5 ideas para matar el tiempo en el avión y hacerlo más llevadero


Viajar nos gusta a todos, o casi todos. Sin embargo, hay veces que se puede hacer más pesado de lo que puede parecer a priori. Bien porque tengamos que viajar mucho por trabajo o bien porque se trate de un vuelo largo, lo cierto es que, aunque al aterrizar nos esté esperando un destino de ensueño, las largas horas de avión se pueden hacer muy pesadas. Por eso, hoy queremos darte 5 ideas para matar el tiempo en el avión y que tengas un vuelo más divertido, ameno y corto.

Leelo bien antes de viajar, identifica lo que crees que te puede entretener más a tiempo y preparar la mochila o la maleta con los elementos que necesites para ello. Matar el tiempo en el avión te hará sobrellevar mejor la ida y sobre todo la vuelta.

Otros artículos de interés: Las mejores series para superar una ruptura

Ideas para matar el tiempo en el avión

beneficios de viajar

Apuesta por el contenido multimedia en cualquiera de sus variedades:

El rey del entretenimiento a bordo siempre suelen ser las películas. Ya cada vez es más habitual que los aviones cuenten con pantallas con películas, series, juegos… Incluso no solo en los vuelos transoceánicos, también algunos europeos lo tienen.

Sin embargo, la mejor apuesta, la apuesta segura es que lleves contigo tu propio sistema de entretenimiento. En este sentido tienes muchas opciones. Con una tablet tipo iPad tendrás cubiertas todas las necesidades según lo que quieras hacer en cada momento sin que te sume mucho peso ni volumen a tu equipaje.

¿Qué podemos llevar como contenido multimedia? Elige aquello que te haga relajar la mente y que incluso en casa haga que se te pasen las horas volando: películas, series, juegos offline… Sin olvidarnos de los libros digitales (mejor que en papel, de este modo no añades más peso a tu maleta), las revistas electrónicas o similares.

Recuerda llevar todo bien cargado y los cargadores necesarios para que tengas contenido disponible tanto a la ida como a la vuelta.

Dormir:

Quizás parezca una tontería, pero lo mejor que puedes hacer a bordo es dormir. Echar una cabezada te ayudará a sobrellevar el cansancio de viajar, pero también llegarás más fresco a tu destino y sobre todo te recuperarás antes del jetlag y podrás disfrutar de tus vacaciones si es el viaje de ida o conseguir ser productivo desde el primer día de tu vuelta, si es que ya estás regresando a tu rutina.

Si eres de los que no se duermen en el avión o en transportes públicos, te recomendamos que consultes en tu farmacia algún tipo de producto natural que te ayude a conciliar el sueño y que así te ayude a dar alguna cabezada.

También es interesante que te lleves cosas que te hagan estar más a gusto, como una almohada pequeña, un cojín para las cervicales, una mantita o un antifaz. También te ayudarán unos cascos con cancelación de ruido. Escuchar música relajante, un podcast o algún programa de radio ayudan a muchas personas a conciliar el sueño, pero solo con que actives la cancelación de ruido ya te ayudará a tener un ambiente más silencioso y no escuchar el ruido de los motores del avión. Incluso aunque no te quieras dormir

Comer:

Planificarte ciertas paradas cada X tiempo para comer algo va a hacer que el tiempo en el avión se te pase mucho antes ya que habrás establecido “bloques” temporales que te ayudarán a ver el tiempo total de vuelo de una forma mucho más positiva. Si puedes hacer gasto a bordo y tu compañía no te lo incluye, es mejor que comas en el vuelo que en el aeropuerto. A fin de cuentas, durante el vuelo no puedes hacer otra cosa y en el aeropuerto sí tienes muchas más distracciones. Además, los precios suelen ser más económicos, aunque también es verdad que la comida, por lo general, suele ser peor.

No hace falta que te pidas una gran cena o un gran menú. A veces, simplemente con un par de pausas para una bolsa de frutos secos o de patatas fritas que tú mismo has podido traer desde casa te va a ayudar a afrontar el vuelo con una mejor predisposición y sobre todo a no llevar el estómago vacío.

Además, te ayudará también a ahorrar tiempo en el destino, ya que si llegas con hambre tendrás que parar a comer (a veces a deshoras) o incluso llegar a la siguiente comida con mucha hambre.

Buena compañía:

Esto es indispensable e imprescindible. El compañero que lleves a tu lado en el avión va a hacer que el vuelo parezca un suspiro o sea interminable. Si viajas solo, probablemente no puedas elegir compañía. En este caso, puedes hacer un análisis rápido de la situación a bordo. Si ves que hay algún asiento vacío sin nadie al lado, pregúntale al personal de la tripulación si puedes cambiarte de lugar para ir más cómodo.

Si vas acompañado, haz la facturación en línea lo más pronto posible para que os toquen asientos juntos, pero si tu aerolínea te pide pagar por ellos, valora si, por la duración del trayecto, te merece la pena. Si es solamente una hora, probablemente no, pero si es un vuelo más largo probablemente te arrepientas si no pagas esa pequeña diferencia de precio que puede hacer que tu viaje empiece o termine bien. A veces, una mínima diferencia de precio puede conseguir mucho, tenlo en cuenta cuando planifiques tu próximo viaje.

otoño beneficios de viajar

Aprovecha para hacer algo productivo:

Sí, las horas de vuelo pueden ser interminables, pero a veces la mejor opción para matar el tiempo en el avión es hacer algo productivo que además te va a ayudar a tomarte la vuelta con más calma. Por ejemplo, puedes aprovechar el vuelo de regreso para limpiar correo y contestar a aquellos que requieran una respuesta urgente, puedes pasar a limpio los apuntes o incluso organizar tus ficheros y archivos digitales si te has llevado el portátil.

De este modo, no notarás tanto el efecto post vacacional cuando vuelvas, ya que indirectamente te has estado preparando, pero además encontrarás una gran manera de matar el tiempo en el avión.

Prepara bien la mochila de mano

Cuando estés preparando la maleta, recuerda que en tu equipaje de mano deben ir todas las cosas que vas a necesitar a bordo, preferiblemente en la mochila que lleves debajo de tu asiento y bien ordenado para que no te dé pereza cogerlo o no tengas que desarmar media mochila para poder acceder a ello.

Por ejemplo, si planeas ver pelis, deja la tablet y el cargador a mano. Si prefieres leer, deja tu libro en primer lugar y en último lugar pon los “por si acaso”.

Viajar puede ser algo muy agradable o algo bastante pesado, pero al final en gran medida depende de ti, de cómo te lo montes y de cómo lo planifiques. No dejes que las largas horas de vuelo o escalas arruinen tu viaje y saca al mal tiempo buena cara. Con una buena actitud conseguirás mucho más. ¡Tú decides!

¿Nos cuentas cómo preparas tú tu mochila para matar el tiempo en el avión? ¿Qué actividades prefieres hacer cuando estás viajando a tu destino?

Sigue leyendo: Planes para el invierno en casa