¿Es el fruto de la granada útil para la longevidad?


La fuente de la eterna juventud está pendiente de descubrir, pero la Granada tiene propiedades increíbles que compartiremos contigo y se ha usado desde tiempos inmemoriales para luchar apoyar y la longevidad.

El fruto de la granada se obtiene del árbol granado (Punica granatum L.)  es comestible.

La granada se ha extendido a múltiples culturas y religiones, fundamentalmente por los beneficios que se le atribuyen para la salud
La granada, originaria del Cercano Oriente (nativa de Irán), se ha extendido a todos los continentes

Su nombre proviene del latín medieval, que significa manzana sembrada.

Su amplio rango de compatibilidad climática le confiere una favorable propiedad que permite su cultivo en diferentes latitudes. Su mejor calidad se logra en regiones con clima seco de verano prolongado y altas temperaturas como en las márgenes de regiones desérticas.

La Granada (Punica granatum), puede igualmente tolerar diferentes alturas, hasta los 1600 m por encima del nivel del mar. Por otra parte, una de las limitaciones para su cultivo son las temperaturas por debajo de los 120 C.

Es un fruto esférico y de piel gruesa lo que hace que sea muy resistente a la desecación, su color rojo externamente le otorga su condición como símbolo de buena fortuna.

 

 

El color violáceo es compatible con su carácter rico en polifenoles
El fruto de granada mostrando sus semillas y el típico color violáceo

El interior del fruto está conformado por compartimientos donde se encuentran las semillas.  Estas últimas se corresponden a la porción jugosa y comestible del fruto, llenos de zumo de color rojo vivo propio de la presencia de polifenoles con alta capacidad como antioxidante.

La granada, como veremos más adelante, por sus efectos a nivel celular, es considerada como una de las frutas más efectivas para la prevención del envejecimiento, especialmente por sus capacidades antioxidantes, antinflamatorias y para reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares.

¿De dónde procede la granada?

El cultivo de la Granada se considera originado en el Cercano Oriente especialmente en Irán, próximo al Mediterráneo, con propagación a los Balcanes, hasta el Himalaya.

Posteriormente continuo su extensión dada su capacidad de desarrollarse, como comentamos con anterioridad, en condiciones que otros frutales no lo logran.

Su potencial de conservación, por su piel gruesa, permitía que las caravanas pudieran transportarles a grandes distancias, sin alterar sus cualidades.

La expansión de su cultivo facilitó su utilización por muchas civilizaciones y religiones que le confieren en cada una de ellas, significaciones diversas sobre la base de las propiedades atribuidas a este fruto:

Griegos Regeneración y vida
Romanos Orden, riqueza y fecundidad
Biblia Judaísmo Santidad y fertilidad
Cristianismo Resurrección y vida eterna
Budismo Fertilidad y abundancia
Corán Fruta del paraíso

 

Con el tiempo se ha extendido desde Asia y el Mediterráneo hasta encontrar plantaciones en los 5 continentes.

Actualmente los principales productores son en ese orden: Irán (reconocida por su calidad y dulzor); India (que la utiliza básicamente para consumo local); Estados Unidos la cultiva especialmente en Arizona y California (la utiliza básicamente para producción de zumo); China; Turquía y España (esta última por su influencia árabe). En América Latina su introducción se debe a colonos y comerciantes.

Detalles interesantes, que apoyan su diversificación y significativos de su amplia diseminación geográfica es que el fruto de La Granada forma parte del escudo de España y en particular de la provincia de Granada, así como del escudo de Colombia, y también de la Ciudad de Granada, al sur de Perú.

¿Qué componentes forman parte de la granada que hacen tan atractivo su uso?

Coinciden diversos autores que la Granada contiene múltiples ingredientes valiosos incluyendo:

  • Punicalagina y Elagitaninos ( aportan los beneficios por su fuerte actividad antioxidante)
  • Flavonoides
  • Ácidos orgánicos (málico, fumárico, oxálico, succínico, cítrico, tartárico)
  • Agua y azúcares (en forma de glucosa, fructosa, sacarosa y maltosa)
  • Bajo contenido de grasas y proteínas (que determina su bajo nivel calórico, 75 cal/100 gramos)

Se describe además que contiene entre otros:

  • Bajo nivel de fibras
  • Bajo nivel de sodio
  • Es rica en minerales: potasio, calcio, magnesio, zinc, hierro y fósforo
  • Vitaminas C, K, complejo B (en especial B1, B2 y B5) asi como flavonoides.
  • Sustancias antinflamatorias, antitumorales y antimicrobianas

¿Cuáles son las principales propiedades farmacológicas atribuibles a la granada?

La fruta de la granada muestra un efecto generador de salud, modulando procesos bioquímicos y fisiológicos en el organismo. Su consumo se relaciona con la prevención de enfermedades crónicas, particularmente frecuente en las personas mayores.

Esta fruta ha sido objeto de investigación durante los últimos diez años, muchas de las cuales han estado dirigidas a precisar:

En el 2016 una revisión publicada en una Revista Profesional de Medicina Alternativa y Complementaria basada en evidencias de la Universidad de Ciencias Médicas en Shahrekord de Irán, país originario y principal cultivador de la granada en el mundo, resumen entre otras, las siguientes propiedades:

1. Propiedades para la salud

  • Antiinflamatorias
  • Antibacterianas
  • Aceite de la semilla
  • Efecto inhibitorio en el cáncer de piel y mama
  • Contiene Fitoestrogenos.
  • Antioxidante intensa (por sus componentes fenólicos)

Reiteramos que el Ácido elágico (Elagitanino) es uno de los principales componentes polifenólicos, que le otorga su actividad antioxidante.

