La cúrcuma, tan poco conocida y tantos secretos que nos guarda


La cúrcuma es una especie de color amarillo, oriunda de la India, que se desarrolla y crece como un arbusto en diversas zonas tropicales de la India y Asia. Sus raíces se muelen para obtener propiamente dicha la cúrcuma, rica en los llamados curcuminoides.

Estos curcuminoides se encuentran entre sus componentes fundamentales, y en particular, dentro de ellos, se halla la curcumina, que se destaca por poseer entre sus propiedades una alta capacidad de respuesta antioxidante y antiinflamatoria.

La cúrcuma, también llamada “la reina de la especias”, aporta vitaminas del tipo de las niacina, C, E y K; proteínas, fibra dietética; minerales como son el sodio, potasio, cobre, hierro, calcio, magnesio y zinc.

¿Qué es la curcumina?

La curcumina es un producto presente en la cúrcuma en el orden del 3 % de su peso.

Si bien la curcumina no se absorbe como tal por los seres humanos, es decir, directamente, sin sufrir transformaciones previas, existe la posibilidad de hacer uso de otros elementos que ayudan en su absorción.

De ahí que en muchas ocasiones se hace uso de la pimienta negra para facilitar su absorción, mediante la acción de una sustancia denominada piperina que es capaz de incrementar la absorción de la curcumina en el orden de un 2000 por ciento.

Otra característica de la curcumina es su capacidad de ser solubles en grasas (liposolubles). Esto justifica por qué en muchas ocasiones encontramos presente la cúrcuma, como especie, en comidas ricas en grasas.

Propiedades beneficiosas para la salud que tiene la cúrcuma

La cúrcuma es una especie de color amarillo, oriunda de la India, que se desarrolla y crece como un arbusto en diversas zonas tropicales de la India y Asia. Rica en curcumina, que posee una alta capacidad de respuesta antioxidante y antiinflamatoria.
La cúrcuma, también llamada “la reina de la especias”, aporta vitaminas del tipo de las niacina, C, E y K; proteínas, fibra dietética; minerales como son el sodio, potasio, cobre, hierro, calcio, magnesio y zinc

Ya hemos visto que la curcumina, y por lo tanto la cúrcuma, posee potentes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Pero también junto a la curcumina, elemento primario y el responsable de su color amarillo brillante, aparecen otros componentes de gran importancia en su actividad biológica. Nos referimos a dos curcuminoides conocidos como demetoxicurcumin, y bisdemetoxicurcumin, y otros ácidos grasos volátiles (tumerone, atlantone, y zingiberone), amorcitos, proteínas, y resinas.

Múltiples trabajos de investigación han demostrado que la cúrcuma es una molécula capaz de interactuar sobre numerosos blancos moleculares involucradas en los procesos relacionados con la inflamación.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación cumplimenta importantes funciones de respuesta del ser humano al contribuir de forma determinante en la lucha contra invasores extraños, como son las bacterias y virus que podrían invadir nuestro cuerpo y matarnos.

También la inflamación contribuye de forma esencial en los mecanismos de reparación de daños.

La respuesta inflamatoria aguda es provechosa, ahora bien, si esta se vuelve crónica, es decir perdura en el tiempo sin mejora alguna se convierte en un serio problema provocando numerosas enfermedades.

De ahí que se valora su uso en diversas enfermedades donde la inflamación está presente como es:

  • la enfermedad inflamatoria intestinal
  • inflamación del páncreas
  • artritis
  • uveítis anterior crónica
  • ciertos tipos de cáncer
  • enfermedad de Crohn

Diversas investigaciones han demostrado con resultados convincentes que la curcumina puede ser muy eficaz como antiinflamatorio, comparable con el efecto que muestran algunos fármacos para este propósito contra los procesos inflamatorios, pero con una gran virtud: la de no tener efectos secundarios adversos.

Propiedades como antioxidante

Ya hemos visto en otros articulos que las sustancias con capacidad antioxidante son aquellas capaces de neutralizar el ataque de compuestos que modifican la estructura de los componentes esenciales de las células, como son proteínas, ácidos nucleicos y lípidos, entre otros.

Estos compuestos que tanto daño producen son las llamadas Especies Reactivas del Oxigeno que agrupan a los conocidos Radicales Libres.

El organismo continuamente genera estos radicales libres o especies reactivas del oxígeno, incluso en la respiración gracias a la que vivimos pero también capaz de generar estas moléculas tan dañinas al ser humano.

