Las sardinas, buenas para todo


Los espetos de sardinas son una de las estampas más típicas de las playas cada verano. Un pequeño lujo al alcance de casi todos que nos aporta no solo un momento de placer, también fantásticos beneficios para la salud gracias a sus propiedades.

Hay muchas formas de cocinarlas, sea como sea, este pescado azul es una excelente fuente de ácidos grasos omega 3, unos aliados para nuestra salud.

Anímate a comprar este pescado para hacerlo en casa, llenar tu despensa de conservas o bien pedirlas en el chiringuito en tu próxima visita a la playa. Por que las sardinas, son buenas para todo.

Propiedades y beneficios de las sardinas

beneficios de las sardinas
Las sardinas son un plato fantástico, lleno de sabor y beneficios

Si quieres conocer los beneficios de las sardinas y saber por qué todos los doctores hablan bien de ella, en este artículo hemos elegido 5 de sus muchos beneficios para que comprendas su importancia en nuestra alimentación.

El mejor aliado contra el colesterol y los triglicéridos:

Si tienes colesterol, deberías conocer cuales son los alimentos permitidos y cuales están terminantemente prohibidos. El colesterol y los triglicéridos no son ninguna buena y, si quieres cuidar tu sistema cardiovascular, debes controlarlo y reducirlo si los niveles comienzan a sobrepesar las cantidades normales de colesterol. En este sentido, las sardinas son uno de los mejores aliados gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega 3, un elemento como ya sabes imprescindible para este asunto.

Mejora nuestro sistema inmunitario ante las infecciones:

Si sufres habitualmente infecciones de cualquier tipo, quizás debes plantearte que tienes alguna deficiencia alimentaria. Para ello, incorpora las sardinas en tu dieta y notarás una mejoría en este aspecto. Es cierto que en ocasiones nos resulta complicado cocinar el pescado en casa y a veces la economía no nos permite comer fuera tanto como nos gustaría. Para estos dos casos, las latas de sardinas en conserva pueden ser una buena opción.

Un buen amigo para nuestros huesos:

Las sardinas tienen la capacidad de mantener y reforzar nuestros huesos, por eso es tan importante durante la etapa del crecimiento pero también en la edad adulta, cuando no debemos olvidar que nuestros huesos comienzan a sufrir el evidente desgaste del paso del tiempo y debemos cuidarlos para prevenir futuros problemas en la edad madura. Este beneficio se debe fundamentalmente al alto contenido en fósforo de las sardinas.

Recomendadas en el embarazo:

Durante el embarazo y la lactancia debes cuidar especialmente tu alimentación. Si te gustan las sardinas, puedes comerlas sin problemas durante esta bonita etapa de tu vida, este pescado azul es excelente para cuidar tu salud y la de tu futuro bebé.

Hierro, calcio y Vitamina A, una combinación fantástica:

Aparte de todo lo mencionado, un alimento rico en hierro, calcio y Vitamina A es sin ninguna duda un tesoro que nos da la Naturaleza y que no deberíamos dejar pasar. Gracias a estos minerales y vitamina, obtendremos beneficios sobre nuestro estado de ánimo, nuestra energía, nuestros huesos y nuestra piel, entre muchos otros.

Tabla nutricional de las sardinas

Valores mediosPor cada 100 gramos
Energía150 kcal
Proteínas18 g
Hidratos de carbono0 g
Fibra 0 g
Azúcares0 g
Hierro2.2 mg
Calcio50.40 mg
Sodio120 mg
Vitamina A151 IU
Vitamina B39.5 mg
Vitamina B1228.40 µg
Vitamina C0 mg