Estás usando mal los tampones… y tú aún ni siquiera lo sabes


¿Te ha pasado alguna vez que notas que las reglas son demasiado molestas, que tienes escapes de sangre incluso usando tampones o que cuando termina el período eres más propensa a infecciones o ciertas dolencias en la zona? Amiga, déjanos decirte algo. Tal vez te estás equivocando en la forma en que usas los productos de higiene íntima y más concretamente los famosos tampones que, aunque sean maravillosos en la mayoría de los casos, no siempre los usamos de forma correcta.

Pero, ¿de verdad se pueden usar mal los tampones? Así es. La complicación que nos pueden presentar a lo largo de nuestra vida no solo termina cuando ya aprendemos a colocarlos las primeras veces, sino que, con el tiempo, quizás por la confianza que sentimos hacia ellos o por simple despiste, puede provocarnos ciertos problemas por un mal uso o un uso incorrecto. ¿Quieres saber más sobre este tema para valorar si tú también cometes estos errores o si hay algo que puedas hacer mejor de cara al futuro? Sigue leyendo y te contamos todo lo que necesitas saber sobre este práctico método de higiene íntima femenina.

Sigue leyendo: Conoce más sobre los tampones

¿Estás escogiendo el tamaño adecuado de tampones?

Sabemos que es un engorro comprar diferentes tamaños de tampones, pero realmente no puedes pasar toda la menstruación solo con uno o dos tamaños distintos. Es muy habitual que muchas mujeres compren dos tamaños (mediano y grande), para con esto salvar toda la menstruación. Pero es un error, ya que realmente también necesitaríamos el pequeño y algo intermedio entre el mediano y el grande. ¿Cómo saber si lo estás haciendo bien o no en cuestión de tamaños de tampones? Muy sencillo: míralo cuando lo sacas.

Si sale casi limpio y notas incluso que te roza o te molesta un poco al salir, te estás equivocando de tamaño. Es cierto que solemos escoger algo más grande de la cuenta para estar más seguras, pero valora si hay algo intermedio que posiblemente pueda ser lo que mejor te puede venir para este momento. También ten en cuenta que no se tiene el mismo flujo de sangre por la mañana que por la noche, al igual que no se tiene la misma cantidad en el segundo día que en el cuarto. Merece la pena hacer la inversión de cajas de tampones de distintos tamaños e ir combinándolas para poder optar en cada momento al tamaño idóneo. Usar un tamaño que no es el adecuado te puede provocar infecciones, pérdidas de sangre o incluso alguna herida.

algunos remedios naturales para tratar la candidiasis

¿Por qué tienes pérdidas de sangre incluso usándolos?

Este es otro de los errores que no deberían suceder. Los tampones son uno de los productos de higiene femenina que mejor funcionan para evitar escapes y si los has probado de manera correcta sabrás de lo que te hablo. Es increíble que puedas hacer con ellos cualquier actividad física y que no se derrame ni una sola gota. Entonces, ¿por qué hay mujeres a las que sí se les escapa?

La clave, de nuevo, se puede encontrar en el tamaño elegido. Si coges un tampón más pequeño de lo que necesitas en este momento, este se desbordará provocando que tengas manchas en la ropa interior y, en el peor de los casos, en el pantalón o la falda que lleves puesta. Puedes comprobar cómo va sin sacarlo a través del hilo. Si este empieza a estar manchado, sin duda es el momento de cambiarlo.

¿Dejas los tampones más de 8 horas?

Otro de los errores a la hora de usar este producto y que te puede provocar serios problemas de salud. En general, los tampones son muy prácticos y puedes dejarlos puestos hasta ocho horas sin problemas. Pero el error viene de no leer bien las indicaciones cuando cambiamos de marca o de tamaño, porque existen otros que pueden recomendar una cantidad menor de tiempo. En cualquier caso, dejarlos puestos más tiempo de la cuenta puede conducir a infecciones y otra serie de problemas relacionados.

Durante el día quizá es más fácil cambiar el tampón, pero para algunas mujeres el problema viene por la noche, ya que no se levantan para hacer el cambio, sobre todo cuando es fin de semana y podemos pasar durante hasta diez horas en el mejor de los casos. Por una vez que lo hagas y en condiciones normales no debería haber problema para esto. Sin embargo, hay que tener cuidado y no convertirlo en una rutina habitual ni tratar de “aprovechar” más rato la vida útil de cada tampón. Duran lo que duran y no hay más, no hay que intentar exprimirlo porque esto nos puede conducir a situaciones desagradables que se pueden evitar perfectamente simplemente teniendo un poco de coherencia.

síndrome del shock tóxico tampones menstruales

¿Lo has colocado bien?

Otro error, especialmente si llevas pocos meses usándolos, es colocarlos mal. Esto puede ocasionar pérdidas de sangre, pero también incomodidad. Insistimos, algo que ya has escuchado seguro mil veces: si lo notas, es que no está bien puesto. Es normal que, en los primeros minutos, especialmente ya en los últimos días en los que la vagina está más seca, puedas notar un pelín de incomodidad, pero en cuanto te levantas y das unos pasos se te pasa esta sensación. El problema es si sigues notándola después, en ese caso, te aseguramos que te lo has puesto mal.

Puedes tratar de empujarlo un poquito con los dedos (nunca sacarlo y meterlo de nuevo), pero el consejo que te podemos dar para próximas veces es que uses el aplicador sin miedo. Mete la puntita antes de empezar a empujar, nunca lo hagas con el aplicador fuera, solo apoyado en los labios, porque entonces te aseguramos que no lo vas a meter bien. Y si te levantas y te molesta un pelín, trata de andar un poco para ver si él solo se recoloca y se va la molestia. Colocar mal un tampón puede causar heridas.

¿Tienes alguna contraindicación médica?

Es evidente que los tampones son totalmente seguros y que los pueden utilizar mujeres de cualquier edad. Pero seguro que también has oído hablar de ciertos problemas asociados a ellos, como el Síndrome de Shock Tóxico. No es nada normal que esto suceda y, aunque pasa, es algo raro, pero sí que te pedimos que consultes con tu ginecólogo si has pensado en empezar a usarlos o simplemente tengas en cuenta si tienes algún tipo de problema que él te haya mencionado anteriormente y que pienses que te puede impedir usarlos.

Bien utilizados, son un producto que te puede llegar a cambiar la vida porque, especialmente si eres de las que la regla las molesta mucho, te va a reducir muchísimo esas molestias. Pero no queremos que tengas ningún problema asociado a su uso. Utilízalos siempre siendo las indicaciones del fabricante, los consejos del ginecólogo y valorando tu situación personal. Vas a convivir con la regla muchas décadas de tu vida, así que trata de llevarla lo mejor posible y utilizar todas las herramientas que la industria pone en tus manos. No sufras sin motivo, no hay ninguna necesidad de hacerlo y hoy en día existen muchas herramientas muy útiles. ¡Aprovéchalas!

Otros artículos de interés: ¿Sabes qué es el Síndrome de Shock Tóxico?