Beneficios del té rojo… y sus contraindicaciones


Las infusiones son una bebida fantástica para cuidar tu salud. Pero no todas son iguales ni tienen las mismas propiedades. Si anteriormente te hablamos acerca de las mejores cualidades del té verde, probablemente la infusión más popular, hoy queremos hacer lo propio con el té rojo desde un punto de vista objetivo.

Son muchos y muy variados los beneficios del té rojo, pero también tiene contraindicaciones que debes tener en cuenta si piensas tomarlo con cierta frecuencia.

Propiedades y beneficios del té rojo

El té rojo es un excelente antioxidante. Tomándolo habitualmente conseguiremos frenar el envejecimiento prematuro celular, a la vez que refuerza nuestro sistema inmunológico.

Si sufres de acné, las propiedades del té rojo también te pueden ayudar a cuidar tu piel, tanto tomándolo en infusión como aplicando directamente el polvo de este tipo de té sobre la piel.

Por otra parte, esta bebida contiene calcio, por lo que entre los beneficios del té rojo se encuentran el ser un buen sustituto de la leche en personas con intolerancia a la lactosa o que no les gusta su sabor. Este aporte de calcio también le confiere al té rojo la capacidad de reforzar nuestros huesos y mantener sana nuestra estructura ósea.

Numerosos estudios han señalado que el té rojo también tiene excelentes beneficios cardiovasculares, como aliviar los dolores de cabeza resultantes de una presión arterial inadecuada.

Por último, se relacionan los beneficios del té rojo con la protección contra las lesiones del cáncer de piel, que aunque hayamos dejado para el final, bajo nuestro punto de vista es la propiedad más importante de esta fantástica bebida.

beneficios del te rojo
El té rojo tiene más beneficios que contraindicaciones

Contraindicaciones del té rojo

Aunque son pocas las contraindicaciones del té rojo, es conveniente que las conozcas. El té rojo contiene teína, por lo que no deberían tomarlo (o al menos hacerlo de forma moderada) ni embarazadas ni quienes sufran hipertensión. Por otra parte, aunque no es frecuente que suceda, sí existe el riesgo de que el té rojo afecte a la absorción del hierro que tomamos por medio de la alimentación, por lo que si tienes actualmente anemia o te han diagnosticado algún tipo de problema relacionado con el hierro también sería conveniente que vigiles las cantidades que tomas y cómo influyen en tu organismo.

Cómo conservar el té rojo

Al igual que cualquier infusión, tienes que tener relativo cuidado a la hora de conservarlo, ya que si lo guardas mal podrías estropearlo antes de tiempo. Para ello, deberías tener en cuenta tres consejos para mantener los beneficios del té rojo:

  1. Bolsa de cierre hermético: Gracias a ellas el té quedará perfectamente protegido, evitando la humedad o una sequedad excesiva. Una vez guardado en la bolsa, colócala en un lugar oscuro y fresco.
  2. Bote de vidrio con tapa a rosca: Cualquier bote de vidrio con el cierre de tapa de rosca te puede servir. Al igual que con la bolsa, te recomendamos que lo guardes en un lugar oscuro y fresco.
  3. Su fecha de caducidad es larga, pero cuidado si ya lo has preparado: Aunque la fecha de caducidad de las infusiones suele ser bastante larga, si ya has dejado el té rojo preparado debes tener en cuenta que ya no durará más de un día. A partir de las 24 horas comienza a perder propiedades y sabor.