¿Es bueno lavarse el pelo todos los días o es un mal hábito?


Hay mucho mito en torno a esta cuestión y la verdad es que puede llegar a ser un tema de debate e incluso de preocupación. Porque, al igual que hay personas que nunca encuentran tiempo para lavarse el pelo e intentan alargarlo todo lo posible (una o dos veces en semana), hay otras que, bien por costumbre, porque tienen el pelo muy graso o simplemente porque les gusta, se lo lavan a diario. Y cuando lo comentan en reuniones sociales suelen enfrentarse siempre a la misma reacción: caras de horror por lavarse el pelo todos los días.

Pero, ¿realmente puede ser dañino lavarse el pelo todos los días o es un mito? Lo cierto es que, aunque la mayoría de cuestiones de belleza y salud dependen mucho de las características de cada uno, parece que hay una especie de consenso según la opinión de dermatólogos y peluqueros. Si quieres saber más sobre este tema, vamos a hablar a continuación largo y tendido sobre ello para que no te pierdas detalle y sepas cómo cuidar bien tu cabello (o al menos cómo no maltratarlo para que se te vea más saludable y sobre todo que lo mantengas sano por más tiempo).

Sigue leyendo: Errores de belleza que no debes conocer

¿Qué dicen los expertos acerca de lavarse el pelo todos los días?

En general, el consenso es claro: no es malo lavarse el pelo todos los días, pero sí es perjudicial hacerlo con productos incorrectos. Te explicamos. Hay muchas personas que temen sufrir una descamación del cuero cabelludo o que se debilite el pelo y se sufra caída. O que se pierda densidad de la melena, algo que tampoco es nada deseable. El caso es que todos estos temas preocupan (y mucho) a esas personas que, bien por deseo o bien por necesidad, pasan su preciosa cabellera todos los días bajo el grifo de la ducha.

Según los expertos en salud capilar, el problema no está en el lavado en sí, que no debería dañar el cabello ni el cuero cabelludo, si no que lo que podemos hacer mal es utilizar los productos inadecuados. Y por productos inadecuados se refieren principalmente a aquellos que son muy ricos en químicos y tóxicos, a los que tienen propiedades que no son beneficiosas para nuestro tipo de pelo o los que no son de buena calidad. En cualquiera de estos tres casos sí podemos tener algún problemilla, pero, insistimos, no es por el lavado en sí.

Cuestión de cantidad y de calidad

Una de las cosas debemos tener en cuenta es, como ya hemos dicho, la calidad del producto. Y por calidad no solo hay que tomar en consideración el precio del producto que, si bien suele utilizarse como filtro, no siempre es determinante ni debemos confiar a ciegas en eso. Por calidad entendemos que sea un producto con buenos ingredientes, a ser posible naturales en una gran proporción, sin conservantes, colorantes, sulfatos, parabenos o siliconas, que está demostrado que son los grandes enemigos de la salud capilar.

Pero, además, también hay que valorar la cantidad de producto que se utiliza en cada lavado. Tan malo como quedarse corto es pasarse y usar demasiado, ya que, lejos de limpiarlo y darle salud, podría ensuciarlo más de la cuenta. Y, sobre todo, hay que aclararlo bien para que no queden restos de champú en el cabello. Parece una tontería, pero puede ser habitual, sobre todo en la parte de arriba, que es donde más producto se queda, que no nos aclaremos bien y esto sí puede producir costras, capas, descamación del cuero cabelludo…

Para que sirve la clara de huevo

¿Cuál es la mejor manera de lavarse el pelo todos los días?

Si quieres que tu proceso de lavado le haga un favor a tu cabello y no al contrario, te contamos cuál es la mejor forma de lavarlo y así obtener los resultados deseados. Lo primero de todo es no excederse con la cantidad de champú. Debes tener el pelo bien mojado antes de aplicarlo y añadir el tamaño de una nuez aproximadamente a la palma de tu mano. Repártelo por todo el cabello, poniendo especial interés en la parte superior, en los laterales y en la zona de la nuca, ya que son las que más se ven y también las que más se ensucian.

A continuación, si usas algún producto adicional de cuidado capilar, va el acondicionar y luego la mascarilla. Es muy importante que lo aclares todo muy bien entre cada paso y que nunca salgas de la ducha con restos de producto en la cabeza. Puedes quitarlo con una toalla, es cierto, pero vas a conseguir malos resultados si haces esto continuamente. Para aclararlo, un truco es utilizar un toque de agua fría al final para que le dé un plus de oxigenación a tu cabello.

¿Acondicionador y mascarilla siempre?

Si te vas a lavar todos los días el pelo con champú, recuerda que los productos de mejora del cabello, como los acondicionadores y mascarillas, no suelen ser de uso diario, si no que lo ideal es utilizarlo entre 1 y 2 veces por semana, dependiendo del tipo de producto y de tu cabello. Sigue al pie de la letra sus indicaciones y no te excedas, ya que no por mucho que los uses vas a conseguir mejorar sus beneficios y sus efectos… al contrario.

Por eso, te recomendamos que seas muy metódico con tu sistema de limpieza de cabello y que apuntes los días en los que vas a usar los diferentes productos para que no dañen tu cabello y consigas tenerlo sano, bonito, fuerte y suave. Un truco que también suele funcionar es ir cambiando el champú cada vez que se acabe porque hay muchas melenas que, cuando se acostumbran a unos ingredientes, dejan de notar sus efectos. Por eso, un descanso entre un bote y otro va bien y puedes aprovechar para probar otros productos que quizás terminen gustándote incluso más que los que ya usabas con regularidad para tu limpieza de cabello.

Procura usar pH neutro

¿Y si uso planchas, secadores…?

Debes tener en cuenta una cosa si pretendes lavarte el pelo todos los días. El lavado en sí no debe ser perjudicial si se respeta lo que se ha ido diciendo a lo largo de este artículo, pero ten en cuenta algo, hay un tema mucho que peor que sí es lo que daña realmente el cabello: el peinado posterior. Usar cepillos agresivos que nos rompan la fibra capilar, utilizar planchas y secadores a diario o gominas, espumas, fijadores, etc., nos van a estropear muchísimo el cabello.

Resérvalos, al igual que hemos comentado con el caso de la mascarilla y el acondicionador, a ocasiones especiales en las que realmente te haga falta llevar el pelo perfecto. El resto del tiempo, deja de luchar contra la Naturaleza y acepta lo que tienes. Si tienes el pelo rizado, no trates de llevarlo siempre liso si quieres que también luzca sano. Quiérete tal y como eres y verás como todo, incluso tu rutina capilar, se vuelve mucho más sencillo y descubres una nueva forma de entender tu belleza. Mímate y si quieres lavarte el pelo todos los días, hazlo, pero ten en cuenta estos consejos imprescindibles para cuidártelo.

Otros artículos de interés: Mascarillas caseras para el pelo