Piojos y liendres, todo lo que necesitas saber


Con el comienzo del periodo escolar son muchas las madres que tienen una preocupación en mente: los piojos y liendres. Y es que estas plagas son muy comunes entre la población infantil aunque no son los únicos infectados. Así que empezaremos por lo más básico para entender cómo tratarlos:

Primer plano del piojo
La mejor forma de combatir a piojos y liendres es conocerlos

¿Qué son los piojos y liendres?

Los piojos son pequeños insectos de color oscuro y sin alas que viven en la cabeza de los humanos, por lo que no los transmite ningún otro animal, y que necesitan de nuestra sangre para alimentarse. Prefieren la zona tras la orejas y la nuca, picando la piel cada pocas horas para succionar la sangre y dando lugar al característico rascar de los infectados.

Las liendres son los huevos que ponen los piojos. Se trata de pequeños cilindros blancos que adhieren a cada pelo, cerca del cuero cabelludo, dentro de las que se encuentran las larvas de piojo. Las hembras pueden poner hasta 300 huevos, que eclosionan alrededor de una semana después de la puesta.

¿Tiene que ver la presencia de piojos y liendres con la falta de higiene?

Aunque comúnmente se ha asociado la presencia de piojos y liendres con una higiene un poco deficiente pero nada más lejos de la realidad. Aparentemente los piojos son indiferentes a la higiene que tenga su huésped, incluso se dice que prefieren los cueros cabelludos limpios.

También es posible que más que decantarse por la higiene lo hagan por el tipo de sangre de cada individuo, ya que de eso se alimentan. Y aunque es solo una de tantas teorías, podría justificar el caso de hermanos que tienen los mismos hábitos, hacen vida en común e incluso duermen juntos pero estando uno de ellos infestado no contagia al otro.

Liendres adheridas al cabello
Aunque prefieren las zonas de la nuca y tras las orejas si la infección de piojos y liendres está muy extendida estarán por toda la cabeza

¿Cómo se contagian los piojos y liendres?

Como hemos comentado no tienen alas pero tampoco saltan, por lo que la única forma que tienen para pasar de un huésped a otro es andando ya sea a través del contacto directo o compartiendo gorros y otras prendas.

Es más común entre los niños porque tanto en el colegio, en campamentos o en actividades extraescolares tienen mucha relación con otros compañeros sin pensar en esas cosas: juegan, se tumban, intercambian prendas… Incluso un abrazo puede propiciar el contagio. Pero no por tratar de evitarlo tenemos que impedir que hagan todas esas cosas, siguen siendo niños y tienen que comportarse y disfrutar como tal, si se contagian sólo tendremos que tratarlos.

¿Cómo se eliminan los piojos y liendres?

Actualmente existen múltiples tratamientos para combatir los piojos y liendres, incluso han aparecido algunos productos que prometen prevenir contra ellos. Estos artículos los podrás encontrar en las farmacias de tu barrio, pudiendo aconsejarte tu farmacéutico cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Además de los químicos también existen remedios caseros que te pueden ayudar a eliminar estos molestos insectos, sin causar las erupciones que pueden provocar los productos químicos en la delicada piel de los niños.

Ilustración de piojos y liendres
Aunque el colectivo que tiene más posibilidades de contagiarse de piojos y liendres es el infantil es únicamente por sus costumbres

Remedios caseros contra piojos y liendres:

  • Vinagre de manzana: Quizás sea el remedio casero más conocido. Haremos un preparado mitad agua y mitad vinagre de manzana y aplicamos sobre el cabello seco. Lo malo de este remedio es el intenso olor, pero irá disminuyendo de intensidad conforme pasen las horas.
  • Infusión de eucalipto: Pon agua a hervir en una olla y añade unas cuantas hojas de eucalipto y deja hervir unos cinco minutos. Cuando la infusión resultante esté más tibia enjuaga bien el pelo en su totalidad.
  • Infusión de romero: El procedimiento es el mismo que con la infusión de eucalipto pero en este caso es preferible usar hojas de romero frescas. Además esta infusión ayuda a nutrir y fortalecer el cabello.
  • Aceite de coco: Para este remedio casero contra piojos y liendres solo tendrás que aplicar unas gotas de aceite de coco por el cuero cabelludo y masajear bien toda la zona.
  • Ajo: El ajo tiene un gran poder antibiótico y nos podrá ayudar a deshacernos de esta plaga. Solo has de machacar una cabeza completa de ajos mientras llevamos a ebullición medio litro de agua. Mezclamos bien y dejamos reposar un par de horas. Transcurrido el tiempo colamos y frotamos el cuero cabelludo. Cuanto más tiempo dejemos actuar mayor será el efecto, por lo que podemos dejar toda la noche cubriendo la cabeza con un gorro de ducha. Aclarar a la mañana siguiente.