Cómo hacer jabón de lavanda en casa de forma sencilla


Preparar jabón casero siempre es una idea fantástica. No solo por lo divertido que puede ser el proceso, además de relajante, también por las fantásticas propiedades y beneficios que conllevan preparar tu propio jabón en casa, sin ingredientes artíficiales y sin elementos que puedan estropear y envejecer tu piel. Para tu belleza, todo lo que sea 100% natural será siempre una idea genial. Hoy hemos elegido enseñarte a preparar el jabón de lavandatu nuevo mejor aliado para cuidarte.

Toma nota, te dejamos a continuación la mejor receta para prepararla de una forma fácil y eficaz, aunque eso sí, es un proceso un poquito lento pero merecerá la pena.

Otros artículos de interés: Beneficios de preparar jabón casero

Receta para preparar el jabón de lavanda:

Ingredientes:

  • 200 ml de aceite de oliva
  • 65 ml de agua destilada
  • 30 gramos de sosa cáustica
  • Aceite de lavanda
  • Flores de lavanda

jabón de lavanda Remedio de lavanda y vinagre

Preparación:

Esta receta es sencilla, sin embargo, tiene unos cuantos pasos que sí puede entrañar algo más de dificultad porque realmente es un proceso que no solemos estar acostumbrados a hacer. Por lo tanto, debes tener precaución y seguir todos los pasos al pie de la letra para que sea un éxito seguro.

En primer lugar, aparte de los ingredientes anteriormente mencionados, debes saber que necesitarás una serie de utensilios básicos: un molde, gafas de protección, una cazuela, un bote de cristal, una batidora y una cuchara de madera.

¿Ya lo tienes todo? Comencemos.

Jabones de soja

Coloca flores de lavanda en la base del molde, ¿para qué? para que al desmoldar, las tengamos visibles en la parte superior y nuestro jabón de lavanda sea mucho más bonito.

Ahora nos toca el paso más complicado, así que vamos a por él. En un recipiente de cristal añade sosa cáustica y agua destilada. Te recomendamos seguir este orden, ya que la sosa cáustica puede ser peligrosa, y tomar dos tipos de instrucciones de seguridad: utiliza las gafas protectoras y déjalo enfriar junto a una ventana para que los vapores que va a desprender no se queden en casa.

Mientras que esta mezcla enfría, en un cazo, calentamos el aceite un poco (sin que llegue a hervir) y lo añadimos también a la sosa cáustica. Ten  mucho cuidado para que no salpique. Vertemos la mezcla en la batidora y batimos hasta que quede una especie de gel.

¿Ya lo tienes? Añade inmediatamente un chorrito de aceite de lavanda y las flores y mezcla. Viértelo en el molde y termina de nuevo con una capa de flores de lavanda, así, por los dos lados se verá igual el jabón de lavanda.

Déjalo reposar unas 12 horas sin tocarlo para nada y cubierto con una toalla para que se mantenga aislado. Esperamos a que esté frío y pasado este tiempo desmoldamos y mantenemos en un lugar fresco y seco hasta que haya madurado, proceso para el que vamos a necesitar en torno a dos meses.

Los dolores de cabeza puedes mejorarlos con numerosos remedios naturales 5 remedios caseros para la migraña y cefalea

Esta es una excelente forma de hacer jabón de lavanda de forma natural, aunque como ves no es demasiado rápido, pero el resultado es fantástico.

Sigue leyendo: ¿Qué beneficios nos aporta la lavanda?


Advertisements