Más información: Quieres conocer otros usos del zumo de granada

2. ¿Porque no todas las personas no responden igual cuando consumen granada?

Muchas de las controversias reportadas en relación a las propiedades farmacológicas de la granada como terapia alternativa a diferentes procesos, han estimulado la realización de investigaciones vinculadas a los mecanismos de la variabilidad de la respuesta individual.

Esta variabilidad se explica cuando analizamos la interacción entre:

  • Microbiota intestinal (conocida también como flora intestinal) y sus factores determinantes.
  • Requerimientos digestivos, para lograr la absorción y posterior disponibilidad de estas sustancias en los órganos diana (órganos que expresarán su efecto), especialmente de los polifenoles contenidos en la granada y sus efectos antioxidantes.

La Microbiota o Flora, que comienza su conformación microbiana desde el nacimiento en múltiple órganos y sistemas, con especial protagonismo en el intestino grueso, son indispensable para nuestra salud.

No se trata de un sistema estable, sino que puede modificarse a través del curso de la vida y muestra variabilidad determinada por factores: genéticos, ambientales y estilos de vida (especialmente nuestros hábitos alimentarios, que interactúan con nuestra flora intestinal transformándose mutuamente). Esta microbiota debe mantener un equilibrio, dentro de la variabilidad. Sus diferencias por los factores referidos, explican las diversas respuestas a alimentos y fármacos.

Precisando los requerimientos digestivos y a pesar de la capacidad antioxidante demostrada de la granada in vitro, no siempre se logra la absorción esperada a nivel intestinal y en consecuencia de los niveles de disponibilidad para expresar sus efectos en el organismo.

Esto se debe a que, cuando ingerimos los polifenoles (elagitaninos) contenidos en la granada y en otros frutos que los contienen, como las fresas, nuestra microbiota intestinal transforma esos polifenoles en moléculas más simples que son las que tienen actividad biológica, conocidas como Urolitinas.

Las diferencias en el tipo y cantidad de estas últimas, son las que explican la variabilidad de cada individuo a la absorción y su biodisponibilidad, y que es, a su vez, dependiente de la microbiota personal. La indiscutible actividad biológica de las Urolitinas, está dirigiendo la investigación a la identificación de las bacterias capaces de facilitar su conversión.

Por otra parte resulta de interés puntualizar, que se describen en la población, la posibilidad de tres grupos metabólicos, cuyo porciento se modifica por la presencia de los factores de influencia antes descritos:

Metabotipo A: Se estima que está presente en el 70% de la población sana. Produce la Urolitina-A (la de los mejores beneficios reportados y la más investigada).

Metabotipo B: Presente en el 20% de la población sana, que puede incrementarse al 30% en personas obesos y con sobrepeso y al 45% en pacientes con Síndrome metabólico y Cáncer colorectal, por las alteraciones presentes de la flora intestinal.

Metabotipo O: Está presente en el 10% de la población sana. Incapacidad para producir Urolitina.

La identificación de estos metabotipos, pueden resultar de utilidad para explicarnos la pobre respuesta de algunas personas que no se beneficiarían con el uso de alimentos ricos en polifenoles y sus efectos antioxidantes, así como, su utilidad como marcador biológico en la detección de riesgo de determinadas enfermedades que se acompañan de alteraciones de la flora intestinal.

Granada y envejecimiento.

Las propiedades descritas en este fruto lo hacen atractivo como producto natural para su uso preventivo en el envejecimiento, por sus efectos en los principales procesos que en él participan y son frecuentes en estas edades, como son inflamación, oxidación, infección, modificación de la concentración y actividad de los estrógenos, cáncer, entre otras.

La coloración violácea es típica de los productos naturales ricos en polifenoles
El jugo de granada exhibe la coloración violácea propia de su alto contenido de polifenoles

Aunque el sistema digestivo, no es de los más afectados por el proceso de envejecimiento y este último tiene un comportamiento individual para los diferentes órganos y sistemas, existen factores añadidos al mismo que pueden ejercer una influencia de cambio en la microbiota intestinal, como son, entre otros:

  • Cambios en los hábitos de alimentación.
  • Cambios en los sistemas enzimáticos intestinales.
  • Pérdida de la dentición y uso de prótesis dentales desajustadas.
  • Cambios en el hábito intestinal.
  • Uso frecuente de antibióticos.

Todos los aspectos que describimos en el presente trabajo, han de considerarse al momento de evaluar los beneficios esperados con el uso de la granada. Esto no significa que desechemos la utilidad de incorporarlo como elemento terapéutico complementario, bajo orientación profesional y evaluando la respuesta individual.

Según artículo publicado en la revista “Nature Medicine”, Johan Aurex y Patrick Aebischer, la Urolitina A, es la única molécula reconocida con posibilidad de participar en el proceso de reciclar las mitocondrias, orgánulos que generan energía, ubicados dentro de las células. Y de esta forma es como la granada participa de forma activa en el remplazo de las mitocondrias dañadas, lo que fue demostrado por estos investigadores en estudios realizados en nematodos y ratones.

Si lo reportado, se comporta igualmente en humanos, en personas mayores, con un metabotipo con capacidad para convertir los polifenoles de la granada en Urolitina A, contribuiría a intervenir por ejemplo en la Sarcopenia que se caracteriza por la pérdida progresiva de la masa muscular asociada al envejecimiento en el que interviene el deterioro de las mitocondrias del músculo.