Lecitina de soja, ¿es tan buena como promete?


¿Qué es la lecitina de soja?

La lecitina de soja es un fosfolípido, es decir, una combinación de grasas, de ácidos grasos esenciales, fósforo, colina e inositol, éstas dos últimas son vitaminas pertenecientes al complejo B. La lecitina fue aislada por primera vez en 1850 de la yema de huevo, es un tipo de lípido que constituye aproximadamente el 75% de las membranas celulares, es decir que forma parte de todas las células del organismo.

Proporciona protección a las membranas de las células, protegiéndolas del accionar de los radicales libres y les otorga elasticidad, sin la lecitina las membranas celulares se endurecerían.

Te puede interesar leer: Beneficios de los antioxidantes

¿Qué beneficios se le atribuyen a la lecitina de soja?

La lecitina de soja cumple una función importante en el metabolismo de las grasas. Como hemos mencionado anteriormente, la lecitina es un fosfolípido, éstos ayudan a mantener en suspensión el colesterol, esto quiere decir que evitan que se deposite en las paredes de arterias, ejerciendo una acción preventiva en el desarrollo de la arterioesclerosis y de accidentes cerebrovasculares.

Lecitina y colesterol, efecto preventivo

El colesterol elevado en sangre es una patología que se denomina hipercolesterolemia y esta directamente relacionada con la arteriosclerosis, ésta es una enfermedad vascular en la que produce endurecimiento de las paredes arteriales debido al depósito de colesterol en las mismas, que con el tiempo genera una placa de ateroma. Como consecuencia de este proceso la persona puede llegar a sufrir un infarto.

En el mercado de hoy en día se ofrecen suplementos dietéticos con lecitina de soja que prometen ayudar a disminuir los niveles de colesterol LDL, el llamado popularmente colestero «malo». Debo decirles que esto no es totalmente cierto que suceda, deben tener cuidado y no dejarse engañar por productos que prometen milagros.

Se han llevado a cabo diversos estudios en los que los resultados no arrojan ningún dato convincente que suponga que la lecitina de soja disminuye los niveles de colesterol LDL, no tiene una acción terapéutica efectiva en el tratamiento de la hiperolesterolemia. Sin embargo puede resultar eficaz si se utiliza como prevención de esta patología.

Debe acompañarse conjuntamente con una dieta baja en grasas saturadas y con predominio de cereales, legumbres, frutas y vegetales, frutos secos, aceites vegetales y pescados.

Frutos secos y lecitina
Las nueces y semillas de soja, lino y sésamo contienen una alta proporción de lecitina.

Lecitina y memoria

Florence Safford, una profesora de la Universidad de Florida en Estados Unidos, ha llevado a cabo un estudio con personas de diversas edades, entre 35 y 80 años. Estos sujetos padecían síntomas de pérdida de memoria, los cuales se habían agravado en el último tiempo.

El estudio consistió en que estas personas consumieran durante el tiempo de duración del mismo, cuatro cucharadas de postre de lecitina por día. Se llego a la conclusión de que la lecitina mejora las funciones de la memoria e inclusive que previene el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

La lecitina protege la estructura de las neuronas, debido a esto puede prevenir la destrucción de las mismas que se genera como efecto del envejecimiento.

La lecitina, ¿mejora el rendimiento deportivo?

En el año 2012 se realizó un estudio en Alemania que comprobó que los suplementos deportivos a base de soja generaron mejoras significativas en velocidad y en el uso de la grasa como fuente de energía en deportistas de alto rendimiento.

¿Donde se encuentra la lecitina?

La lecitina es fabricada por el propio organismo, es decir que se produce de forma endógena,el encargado de fabricarla es el hígado. Además puede y debe ser ingerida mediante la dieta. En el mundo vegetal se encuentra en mayor cantidad en las semillas, especialmente en las de soja. Las semillas de lino, de girasol y de sésamo también contienen una buena proporción. Los frutos secos, especialmente las nueces, los cereales en general y los huevos son otros alimentos que la poseen.

Lee también: Los frutos secos engordan, ¿mito o realidad?

Lecitina de soja y alimentación
Los brotes de soja constituyen una buena opción para incluir lecitina de soja de forma práctica a nuestra dieta habitual.

La lecitina de soja es extraída de los granos de soja, esto puede hacerse mecánicamente o de forma química, luego del proceso se obtiene una mezcla de aceite de soja y lecitina de ésta misma.

Ampollas de lecitina
Se conservan mejor las propiedades de la lecitina cuando ésta se encuentra en ampollas.

Se consume, también, como suplemento. En el mercado se vende en forma de cápsulas, ampollas y en polvo o granulada. Se recomienda consumir dos a tres cucharadas de té distribuidas a lo largo del día. Se pueden espolvorear en el plato, como por ejemplo en una ensalada o tomar con el yogur o jugo de naranja en el desayuno.
Una cucharada de lecitina de soja granulada contiene aproximadamente 38 calorías.

Se conservan mejorar las propiedades cuando está en ampollas, además de esta forma es más fácil su dosificación.

Casos en los que no se debe consumir lecitina de soja

La lecitina de soja puede provocar pérdida de apetito, ganancia o pérdida de peso y actuar como laxante. No se recomienda su consumo cuando existentes patologías gástricas o intestinales con síntomas como diarrea o vómitos, ya que la lecitina podría agravarlos.

Esta totalmente prohibida en personas que padecen alergia a la soja.
Si usted toma algún medicamento o se encuentra embarazada en este momento, consulte a su médico antes de consumir cualquier suplemento alimenticio.

Lee también: Alimentos ricos en ácido fólico