Muslitos de pollo al horno: cuatro recetas para chuparse los dedos


El pollo es sin duda es uno de los animales que más podemos utilizar en la cocina: tanto si es el pollo entero o troceado, o sólo usamos sus alitas o sus muslos no importa, sigue estando igual de bueno y salvándonos en más de una comida o cena improvisada. Lo maravilloso de los muslitos de pollo al horno es que puedes prepararlos prácticamente de todas las maneras que puedas imaginar, además de ser un plato rápido, delicioso y barato. Hoy os traemos cuatro recetas muy sencillas para hacer muslitos de pollo al horno y que podrás usar para quedar como una auténtica chef en las cenas y comidas que se avecinan en estas fechas.

Muslitos de pollo al horno con miel y mostaza.

Esta receta es muy usada en cenas navideñas no sólo por ser una plato muy sencillo de preparar, sino también por su toque de dulzor gracias a la miel que se convierte en agridulce al mezclarla con la mostaza. En esta receta puedes ahorrar tiempo si comprar la salsa ya preparada, la cual puedes encontrar en cualquier supermercado con el nombre miel&mostaza. Pero si tienes unos minutos, disfrutas de la cocina y eres amante de la comida natural, aquí te dejamos como hacerlo.

Muslitos de pollo al horno
La miel y la mostaza se convierten en una mezcla agridulce deliciosa

Vamos a necesitar:

  • 6 muslitos de pollo.
  • 80 ml. de mostaza.
  • 80 ml. de miel.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva.
  • 50 ml. de vino blanco.
  • Una pizca de romero.
  • Una pizca de sal (al gusto).
  • Una pizca de pimienta (al gusto).

Cómo lo hacemos:

  1. Precalentamos el horno a unos 180 grados.
  2. En un bol, vamos a mezclar la miel, la mostaza y una cucharada de aceite. Lo removemos bien hasta que quede una salsa totalmente uniforme.
  3. En una fuente para horno, untamos con el aceite restante las paredes de la fuente para que el pollo no se quede pegado.
  4. En la fuente, echamos el pollo y le agregamos el romero, la sal y la pimienta. Con las manos, removemos un poco para que el pollo quede impregnado de todo de forma uniforme.
  5. Le añadimos la mezcla de miel y mostaza por encima y rociamos con el vino blanco.
  6. Horneamos durante cuarenta y cinco minutos, o al menos hasta que el pollo esté doradito. Es importante darle la vuelta un par de veces durante el horneado para que el pollo absorba bien el vino de forma uniforme.

Los muslitos de pollo al horno con miel y mostaza se puede acompañar con una ensalada o arroz blanco, además si le agregas una ramita de romero por encima, ¡la presentación será digna de un restaurante de lujo!.

Muslitos de pollo a la cerveza.

Esta receta para los amantes de la cerveza es muy parecida a la anterior, muy sencilla y con un resultado directo al paladar. Estos muslitos de pollo quedarán muy jugosos por centro y tostaditos por fuera, además de darle con la cerveza un toque diferente al que le da el vino blanco. La cerveza que elijas también le dará su toque específico, por ejemplo si usas cerveza negra en lugar de la rubia, el sabor será mucho más intenso. Por eso desde aquí te recomendamos que si eres un amante cervecero uses la cerveza que más te guste, pero sino te apasiona tanto mejor usa la rubia, ya que le dará ese toque especial sin que el sabor te estropee el plato.

Muslitos de pollo al horno a la cerveza
Una receta muy sencilla para los amantes de la cerveza

Vamos a necesitar:

  • 6 muslitos de pollo.
  • 3 zanahorias.
  • 1 cebolla.
  • 1 lata de cerveza.
  • Una pizca de sal (al gusto).
  • Aceite de oliva.
  • Hierbas provenzales (al gusto).

Cómo lo hacemos:

  1. Precalentamos el horno a unos 180 grados.
  2. Mientras trocemos las zanahorias. Puedes cortarlas en rodajas o en tiras, como más te guste.
  3. Cortamos la cebolla en rodajas y las apartamos junto a la zanahoria.
  4. Lavamos bien el pollo y le agregamos la sal.
  5. Ahora, en una fuente para horno, añadimos aceite y lo untamos por toda para que le pollo no se pegue.
  6. Añadimos el pollo, las zanahorias, la cebolla, la lata de cerveza y las hierbas provenzales.
  7. Dejamos hornear cuarenta y cinco minutos o al menos hasta que el pollo esté dorado.
  8. Recuerda mover de vez en cuando el pollo para que todo quede bien impregnado de cerveza.

