5 revisiones médicas que debes hacerte sí o sí en 2021


Vivimos tiempos complicados para la salud. Estamos poniendo el foco en el covid-19, la enfermedad que ya se cuenta por millones de casos en todo el mundo y que ha cambiado totalmente nuestra forma de vivir. En España, nos enfrentamos a toques de queda, cierres de negocios, prohibición de reuniones numerosas y asesoramiento sobre evitar espacios cerrados, cosas que, si nos lo llegan a decir hace apenas un año, nos habría parecido de ciencia ficción. Pero el caso es que todo esto hace que estemos centrados en ese virus y que en ocasiones evitemos ir al médico o nos olvidemos de que existen otras enfermedades que también están ahí.

Por eso, es importante que aproveches para marcarte en el calendario las revisiones médicas imprescindibles que te pueden evitar problemas a futuro y que te van a hacer conocer el estado general de tu salud. Por supuesto, sean cuales sean los resultados, no es excluyente para que, si te notas algún tipo de dolencia o síntoma que no parezca normal, regreses al doctor explicándole la nueva situación para que podamos determinar si ha habido algún cambio o si existe algo que el resto de pruebas no han podido detectar. Recuerda que todas las revisiones médicas que te vamos a mencionar a continuar son bastante genéricas, por lo que solo te darán una idea general de tu estado de salud.

Sigue leyendo: Todo sobre los análisis de sangre

Análisis de sangre: la primera piedra en las revisiones médicas

No es nada agradable, incluso hay mucha gente que le tiene auténtica fobia a hacerse un análisis de sangre. Sin embargo, es fundamental hacerse este tipo de control, al menos, una vez al año (pregúntale al médico, según tu historial clínico, cual es la frecuencia que tú necesitas). Con un simple pinchazo conseguirás información muy valiosa.

No solo te indicará si estás falto de vitaminas, hierro o ciertos nutrientes que puedes empezar a compensar con tu dieta a partir de ahora. Además, también te puede indicar cómo está tu colesterol o tus triglicéridos, si existe alguna anomalía en el tiroides o incluso si podrías tener alguna enfermedad inmunitaria. Hay muchas personas que han podido localizar una enfermedad grave y tratarla a tiempo gracias a que su análisis de sangre ha devuelto uno de los parámetros en un valor que se debía vigilar.

Ginecólogo: imprescindible para las mujeres

Aunque es cierto que también los hombres deberían vigilarse con más frecuencia su zona íntima, en el caso de las mujeres es aún más importante. Una citología puede descartar enfermedades o infecciones en la zona vaginal, muy sensible y en la que es muy habitual que existan problemas, más o menos graves, pero que sin duda es un foco de problemillas de salud.

Además, una visita periódica al ginecológico también puede ayudar a detectar posibles contratiempos futuros para lograr el embarazo, puede ayudar a mejorar las molestias de la regla y detectar problemas hormonales que se pueden estar reflejando en otras zonas del cuerpo, por ejemplo, con acné adulto o con caída del pelo. Será el ginecólogo quien te diga qué pruebas son recomendables hacerte según tu estilo de vida y tu historial médico, así como tu edad. Este es uno de esos asuntos en los que no merece la pena escatimar y saltarse la cita. Aunque dé algo de palo acudir allí, es crucial para tener la tranquilidad de que todo marcha bien y que la salud de la mujer no está comprometida en esta zona tan importante del cuerpo.

Visita al ginecólogo

No te olvides de la vista en las revisiones médicas

Seguro que tú ya tenías claro que los análisis de sangre y las revisiones médicas en el ginecólogo debían hacerse con frecuencia, pero, ¿qué hay de la vista? Tanto si llevas gafas como si no, tanto si crees que ves bien como si has notado algún cambio, no pierdes nada por ir a una óptica y hacerte una revisión rápida para ver cómo se encuentra tu vista. Además, cualquier información que veas relevante (como dolores de cabeza, puntos negros o de luz que veas de vez en cuando, sensibilidad a la luz, zonas borrosas, etc.) debes comunicársela para que él, que es la primera puerta de entrada a tu salud ocular, te aconseje si deberías ir a un oftalmólogo.

En cualquier caso, recuerda que la visita al óptico es muy sencilla. Entrarás en una pequeña sala donde te harán el típico examen de mirar a unas letras. Con esto y con la ayuda de unas lentes que te irán superponiendo, podrán valorar si tu visión ha cambiado o no y si necesitas algún tipo de tratamiento para corregir posibles defectos visuales, incluso, con tus explicaciones, si necesitas que te mire un oftalmólogo, que es el médico que realmente puede valorar enfermedades relacionadas con los ojos.

La limpieza anual del dentista es mucho más útil de lo que piensas

Aunque depende de cada persona (hay quienes tienen que ir cada pocos meses y quienes pueden aguantar incluso un par de años), de media una vez al año deberíamos hacernos una limpieza dental completa en un odontólogo. Esto no solo es para mantener tu boca limpia y evitar posibles infecciones y problemas futuros que pueden ocurrir por una higiene deficiente, si no que también podrán ver, mientras te limpian, si existe algún problema en la boca que esté naciendo o incluso que esté avanzado.

Acudir con frecuencia al dentista es lo que te va a ayudar a evitar caries, problemas de encías, incluso a salvar piezas dentales que, sin la supervisión médica, pueden ir empeorando y solo avisarte cuando la única solución sea la extracción. Si alguna vez has tenido algún problema dental ya sabrás lo doloroso que puede llegar a ser y lo mucho que te puede afectar a otros niveles, por lo que siempre te recomendamos mantener al día esas revisiones médicas para evitar que nazcan problemas que, de otro modo, se podrían haber evitado.

remedios caseros para el dolor de muelas

Valora qué revisiones médicas necesitas en base a tus antecedentes genéticos

Por último, aunque los puntos que hemos mencionado anteriormente hacen sobre todo referencia a las clásicas revisiones médicas de rutina que todo el mundo debería hacerse, existen otras causas por las que acudir a controlar nuestro estado de salud. Y, aparte de los problemas que nosotros mismos hayamos podido ir desarrollando a lo largo de nuestras vidas, tienes que tener en cuenta que la genética es muy importante en cuestiones de salud y deberías conocer qué problemas han ocurrido en el pasado a tus familiares para que tú puedas prevenirlos.

Hablamos sobre todo de problemas cardiovasculares, óseos y oncológicos, algunos de los que se pueden detectar con ciertos exámenes médicos periódicos y que, cogidos a tiempo, pueden ayudarte incluso a salvar la vida. No olvides nunca que la prevención en medicina es fundamental y que, además de cuidarte y llevar un estilo de vida saludable, también debes ir chequeando que todo esté en orden y que no exista ningún parámetro con anomalías que puedan ser el indicativo más fiel de que algo más está pasando. Por supuesto, aparte de todo lo dicho, si tú en algún momento detectas que algo no marcha bien, debes acudir a la consulta del doctor para que él valore a qué puede ser debido.

Otros artículos de interés: Valores normales de glucosa en los análisis, conócelos