que vivir experiencias? Somos experiencias, estamos hechos de ellas y si no, echa un vistazo a tu vida. Seguro que entre los momentos más bonitos y especiales, entre tus recuerdos más felices, no encuentras el momento en que sacaste la tarjeta de crédito para comprarte una tele más cara, si no que te acuerdas de una pareja, unos amigos, un viaje, unas risas con tu gente o un momento contigo a solas haciendo algo que se te ha quedado grabado por siempre.

Invierte en experiencias. Aunque sean efímeras, o mejor dicho aunque lo parezca, al final es lo más duradero.

soledad
Invertir en experiencias, solo o acompañado, debe ser el gran objetivo de tu vida. No lo pierdas de vista.

Arriésgate

Y por último, suelta los miedos y arriésgate siempre a hacer lo que quieres. Pon cabeza, sí, no te lo juegues todo a una ruleta rusa en la que solo haya balas, pero ten en cuenta que todos tenemos derecho (y deber) de equivocarnos varias veces en la vida. Arriésgate a por ello que tanto deseas (si tienes claro que lo deseas): si sale bien, habrás triunfado; si sale mal, vuelves a empezar. Concibe la vida como una partida en la que puedes comenzar en la casilla de salida tantas veces como quieras con la ventaja de que cada vez que inicias la partida de nuevo has ganado puntos de experiencia que te harán más fuerte para las próximas tiradas.

Apóyate en los tuyos

Por último, no olvides la importancia de cultivar un buen círculo social. Amigos, compañeros, familia, pareja… todos ellos tienen una importancia especial en nuestra vida y no debemos confundirlos ni tratar de reemplazarlos. Cultiva tu círculo social, ábrete más a ellos, cuenta con gente de confianza y redescubre el placer de ser un individuo social.

Sigue leyendo: Si no eres feliz, sigue estos consejos