Este plato puedes acompañarlo con una patatas estilo a lo pobre o una guarnición de verduras. Cuando lo sirvas, recuerda añadir una cucharada de la salsa sobre el pollo, ya que tendrá el sabor de la cerveza, las zanahorias y la cebolla.

Muslitos de pollo al horno con salsa de piña

Esta receta requiere un poco más de elaboración que las dos anteriores, pero merece la pena probarla. El sabor que le da la piña a los muslitos de pollo al horno le da a este plato un toque distinto para cenas o comidas especiales y que puedes incluir como plato principal en un menú completo.

Muslitos de pollo al horno con salsa de piña
El sabor que le da la piña a los muslitos de pollo al horno le da a este plato un toque distinto para cenas o comidas especiales.

Vamos a necesitar:

  • 6 muslitos de pollo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 200 ml. de nata para cocinar.
  • 200 ml. de caldo de verduras.
  • 1 cucharada de sésamo.
  • 1 clara de huevo.
  • 1 cebolleta.
  • 3 rodajas de piña natural.
  • Una pizca de sal (al gusto).
  • Una pizca de pimienta blanca (al gusto).

Cómo lo hacemos:

  1. Precalentamos el horno a unos 180 grados.
  2. Lavamos el pollo y lo salpimentamos al gusto.
  3. Usamos una cucharada de aceite para untar una fuente de horno. Introducimos el pollo en la fuente y horneamos 10 minutos.
  4. Mientras se hornea el pollo, cortamos la cebolleta lo más pequeña posible y la piña en daditos y reservamos.
  5. Batimos la clara de huevo y con un pincel de cocina le pasamos el huevo sobre el pollo para que se dore.
  6. En una olla echamos la cebolleta, la piña, la nata, el caldo de verduras y el sésamo con una cucharada de aceite de oliva y dejamos cocer hasta que la piña esté blanda y la salsa espesa. Cuando esté listo, pasamos la salsa por la batidora hasta que quede una salsa sin grumos.
  7. Añadimos la salsa al pollo en el horno hasta que termine de hacerse.

Estos muslitos de pollo al horno no hace falta acompañarlos con nada, aunque una guarnición de arroz blanco grueso queda bastante bueno al mezclarse con la salsa de piña. Para la presentación, puedes cortar una rodaja de piña fina y poner en cada plato media rodaja pasada por la sartén y que junto con el arroz y el pollo quedará un plato principal delicioso al paladar y ¡a la vista!

Muslitos de pollo al horno con papas a lo pobre.

Esta receta es la más sencilla y a la que más recurrimos cuando no sabemos qué comer. Los muslitos de pollo al horno con papas a lo pobre es una de esas recetas que todos hemos probado alguna vez y que a todos nos ha gustado. Por supuesto cada maestrillo tiene su librillo y en cada casa la receta varía en cuanto al aliño o la forma de hacerlo, por lo que la hoy os traemos seguramente sea diferente de la que haces en casa, pero nunca está de mal probar, ¿no?

Muslitos de pollo al horno con patatas a lo pobre
Los muslitos de pollo al horno con patatas a lo pobre es una de esas recetas que todos hemos probado alguna vez y que a todos nos ha gustado.

Vamos a necesitar:

  • 6 muslitos de pollo.
  • 3 patatas.
  • 1 cebolla.
  • 1 tomate perita.
  • 2 pimientos verdes para freír.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 1/2 vaso de agua.
  • Una pizca de orégano.
  • Una pizca de romero.
  • Una pizca de albahaca.
  • Una pizca de tomillo.
  • Una pizca de sal (al gusto).
  • Una pizca de pimienta (al gusto).
  • 2 cucharadas de aceite.

Cómo lo hacemos:

  1. Precalentamos el horno a 180 grados.
  2. Pelamos las patatas, la cebolla y el tomate en rodajas, y el pimiento en tiras.
  3. Usamos una cucharada de aceite para untar una fuente para horno y evitar así que se pegue todo.
  4. En la fuente, cubrimos la base con las rodajas de patatas, tomate y cebolla y las tiras de pimiento. Espolvoreamos sal por encima y le añadimos 1/2 vaso de agua y 1/2 vaso de vino blanco.
  5. En un bol a parte, mezclamos todas las hierbas, una pizca de sal, una pizca de pimienta y una cucharada de aceite y untamos los muslitos de pollo con la mezcla asegurándonos de que quede bien impregnado.
  6. Acomodamos el pollo en la fuente junto con el resto de ingredientes y horneamos durante 40 – 45 minutos o al menos hasta que el pollo esté dorado y las patatas estén blandas.

Para la presentación quedará mucho mejor si te aseguras que cada plato lleve uno de los ingredientes. La rodaja de tomate puedes colocarla a un lado del plato y echarle un chorreoncito de aceite con una ramita de romero encima.