Fiebre en adultos, ¿cuándo consultar con el médico?


La fiebre en adultos no tiene la misma consideración ni tratamiento que la fiebre en bebés, niños pequeños o adolescentes.   De hecho, cómo y cuándo tratar la fiebre generalmente está determinado por la edad, ya que si no se trata, la fiebre en niños pequeños y adultos mayores puede causar complicaciones.

Aprende más: Otros datos que debes conocer sobre la fiebre

Fiebre en adultos
La fiebre en adultos puede tener mas de 220 causas diferentes

¿Qué es la fiebre en adultos?

Es interesante saber que en la mayoría de los casos la fiebre en adultos es en realidad es un signo saludable: nuestro organismo está luchando contra las bacterias o virus que están causando una infección.  Por eso el tratamiento de la fiebre es, ante todo, el tratamiento de la enfermedad que la provoca.

Sin embargo puede aparecer fiebre por otros motivos; de hecho… ¡hay más de 220 causas de fiebre en adultos!

Hay varios tipos de fiebre en adultos, y los síntomas son diferentes en cada caso.  Los síntomas asociados y generales pueden ayudarte a decidir cómo tratar cada tipo de fiebre.

Por ejemplo la fiebre puede estar acompañada por debilidad, aturdimiento, pérdida del apetito o dolor de cabeza.  También dolores musculares, transpiración, náuseas, vómitos y erupciones.

La mayoría de las personas adultas tiene una temperatura normal de 37°C, aunque este valor puede fluctuar.  Se considera fiebre en adultos una temperatura superior a los 37°C, pero por lo general no es necesario tomar medicamentos con una fiebre inferior a los 38.9°C.

Hay varios tipos de termómetros para tomar la temperatura y hay algunas diferencias entre las temperaturas que mide cada uno de éstos.

Por ejemplo los termómetros axilares registran una temperatura de alrededor de 1°C más baja que otros tipos de termómetros como los que toman la temperatura rectal o temporal (en la frente).

Los termómetros rectales son más recomendados para tomar la temperatura en bebés y niños pequeños, mientras que el termómetro axilar es el más adecuado para medir la fiebre en adultos.

Cuándo debes consultar el médico

Fiebre en adultos
Los adultos deben consultar al medico si la fiebre no cede con medicamentos de venta libre en farmacias

En caso de fiebre en adultos debes consultar al médico si la temperatura supera los 38.9°C y no cede ante los tratamientos con medicamentos de venta libre en farmacia.

También, si aparecen otros síntomas como rigidez en el cuello, dolor en cualquier parte del cuerpo o dificultades para respirar.  Si la fiebre es superior a los 39.4°C y está acompañada de confusión, alucinaciones o convulsiones, es imprescindible la consulta médica en forma urgente.

La fiebre en adultos mayores de 65 años requiere los mismos cuidados pero si tienes más de 65 años o cuidas de un adulto mayor, debes estar atenta a síntomas como dificultades para respirar o confusión y consultar de inmediato con un médico.

Mientras esperas el momento de la consulta médica sigue estas estrategias:

  • Mantenerse hidratado, con agua, bebidas energizantes, té helado o jugos diluídos.  Si no puedes tragar por alguna dificultad, coloca en la boca un cubito de hielo.
  • Evaluar la temperatura periódicamente y llevar un registro de horarios y temperaturas.
  • Hacer reposo.
  • Quitar mantas adicionales y ropa a menos que tengas escalofríos.
  • Tomar baños tibios.
  • Colocar compresas frías en la frente.

Algunos casos de fiebre en adultos

Como decíamos al comienzo…  ¡hay más de 220 posibles condiciones de salud que causen fiebre!

  • Gripe: Hay varios síntomas de gripe pero la gripe casi siempre causa aumento de temperatura.  La fiebre causada por la gripe puede ser leve o llegar hasta los 40°C.  Otros síntomas de gripe son escalofríos, transpiración y frío a pesar de la alta temperatura.  Estas fiebres suelen durar aproximadamente una semana, y no menos de tres o cuatro días.
  • Faringitis: esta enfermedad se caracteriza por inflamación y dolor en la garganta y es causada por una bacteria llamada estreptococo A.  La fiebre de la faringits es repentina y superior a 38°C.
  • Bronquitis: la bronquitis es una inflamación de los tejidos de los bronquios.  La fiebre es uno de sus síntomas, junto con tos, moco espeso, sibilancias, dolor en el pecho y dificultades para respirar.  Si la bronquitis aguda no se trata puede convertirse en bronquitis crónica con graves consecuencias para la salud.  La bronquitis se considera crónica si tiene una duración de más de tres semanas y está acompañada de dificultades para dormir, fiebre alrededor de 38°C, moco y dificultades para respirar.
  • Fiebre de origen desconocido: este tipo de fiebre es una fiebre de alrededor de 38,3°C con una duración de más de tres semanas y sin causas aparentes.  De hecho hay cuatro tipos de fiebre de origen desconocido, la clásica que afecta a personas sanas y puede estar causada por infecciones; la fiebre adquirida en forma intrahospitalaria, la causada por deficiencias del sistema inmune y la asociada al SIDA.
  • Fiebre por intoxicación con alimentos: este tipo de fiebre es el resultado de ingerir alimentos en mal estado, y está acompañada por náuseas, vómitos y diarrea.  Es interesante saber que las intoxicaciones por alimentos no son raras.  Según los CDC de los Estados Unidos, 48 millones de personas en todo el mundo padecen cada año enfermedades causadas por alimentos en mal estado.  Sin embargo la fiebre causada por ingerir alimentos en mal estado es leve, excepto que la intoxicación sea realmente grave y en ese caso la fiebre es de 39°C o más.
  • Sobredosis de cafeína: ¿Estás tomando demasiado café o bebidas con cafeína como té, gaseosas o refrescos? ¡Cuidado!  Podrías ser víctima de una sobredosis de cafeína.  Según los nutricionistas, la cantidad diaria de cafeína recomendada no debe superar los 400 mg.  Sin embargo el nivel de tolerancia a la cafeína varía en cada persona, por lo que bajar el nivel de cafeína a la mitad puede llevar entre 1,5 s 9,5 horas según el organismo.    Para orientarte, debes saber que una taza de café negro contiene 260 mg. de cafeína.  Los síntomas de sobredosis de cafeína aparecen de inmediato y desaparecen una vez que se ha metabolizado la sustancia, como mareos, diarrea, sed, dificultades para dormir, irritabilidad, dolor de cabeza y fiebre.
Fiebre en adultos
Una taza de cafe contiene aproximadamente la mitad de la dosis diaria admitida de cafeina

Esto te interesará: Trucos para bajar la fiebre