Chitosán, complemento nutricional rico en fibras dietéticas


El chitosán es un azúcar que se extrae del caparazón externo de los mariscos y se utiliza como suplemento nutricional por ser rico en fibra dietética, de ahi que se utilice para bajar de peso.

Es posible obtener chitosán de camarones, cangrejos y langostas
Los camarones son una buena fuente de chitosán

Fuentes de chitosán

Chitosán es una sustancia de estructura química muy simple que se obtiene de la quitina, un polisacárido que se encuentra en los dermatoesqueletos de crustáceos, como son langostas, cangrejos y camarones, entre otros. Esto garantiza que su fuente sea 100% natural

Desde el punto de vista de su estructura química el chitosán resulta muy similar a la estructura de las celulosas que encontramos en las plantas.

¿Cómo actúa el chitosán en su accionar para contribuir a perder peso?

Básicamente el chitosán es una fibra capaz de “absorber” de seis a diez veces su peso en grasa y aceites. De esta forma el chitosán es capaz de formar una “pelota de grasa“, endurecerse significativamente con las moléculas de las grasas y transformarlas en formas químicas que el cuerpo humano no absorbe, y por lo tanto, no se transforman mediante las reacciones del metabolismo humano.

El chitosán es altamente eficiente si desea perder peso
El chitosán contribuye al control del peso corporal

Es decir, no se absorbe, no se modifica desde el punto de vista metabólico por lo que no brinda energía ni se acumula en forma de grasas en el tejido celular subcutáneo, almacén de las grasas corporales por excelencia.

En otros términos, el chitosán actúa como una verdadera trampa de grasas, permaneciendo estas en el tractus digestivo (aparato digestivo) sin que llegue a circular por la sangre, y por lo tanto no contribuyen a que engordes. Así de sencillo….y que útil y eficiente es.

De manera similar se plantea que el uso de chitosán contribuye de manera notable en controlar los valores del colesterol LDL, aumentando la concentración del colesterol HDL.

En paralelo se describe en la literatura médica que el chitosán contribuye a:

  • control de la tensión arterial
  • reduce los niveles sanguíneos del ácido úrico
  • ayuda a prevenir el estreñimiento
  • actúa como un antiácido
  • evita complicaciones de las personas tratadas con insuficiencia renal
  • ayuda a prevenir síndrome de intestino irritable
  • el tratamiento del insomnio
  • evitar la enfermedad periodontal
  • mejora el tenor y disponibilidad del calcio para fortalecer huesos
  • inhibe la formación de la placa
  • disminuye la formación de caries dentales

¿Cómo usar el chitosán?

De acuerdo al mecanismo de acción descrito con anterioridad resulta necesario que las dosis de chitosán estén disponibles unos diez minutos con anterioridad a la ingestión de las tres comidas convencionales, es decir, desayuno, almuerzo y cena. Un detalle a considerar y que resulta de gran importancia es que Las personas que sean alérgicas a los mariscos no deben tomar estos suplementos.

Otra recomendación es la aumentar la ingestión de agua y beber en el orden de seis a ocho vasos de agua diariamente.

También se aconseja, si se quiere incrementar la eficiencia del tratamiento para la pérdida de peso el practicar ejercicios de forma sistemática, fundamentalmente de tipo aeróbicos.

En fin, el chitosán es inocuo, es decir, no es tóxico y al ser un producto natural puede ser usado con confianza y contribuye no tan solo en la pérdida de peso sino que participa de forma trascendente en gran número de procesos de los seres humanos contribuyendo a preservar la salud.