¿Qué hacer? No respiramos…

Paradójicamente hay que respirar, de ahí que para neutralizar la acción de estos perjudiciales compuestos tengamos que tener mecanismos para protegernos. Y ahí surgen los llamados antioxidantes que tiene que existir en cantidades suficientes como para neutralizar el daño oxidativo de esta especies reactivas del oxígeno.

Como casi todo en la vida tiene que existir un equilibrio entre la cantidad de radicales libres y las moléculas con capacidad antioxidante.

¿Para qué sirven los antioxidantes?

Las especies reactivas del oxígeno, que son las que provocan este daño llamado oxidativo, resultan dañinas a las células de los seres humano y ahí es donde los antioxidantes cumplimentan el importante papel de proteger al cuerpo de estos radicales libres y, por lo tanto, al evitar la oxidación impiden el correspondiente daño celular.

¿Cómo ejerce su acción la curcumina?

beneficios cúrcuma
La gran desconocida cúrcuma nos aporta fantásticos beneficios

La curcumina, como antioxidante natural, neutraliza de forma directa las llamadas especies reactivas del oxígeno o radicales libres y estimula la acción de las enzimas antioxidantes presentes en nuestras células, dando de esta forma, un doble golpe contra las especies reactivas del oxígeno y radicales libres contribuyendo de forma importante a evitar el envejecimiento y diversas enfermedades.

Efectos de la cúrcuma sobre el corazón y las arterias

La cúrcuma participa activamente al actuar como un estimulante del flujo de la bilis y por lo tanto, ayuda en la digestión de las grasas, disminuyendo asi los niveles de lípidos en sangre.

En su composición se encuentran sustancias que exhiben fuerte actividad anti-plaquetarias que contribuyen en la prevención de la coagulación de la sangre, convirtiéndose en una eficaz herramienta en la prevención de los accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

En la literatura médica aparece un sinnúmero de trabajos que reflejan que la cúrcuma reduce los procesos de la formación de la placa de ateroma, contribuyendo de esta forma a evitar la arterioesclerosis.

Cúrcuma y Cáncer

Existen evidencias sustantivas de que la cúrcuma actúa evitando la propagación y crecimiento de tumores malignos, incluso en ocasiones con similar eficacia a la de algunos medicamentos.

La cúrcuma combinada con un poderoso antioxidante, la quercetina, que encontramos en las cebollas rojas, cerezas y manzanas actúa en la reducción de los pólipos de colon en un 60 por ciento.

Cúrcuma y la enfermedad de Alzheimer

Estudios epidemiológicos sobre la población de la India, que demuestra tener un consumo alto de cúrcuma, demuestran muy baja incidencia de la enfermedad de Alzheimer en la población de adultos mayores. De forma experimental se ha demostrado que la cúrcuma resulta muy eficaz en descomponer la placa que se presenta en las personas aquejadas de Alzheimer

¿Cómo podemos incluir cúrcuma en tu dieta?

curcuma
Con la cúrcuma nos saldrán deliciosos platos

La forma más sencilla, segura y asequible para incrementar la cúrcuma en tu dieta es utilizándola en las recetas de tus comidas.

Podres hacer uso del curry, mas sin embargo la concentración de curcumina en esta especia es baja pues habitualmente es una mezcla de varias especias. Lo ideal es utilizar cúrcuma pura.

Un gran número de recetas incluyen el uso de cúrcuma. Entre estas encontramos:

  • en las manzanas salteadas
  • verduras al vapor, con cebollas moradas
  • con coliflor o brócoli, o con apio, pimiento dulce, jícama o rábanos.
  • dándole un intenso color amarillo-naranja y más sabor a los aderezos de ensaladas

Como vimos con anterioridad para la óptima absorción de la curcumina se requieren algunos elementos esenciales entre los que encontramos:

  • presencia de pimienta negra para aportar la piperina que contribuye en la absorción de curcumina
  • la presencia de una grasa saludable para proteger la curcumina de la acción de los ácidos del estómago en su tránsito hacia el intestino delgado. Podrás elegir la grasa de tu preferencia entre el aceite de almendra, de oliva, de coco, o la leche de cabra o de vaca.

No resulta aconsejable el uso de la leche de soya o del aceite de colza.

En fin, deja correr la imaginación y podrás aplicar el uso de la cúrcuma en nuevas recetas, pero sobre todo, en nuevas fuentes de salud…