Hablemos de carnitina: ¡para bien y para mal!


La L-carnitina, es un dipéptido al estar formado por dos aminoácidos esenciales: lisina y metionina. Por concepto se define que al ser esenciales obligatoriamente llegan al ser humano a través de la dieta, es decir, el humano no puede sintetizar estos aminoácidos a partir de los precursores; a diferencia de la carnitina que se sintetiza por el organismo en hígado, riñones y cerebro.

La carnitina tiene un relevante y protagónico papel en el metabolismo energético de las células.

Ahora bien, ¿cómo es que funciona como parte del sistema de transporte de grasas y el metabolismo energético?

La carnitina participa en facilitar el transporte de los lípidos (grasas) a los músculos, y ahí, mediante transformaciones metabólicas de las grasas a nivel de las mitocondrias es que se convierte en la energía necesaria para la actividad humana.

La carnitina se sintetiza en hígado y riñones tomando los aminoácidos lisina y metionina que se reciben en la dieta
La ingestión diaria de carnitina satisface la demanda para garantizar el adecuado funcionamiento del fisiologismo humano

Podemos considerar a la carnitina como un “carrito” que incorpora la grasa al “horno”, en este caso la mitocondria, para transformarla en energía. He ahí la explicación del uso de la carnitina para adelgazar y el porque se le reconoce como “quemador de grasa”.

Mientras más carnitina tenga el ser vivo, mayores serán las posibilidades de hacer uso de las grasas en el metabolismo de las células, y quemarlas para obtener energía, En otros términos, las grasas se queman si se necesita más energía y esto es el reclamo fisiológico cuando se incrementa la carga de ejercicios.

Así las cosas ya estamos en condiciones de responder para qué sirve la carnitina

Entre otras funciones se acepta que la carnitina participa en diversos e importantes eventos del fisiologismo de los seres vivos, entre otros:

  • actividad muscular
  • entrenamiento físico, al ser utilizada para los incrementos del metabolismo energético
  • adelgazar, reduce el apetito y en particular para disminuir la grasa que se acumula en el abdomen
  • tratamiento del hígado graso
  • mejora la sensibilidad a la insulina
  • reduce los niveles del colesterol LDL
  • infertilidad masculina
  • antioxidante actuando contra los radicales libres
  • conservar la piel sana
  • reducir la fatiga

Alimentos ricos en carnitina

Una larga lista de alimentos se convierten en las principales y más importantes fuentes de carnitina. En la siguiente tabla elaborada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica (USDA), aparecen algunos de estos alimentos comúnmente usados en la dieta y la cantidad de carnitina que aportan.

Aporte de carnitina segun la composicion de los alimentos que ingerimos Fuente: USDA
Aporte de carnitina segun la composicion de los alimentos que ingerimos Fuente: USDA

El humano sintetiza la carnitina utilizando los amino-ácido que se hallan en los alimentos. Los problemas relacionados con el déficit de carnitina se encuentra en alcohólicos y vegetarianos muy estrictos.

¿Cuánto se debe tomar?

En la literatura médica no aparecen reportes que definan valores determinados de la cantidad de carnitina a ingerir como suplemento. Como hemos visto esta en correspondencia con la dieta diaria de ahí que es aconsejable asesorarse con un profesional.

En general, tomar un rango de 2 a 4 gramos de L-carnitina al día es adecuado para satisfacer las necesidades fisiológicas y ayudar a alcanzar los niveles óptimos para el acondicionamiento físico. En un estudio al respecto se reporta un aumento del 21% de L-carnitina en los músculos de las personas que la tomaban como suplemento. Esta se encuentra como suplemento nutricional en forma de cápsulas, tabletas, y forma líquida.

Efectos negativos derivados del abuso de la ingestión de carnitina

La absorción de carnitina está limitada a satisfacer las necesidades fisiológicas, es decir, el sobreconsumo de carnitina puede producir efectos secundarios como suele ser diarrea y náuseas.

El sobre consumo no coadyuva a que se adelgace por encima del equilibrio entre gasto de energía y el aporte calórico producto de la ingestión de alimentos.

En fin, la carnitina es imprescindible para el normal funcionamiento y puede ser utilizada como suplemento si se practica, por una razón u otra, actividad física intensa.