5 formas de evitar la obsesión con el peso para sentirte mejor


La temida Operación Bikini está llegando a su fin. Cada vez vemos más cerca el verano y con él, empieza el buen tiempo, la ropa más fresca, las salidas a playas, el calor… Todo esto hace que los cuerpos vuelvan a tomar el protagonismo y salgan de la triple capa protectora de ropa en la que se encontraban envueltos. Para algunos, es un gran momento, pero otros comienzan una obsesión con el peso que puede llegar a ser bastante peligrosa.

En nuestro artículo de hoy queremos precisamente ayudarte con esto. Debes entender que todos los cuerpos son bellos, que no puede haber dos personas iguales y que no todos podemos tener el mismo tipo de cuerpo. Además, para gustos los colores. Igual que no a todo el mundo le gustan rubios o morenos, tampoco te tienen que gustar rellenitos o delgados, ¿no?

Otros artículos de interés: Como acelerar el metabolismo

Cómo evitar la obsesión con el peso

Adelgazar el pubis

Ve de compras y siéntete bien

Vamos a empezar a paso a paso. Si crees que tienes una posible obsesión con el peso, de nada te va a servir que te digamos que debes quererte y que todo está en tu mente. El autoestima no se cambia de un día para otro, por lo que debes ser tú quien le ayude a comenzar a verte mejor. ¿Cómo? A través de la ropa.

Ve de compras y define un nuevo estilo. Fíjate en qué prendas te sientan mejor, qué tipo de cuerpo tienes y por tanto, qué debes disimular y qué debes ensalzar. Pruébate diferentes estilos de ropa, incluso los que crees que no te gustan o que no te van a sentar bien, es posible que te lleves una sorpresa.

Ahora que ya tienes ropa nueva que te favorece y con la que te sientes a gusto, verás como das el primer paso para empezar a sentirte mejor con tu cuerpo.

No quieras que te quieran por tu cuerpo

¿De verdad quieres que tus amores o tus amigos te quieran por tu cuerpo? Tú eres mucho más que eso. Si alguien te quiere solo porque estás delgado, créenos, no te quiere nada, y esa relación está abocada al fracaso en unas pocas semanas.

Si buscas a alguien que te quiera de verdad, con tus defectos y tus virtudes, habrás encontrado a alguien que realmente merece la pena y que sabe que tú también mereces la pena. Está muy bien que te quieras cuidar y que quieras gustar, pero sin machacarte por ello ni pensar que unos kilos de más o de menos van a hacer que alguien se enamore de ti o que tengas más éxito. El amor es mucho más que eso, no lo olvides.

Come de todo, sano y sin pasar hambre

Otra forma de evitar la obsesión con el peso es no pasar hambre. Este es un fallo bastante habitual en todos nosotros cuando decidimos que queremos cambiar nuestra figura. Lo relacionamos con la comida e inmediatamente comenzamos dietas estrictas sin orden ni control, que al final terminamos haciendo mal.

No te dediques a no comer o a saltarte comidas. La clave está en mantener una nutrición equilibrada y sobre todo sana. ¿Por qué? Porque nuestra salud depende en gran medida de la alimentación, de lo que comemos y de cómo lo comemos, por lo que comer sano debería ser tu objetivo mucho más allá de si has ganado o has perdido unos kilos.

Si comes sano y eliges bien los alimentos y las horas, te aseguramos que podrás mantener un plan nutricional que te permita no pasar hambre y cuidarte a la vez que disfrutas con la comida.

Mantente activo

Y si hablamos de comida y alimentación, es inevitable no hablar también de rutinas y ritmo de vida. El ejercicio es clave para perder peso (¡o para ganarlo! recuerda que la obsesión con el peso puede estar en ambos lados).

Si te gusta algún deporte, practícalo, si no, intenta encontrar algo que te guste. Lo importante es que disfrutes con ello, que seas constante y que te ayude a estar más activo. Si caes en un ritmo de vida muy sedentario, por mucho que trates de comer bien o por muchas dietas estrictas que hagas nunca vas a adelgazar.

Si no sabes cómo empezar, puedes comenzar simplemente obligándote a andar a pasar ligero durante una hora cada tarde. Poco a poco ve aumentando el ritmo, de intensidad o de tiempo, ve introduciendo nuevas rutinas y verás como vas progresando poco a poco. Recuerda: la clave está en la constancia, no en una extra motivación al principio que te hará dejarlo rápido.

Proyecta un plan a largo plazo

Por último, para evitar la obsesión con el peso, recuerda que esto debe ser una carrera de fondo. Vale, quizás para la Operación Bikini 2018 ya no llegas, pero recuerda que tras ella vendrá la de 2019 y para esta te aseguramos que aún estás a tiempo. Seguro que estás pensando que quedan muchos meses por delante y que ya tendrás tiempo de preocuparte por ella, pero piensa esto, si el año pasado hubieses pensado lo mismo y, sobre todo, si lo hubieses ejecutado, ya lo habrás conseguido. ¿Por qué no empezar ahora?

Lo bueno de planificar algo a largo plazo es que no tienes que ser tan restrictivo, puedes tener algo más de libertad y sobre todo ir poco a poco. Calcula cuanto quieres perder en total, divídelo entre doce meses y verás el poquísimo esfuerzo que deberás hacer para conseguirlo.

¿Por qué hay quienes quieren ganar peso y quienes quieren perder peso?

Deja de temer la báscula

Es sencillo: porque nadie está conforme con lo que tiene. El ser humano es inconformista por naturaleza, por eso, quienes están más rellenitos quieren adelgazar y quienes están muy delgados quieren tener carnes.

Por eso, hablamos de obsesión con el peso en este artículo, no de obsesión por adelgazar ni por engordar, ya que cada caso es un mundo pero al final todo desemboca en una misma cuestión: no estar contentos con nuestro cuerpo.

Y por último, recuerda: el peso es una cuestión de autoestima

cómo adelgazar los muslos

Efectivamente, la belleza es muy subjetiva y al final solo depende de nuestro autoestima. Como hemos dicho anteriormente, quien te quiera te va a querer seas como seas, si alguien se tiene que enamorar de ti lo hará de tu alma, no de tu físico. El cuerpo y el físico en general es algo superficial, sí, ayuda para una historia pasajera, pero sin más. Y seguro que no es eso lo que quieres a largo plazo.

Por tanto, sal, disfruta, come, salta y vive sin pensar en si estás más gordo o más delgado, en si te faltan músculos o si tienes la piel demasiado flácida. Cuídate para verte bien, piensa cómo te gustaría estar, por ti, no por nadie, y busca cómo conseguir tu objetivo sin obsesionarte y sobre todo siendo feliz. Al final, la felicidad es lo más importante de nuestra vida y es lo que realmente debemos cultivar, no nuestro cuerpo ni cualquier otra cosa superficial.

Si quieres darles algún otro consejo a nuestros lectores que, como tú, han llegado a este artículo preocupados por su peso, puedes hacerlo mediante los comentarios o en las redes sociales. ¡Estaremos encantados de escucharte!

Sigue leyendo: Las cenas que te harán engordar