Este huevo tiene sangre, ¿me lo puedo comer o es peligroso?


Si has llegado hasta aquí es porque probablemente estás preparando la comida y al abrir un huevo, ¡sorpresa!, la yema tiene un pelín de sangre. A veces puede ser casi imperceptible, mientras que en otras ocasiones es una especie de “picotazo” rojo de tamaño mediano. ¿Qué hacemos con esto? Tal vez tu primera reacción haya sido tirarlo, por precaución… que ya sabes que el tema de los huevos puede llegar a ser muy controvertido. Pero si, como a nosotros, no te gusta tirar comida, sigue leyendo que te vamos a contar cómo puedes saber si el huevo está en buen estado o no.

Hay que tener mucho, muchísimo cuidado con los huevos, y aparte de seguir las indicaciones habituales de salubridad, observar bien su aspecto. La presencia de sangre, a priori, no es mala. Pero déjanos que te contemos por qué aparece, cuáles son sus causas y sus posibles consecuencias. Además, te contaremos también en qué casos nunca debes comerte un huevo aunque parezca que está en buen estado. Y es que más importante que comer rico es comer sano y, aunque el huevo es un alimento buenísimo y muy rico en nutrientes, también puede provocar problemas si los ingerimos en mal estado.

Sigue leyendo: Descubre más curiosidades del huevo

¿Por qué este huevo tiene sangre? ¿A qué se debe?

No suele ser habitual, pero seguro que alguna vez en tu vida has abierto un huevo y te has encontrado con que tiene un pequeño grumito de sangre. En general, si un huevo tiene sangre no significa que debas tirar el alimento. Sus propiedades se mantienen en perfecto estado, las organolépticas y también las nutricionales, pero además su consumo es seguro. Eso sí, debes estar bien seguro de que la mancha es una mancha roja de sangre y no una mancha roja por contaminación, que podría derivar en una intoxicación alimentaria. Y seguro que ya sabes lo peligrosas que pueden llegar a ser las intoxicaciones a raíz del huevo.

Pero, ¿por qué puede existir sangre en la yema del huevo? Lo más habitual es que se trate de una ruptura de los vasos sanguíneos en el momento de la formación del huevo, algo que no afecta para nada ni a la calidad del producto ni mucho menos a la salud de la persona que los consuma. Existe una mínima posibilidad de que se trate de alguna enfermedad en la gallina que puso el huevo, pero es algo muy raro y de lo que no te deberías preocupar ya que las gallinas siguen controles muy exhaustivos para que se pueda asegurar que se encuentran en perfecto estado.

huevo cocido

¿Y cómo distinguir la sangre de la coloración por contaminación?

Una buena manera es fijarte bien de dónde procede ese tinte. Si está en la yema, seguramente será sangre. También puedes notar su forma, si es como un pellizquito sin más o si se extiende a lo largo de toda la yema o la clara, desconfía. También el color puede variar, si tiene un tono más carmín, puede deberse a un tinte por contaminación. En general, tenemos que reconocerlo, no suele ser habitual encontrar este tipo de manchas, como veremos a continuación, ni por sangre ni por contaminación.

Si tienes dudas, siempre te aconsejamos que con la ayuda de un tenedor y de una cucharita de café retires esas partes del huevo que tal vez no están como a ti te gustaría, incluso que haces cuando se cae algo de cáscara al bol en el que piensas batirlos o incluso a la propia sartén. Para distinguir también de que se trate de una simple gota de sangre, analiza bien su olor, su color y su aspecto. Los sentidos tienen mucho que decir a la hora de valorar las propiedades organolépticas de los alimentos.

Otras manchas y problemas que puedes encontrar en los huevos

Ya hemos visto qué pasa si un huevo tiene sangre, pero, ¿hay más daños estéticos que pueden aparecer en este alimento? Sin duda. Es habitual también que tengan pequeñas manchas densas blancas en la parte de la clara. En este caso, aunque parezca un defecto, nada más lejos de la realidad, ya que estas pequeñas marquitas lo que nos indican realmente es que se trata de un producto muy fresco.

También puede suceder que el huevo tenga pequeñas pizquitas negras. Esto tampoco suele ser síntoma de mala calidad, insistimos en la importancia de fijarse en el resto de cualidades (olor, aspecto, color, textura, sabor…). Eso sí, si solo es una pequeña pizquita negra en todo el huevo, no hay problema, pero si está plagado de estas entonces sí que puedes empezar a desconfiar de qué puede estar sucediendo. Como ves, si el huevo tiene sangre no solo es lo único que te puedes encontrar. ¿Cuál es la peor tonalidad? La verde. Esto indicará que el huevo ya está caducado. ¡Nunca te comas un huevo que tenga trozos verdes!

¿Por qué no habías visto hasta ahora si huevo tiene sangre?

No te creas que es algo habitual. De hecho, es la propia industria alimentaria la que evita que el huevo pueda presentar irregularidad que, aunque no afecten a la calidad, sí pongan en duda al consumidor. Como te hemos dicho, precisamente es el huevo uno de los alimentos más controvertidos en cuanto a intoxicaciones y otros problemas similares, por lo que tratan de evitar que se muestre algún tipo de defecto que pueda hacer que el consumidor dude por esto.

¿Y cómo lo hacen? A través de diferentes muestreos, se puede determinar, mediante el uso de maquinaria específica, si existe algún cambio de coloración habitual en el interior de un huevo. También se puede determinar a raíz de la cáscara. Y, por supuesto, la industria pone especial cuidado en que los pollitos sigan un programa de vacunación concreto y específico para evitar ciertas enfermedades, además de cuidar bien el espacio que habitan (higiene, ventilación, iluminación…). Todo ello en pro de que los huevos salgan lo mejor posible y se eviten estos problemas de coloración que pueden dar lugar a dudas y peligros en el consumidor.

huevo batido

¿En qué más debemos fijarnos a la hora de consumir huevo?

Ya te lo hemos mencionado a lo largo de este artículo, pero es muy interesante que lo tengas totalmente en cuenta para que, la próxima vez que vayas a cocinar con huevo o incluso si lo estás haciendo ahora mismo, puedas valorar si el huevo está en buen estado o no. El color que presente es muy importante y más que color en sí de la yema o el huevo es ver si tiene algún tipo de coloración verde o si presenta demasiadas pintitas de otros colores.

También debes fijarte en la textura, en el aspecto que presenten los huevos al batirlos, y en el olor. Un huevo que huela mal no tiene más discusión, debes tirarlo inmediatamente. También es importante que mires la fecha de caducidad. Suele ser un valor a tener en cuenta en todos los alimentos, pero con los huevos es aún más importante porque es un alimento que puede llegar a ser muy controvertido porque un huevo en mal estado puede provocar serias intoxicaciones con problemas para la salud.

Otros artículos de interés: Recetas deliciosas con huevo