¿Cómo preparar la casa para el invierno? Trucos y consejos


Atrás quedaron ya los meses de verano. El calor. Las vacaciones. Los días eternos en la playa. Cuando estamos en los meses de calor, normalmente la casa pasa a un segundo plano porque, gracias al sol, al buen tiempo y a las vacaciones, pasamos muchísimo más tiempo fuera de ella. Sin embargo, esto ya nos suena muy lejano y en la mayoría de ciudades ya se ha instalado el frío. ¿La tuya es una de esas? O por el contrario, ¿todavía tienes buen tiempo? Sea como sea, este artículo te va a gustar. Tanto si ya ha entrado el frío como si le falta poco para hacerlo, te damos una serie de trucos y consejos sobre cómo preparar la casa para el invierno y hacer tu hogar un lugar más apetecible para vivir y para pasar las tardes y las noches de frío. ¡Toma nota y no vayas a buscar refugio a ningún otro lado!

Otros artículos de interés: Cómo protegernos ante una ola de frío

Consejos para preparar la casa para el invierno

Comprueba que todo funciona correctamente:

precauciones ante el frío
No solo deberías preparar tu hogar, también tu coche o tu oficina deben ponerse a punto para el invierno

Normalmente, con cada cambio de estación nuestra casa necesita una puesta a punto. En el caso del invierno más aún. Después de unos meses en los que simplemente íbamos buscando cosas fresquitas para llevar mejor el calor, ahora toca hacerlo a la inversa. ¿Qué comprobaciones debemos hacer? Si tienes calefacción en casa, sea del tipo de que sea (bomba de calor, gas, calefactores, radiadores…), dedica una tarde a comprobar que todo funciona correctamente y a reparar lo que haya dejado de funcionar. Sí, incluso aunque al acabar el pasado invierno te funcionara todo bien, es posible que se haya roto en estos meses a pesar de no haberlo usado. A veces ocurre. Por lo tanto, comprueba que todo funciona y haz una lista de aquello que esté estropeado para sustituirlo o repararlo. No lo dejes para otro día, ponte manos a la obra ya incluso aunque no haya llegado todavía el frío más intenso porque, cuando llegue, desearás tenerlo todo en pleno funcionamiento. Esto incluye comprar nuevos radiadores o llamar al técnico de la calefacción, incluso, puedes aprovechar para ver si hay nuevas tarifas más atractivas con las que pagues mejor de lo que pagas ahora.

Renueva y prepara el textil:

toallas como nuevas preparar detergente
¿Necesitas nuevas toallas calentitas para el invierno?

Otro punto muy importante con la llegada del frío es el textil. ¿Qué entendemos por textil? Sábanas calientes, nórdicos, edredones, mantas de sofá, abrigos, bufandas, guantes, ropa de pelillo… Todo ello, todo lo que te sirve para protegerte del frío, debes sacarlo, comprobar que está correctamente y ponerlo a punto. Te explicamos: coge prenda por prenda y comprueba que ha sobrevivido a estos meses guardado, que no tenga manchas, agujeros o similares, que todavía sea suave y que te apetezca usarlo para protegerte del frío. En caso de que haya algo que esté mal, comprueba si se puede reparar (por ejemplo, un descosido lo puedes coser fácilmente), lávalo todo para tenerlo bien limpio y sin el clásico “olor a cerrado” y déjalo ya a la mano porque muy pronto lo vas a necesitar. En caso de que veas que te falta algo, comienza ya la búsqueda y captura para comprarlo antes de que suban los precios o se agoten en las tiendas y sea más difícil encontrarlo.

Busca nuevas ideas de recetas calientes:

crema de almendras
Las cremas son unos aliados excelentes para tomar cenas calientes y nutritivas

Además de preparar tu hogar, también debes preparar tu estómago. En invierno, nuestra alimentación cambia. Si en verano la máxima prioridad de la alimentación era mantenernos hidratados, ahora necesitamos una alimentación más calórica y que nos aporte calor. ¿Cómo? Las sopas, cremas, platos de cuchara y similares se convierten en esta temporada en los reyes de los fogones. Rescata las recetas que hacías el año pasado y busca nuevas, comienza a enfocar tu compra a los ingredientes que vas a necesitar para prepararte para el frío y no te olvides también de las bebidas: chocolates y cafés calientes, infusiones… Todo ello nos ayudará a mantenernos alejados del frío y a llevar el calor en el interior, con lo cual, no tendremos tanta sensación de frío aunque fuera de casa estemos bajo cero. Un buen plato de comida caliente antes de irnos a trabajar a mediodía o un caldo calentito por la noche para dormir mejor no solo nos va a ayudar a no tener frío, si no que también nos vamos a mantener más alejados de los típicos resfriados de esta época del año. Cuida tu alimentación para cuidar de tu salud.

Comienzan los planes en casa:

cromoterapia mal olor de sofás
Preparar la casa para el invierno también incluye tener ideas de planes para hacer en el hogar

Olvida la playa y las tardes / noches en las terracitas. Los planes de invierno también pueden estar muy bien. ¿Cómo lo planeamos? Lo importante es que busques aquellos que más te gusten, el invierno no tiene por qué ser aburrido. Fuera de casa hay mil cosas que puedes hacer, los sitios cerrados también nos ofrecen buenos planes de ocio (restaurantes, cines, exposiciones, teatros, centros comerciales…), pero en casa, si estamos bien a gusto, es otro nivel. El clásico maratón de pelis y series, juegos de mesa, juegos de videoconsolas, leer nuevos libros o incluso dedicarte a las manualidades, todas ellas son ideas con las que vas a pasar un invierno muy entretenido, tú solo, en pareja, en familia o con amigos. Rescata las cenas en casa con visita los fines de semana, incluso podéis turnaros para cocinar y crear vuestro propio Masterchef. Lo más importante de todo esto es saber adaptarse a todas las épocas del año y saber que todas tienen algo bueno. ¡Disfrútalas como se merecen! Ya habrá tiempo de más verano y más calor, ahora disfruta todo lo bueno que te trae el frío y el invierno y ya sabes, al mal tiempo buena cara. Esto es imprescindible.

Los tonos cálidos te ayudarán a llevar mejor el frío y preparar la casa para el invierno:

que es la cromoterapia
La cromoterapia es mucho más importante de lo que parece. ¿No te pasa que según la estación te apetece más un color u otro?

Por último, no olvides del poder de la cromoterapia, es decir, de los colores que nos rodean. ¿No te pasa que en cada época del año te apetece vestirte con colores diferentes? Pues a la hora de preparar la casa para el invierno también ocurre. Obviamente, no podemos cambiar los muebles en cada estación, ni siquiera el color de las paredes, pero sí los elementos de decoración, aunque no todos, puedes adaptarlos a esta nueva estación. Si vas a hacer nuevas adquisiciones para el hogar, apuesta por los tonos marrones. Son los mejores para esta nueva época del año: elegantes, cálidos y combinables. Nuevos objetos de decoración, nuevos textiles o incluso elementos puntuales de esta temporada, como calendarios, bolsas de agua caliente, mantas…

Lo importante a la hora de preparar la casa para el invierno es que te encuentres cómodo en ella, que sea tu hogar, que sea un lugar al que te apetezca volver cada día después del trabajo y que olvides que fuera hace frío.

¿Nos cuentas cómo haces tú para preparar la casa para el invierno?

Sigue leyendo: El método Marie Kondo y cómo organizar y ordenar mejor tu casa