Estos son los primeros pasos tras mudarse a una nueva ciudad


Todo el mundo ha fantaseado en alguna ocasión con mudarse a una nueva ciudad, ya sea porque se ha enamorado de un lugar de vacaciones paradisíaco o porque piensa que en otro lugar más grande tendría mejores oportunidades profesionales. En otras ocasiones, simplemente se desea un nuevo cambio de vida. Los más románticos, sueñan con correr detrás de su gran amor.

Sin embargo, aunque el deseo de mudarse a una nueva ciudad suele ser más frecuente de lo que pensamos, poca gente se decide a hacerlo. O al menos, un porcentaje mucho menor del total de los que se lo plantean. Las dificultades económicas que se pueden atravesar, la incertidumbre, la sensación de soledad o el dejar atrás lo conocido suelen ser los principales motivos.

Pero hoy, en este artículo, queremos dirigirnos a ti, que nos lees desde tu nueva ciudad y tal vez lleves en ella tan solo unos días. ¿Y ahora qué? Si estas tres palabras han pasado por tu mente, venimos a contarte algo que, tal vez, nadie te ha dicho hasta ahora.

Te contamos qué hacer en los primeros días tras mudarse a una nueva ciudad para que sean los primeros pasos en tu nueva vida y los encamines en la dirección correcta.

Otros artículos de interés: Planes que puedes hacer en tu ciudad

¿Tienes lo básico?

Lo primero que te tienes que plantear es si tienes lo básico. Entendemos que sí, y por tanto nos vamos a detener muy poco en este aspecto, ya que, como decimos, nos enfocamos a aquellas personas que ya están en el destino. Por básico entendemos tener una vivienda, un trabajo y un pequeño colchón económico.

Por supuesto depende de cada circunstancia personal, de hecho, hay quienes se mudan precisamente porque quieren buscar una oportunidad laboral que en su ciudad de origen no tiene, por lo que en este caso lo que hay que tener es muchas ganas de buscar trabajo y saber por dónde se puede empezar.

En otros casos, el colchón económico es inexistente y la incertidumbre mucho más grande. Sea como sea, si ya has dado el paso de mudarse a una nueva ciudad y ya estás durmiendo en tu nueva cama, lee estos consejos prácticos que, si bien no te van a solucionar la vida, te aseguramos que, para pasar los primeros días, que son los más complicados, te van a venir realmente bien. No lo dudes.

Tras mudarse a una nueva ciudad, lo primero es conocer el entorno

Y no me vale que mires Google Maps para ver dónde está Mercadona o el centro de salud. La vida no es solo eso y, por tanto, si quieres integrarte y sentirte realmente a gusto en tu nueva ciudad, lo primero que hay que hacer es conocer el entorno.

No vayas solo a los sitios más turísticos, museos, teatros, monumentos… Porque tu vida diaria no va a ser eso. Deja esos lugares para los fines de semana (entendemos que también tienes ganas de verlos) y durante la semana trata de dedicar al menos una hora al día (por las mañanas o por las tardes, cuando mejor te venga, pero evita el anochecer hasta que te sientas totalmente seguro en tu nuevo barrio) a conocer los alrededores.

Sal con vista de explorador. Fíjate bien en todo lo que te rodea, trata de leer el nombre de las calles y los carteles de los comercios, para que empieces a ver dónde puedes encontrar una cafetería, una floristería, un supermercado pequeño, una panadería… Todo esto te va a resultar muy útil y te hará sentirte integrado cuando necesites comprar una barra de pan y sepas dónde ir, sin tener que coger el GPS.

Repite esta operación cada día durante el primer mes. Aunque creas que ya lo has visto todo, cada día descubrirás un sitio nuevo y un nuevo camino para llegar hasta él.

como hacer la maleta

No pierdas el contacto social

Posiblemente el mayor problema de mudarse a una nueva ciudad es que se pierde el hilo con tu círculo social habitual y en el nuevo destino conoces a muy pocas personas (o ningunas en algún caso). Si tienes la suerte de conocer a alguien en tu nueva ciudad, escríbele (aunque haya pasado tiempo desde la última vez que hablasteis) y trata de veros. Esto te hará sentir que puedes tener una nueva vida absolutamente normal y te ayudará a ampliar tu círculo.

Pero, además, no te olvides de la gente que has dejado atrás. Trata de hablar por teléfono con tus antiguos amigos (no vale Whatsapp o similares) y hazlo desde un punto de vista optimista. No lo enfoques a la morriña o la nostalgia de lo que has dejado, si no a la fortuna de poder seguir en contacto con aquellos que te importan incluso aunque os separen algunos kilómetros de distancia.

Descubre nuevos hobbies al mudarse a una nueva ciudad

Seguro que tienes un hobby que siempre te ha gustado hacer o que no podías llevar a cabo por falta de lugares donde hacerlo, tiempo, ganas… Ahora es la ocasión perfecta para ponerte con ello. Esto no solo te ayudará a ampliar tu círculo social, conocer gente, hacer vida en tu nueva ciudad, etc., si no que también te mantendrá entretenido y serás más feliz. En definitiva, es el camino para que te enamores de tu nueva vida.

Mudarse a una nueva ciudad suele implicar un cambio no solo de destino, también de ideas, de pensamientos y de rutinas. Estás empezando de cero, ¿verdad? Entonces es el momento perfecto para que también empieces a construirte la vida que mereces y deseas, desde que te levantas hasta que te acuestas.

museo del prado PLANES GRATIS EN MADRID

Ponte un reto

Pero, además de disfrutar con tus hobbies, también te proponemos que te exprimas un poco (en la justa de medida), para que intentes cumplir un reto que siempre hayas querido hacer y nunca has logrado. Ahora que te acabas de mudar, seguramente también te sientes más valiente y más capaz de hacer cosas por ti mismo.

Por eso, es el momento ideal para empezar un reto y reforzar tu autoestima. Puede ser hacer deporte, cocinar más, estudiar algo nuevo, empezar un canal de Youtube… Lo que sea, lo importante es que te motive a hacerlo y que, cuando termines, obtengas la recompensa de haber conseguir hacer algo que, a priori, no te planteabas que ibas a lograr.

De esta forma, reforzarás tu autoestima, te sentirás más seguro y, por tanto, podrás tener una mejor relación con tu nueva ciudad y con quienes te rodean.

Escribe un diario sobre mudarse a una nueva ciudad

Por último, te proponemos que escribas un diario. No tiene por qué ser en un cuaderno, a papel y boli. Puedes empezar un blog con el que no busques difusión (de hecho, podrías hacerlo privado), o simplemente un documento de Word en tu ordenador. Lo importante es que tengas un lugar donde volcar tus miedos, tus inquietudes y tus ilusiones y puedas hacer balance al final del día sobre lo que va bien y lo que no.

De esta forma, conseguirás entenderte mejor, adaptarte mejor a tu nueva ciudad y tendrás contigo un documento que podrás conservar siempre. Seguro que, cuando pase el tiempo, te hace ilusión leerlo y volver a descubrir a la personas que eras cuando te mudaste.

Sigue leyendo: Cómo hacer nuevos amigos