Pros y contras de cada producto de higiene íntima femenina


Hay un producto de higiene íntima femenina para cada mujer, pero, en ocasiones, nos cuesta trabajo encontrar el nuestro. ¿Por qué? Seguimos usando lo mismo por costumbre, sin probar cosas nuevas, o simplemente no queremos asumir que nuestro ciclo ha cambiado con nosotras y que, lo que antes nos iba bien, ahora ya no funciona como debería.

Encontrar el producto de higiene íntima femenina que mejor nos va no es tan fácil como debería. Por eso, hoy hemos querido hacer este artículo, para que te replantees si estás usando la mejor opción para ti y que te animes a probar otro que creas que puede encajar mejor contigo, con tu ciclo y con tu estilo de vida. ¿Eres más de compresas, de tampones o de copa menstrual?

A continuación, vas a conocer mucho mejor cada uno de ellos. Nosotras los hemos probado todos para poder contarte con todo lujo de detalles cuál es el que mejor se puede adaptar a ti y a tu cuerpo. ¡No sigas sufriendo innecesariamente con la menstruación! La regla no tiene que ser algo tan malo como lo pintan y elegir el mejor de producto de higiene íntima femenina para ti es el primer paso.

Sigue leyendo: ¿Qué es el Síndrome de Shock Tóxico?

Lo mejor de las compresas, el producto de higiene íntima femenina más popular

Las compresas siguen siendo el rey por motivos muy evidentes. El primero de ellos es que son realmente fáciles de usar. Basta con pegar la zona del pegamento a la braguita y listo. Además, hay de diferentes tamaños, grosor, largo, espesor… Por lo que basta con probar diferentes marcas y modelos para terminar escogiendo la que mejor te vaya. También, al existir tantísima variedad, podrás ir cambiando por días según la que te vaya mejor o peor, incluso hay compresas para el día y otras compresas para la noche.

Al ser tan fáciles de poner también son muy sencillas de cambiar y puedes hacerlo en cualquier lugar, en solo unos segundos y sin manchar nada. Las puedes desechar en cualquier papelera o basura.

Lo peor de las compresas: ¿es la reina de los escapes?

Probablemente el peor punto de las compresas es que es quizás el producto de higiene íntima femenina que a muchas mujeres les producen más escapes o pérdidas de sangre fuera de la propia compresa, por lo que se puede manchar la ropa o incluso las sábanas. Si esto sucede puede ser que no está bien puesta, que el tamaño no es el adecuado o que se ha movido, algo que puede pasar sobre todo por la noche.

Otro inconveniente es el precio, ya que, de media, cuesta a cada mujer en torno a 30 euros anuales. Tomando una vida menstrual media de 40 años, el coste ascendería a unos 1.200 euros. Pero, además, hay que tener en cuenta el coste medioambiental y es que solo hace falta calcular la cantidad de compresas que se usan cada mes para ver que estamos tirando muchos desechos. Su gran inconveniente es que pueden limitar la vida de la mujer, por ejemplo, no se pueden mojar, por lo que no se puede ir a la playa con ellos. Por último, destacamos el olor, que, aunque la mayoría ya tratan de neutralizarlo, todavía no es totalmente un logro.

productos de higiene íntima femenina sangrado entre ciclos cólicos menstruales molestias de la menstruación causas del retraso de la regla por qué se retrasa la regla remedios naturales para los dolores menstruales

Los pros de los tampones, otro producto de higiene íntima femenina que arrasa

Junto con las compresas, los tampones son la otra gran alternativa para la mayoría de mujeres. Su mayor ventaja es que los hay de diferentes tamaños, por lo que lo mejor es tener diferentes cajas e ir cambiándolos según el día del ciclo. Además, duran bastante y podemos tenerlos puestos hasta ocho horas. Los tampones son pequeños y discretos, por lo que se pueden llevar en el bolso o incluso en el bolsillo y cambiarlos en cualquier lugar.

Su mayor ventaja es que permiten total libertad de movimientos y son la mejor opción para ir a la playa o a la piscina, hacer deporte, etc., sin miedo a pérdidas. Si están bien puestos y no se ha excedido la cantidad de sangrado que pueden recoger, no hay pérdidas. Además, suelen neutralizar bien el olor.

Inconvenientes de los tampones

Entre los inconvenientes de los tampones existen algunos compartidos con las compresas, como el precio o el coste medioambiental. Pero, además, se suman las posibles infecciones, como el Síndrome de Shock Tóxico, una enfermedad que para nada es habitual, pero que no hay que olvidar que existe y puede tener graves consecuencias.

Otro inconveniente es que a algunas mujeres les resulta difícil ponérselo, especialmente si son muy jóvenes, por lo que se necesita algo de práctica (y usar aplicador) hasta conseguir ponerlo y quitarlo sin esfuerzo. También, si se pone mal, puede hacer algo de daño en el interior, algo que, por supuesto, no es nada agradable.

síndrome del shock tóxico tampones

Ventajas de la copa menstrual, el nuevo producto de higiene íntima femenina

Lo cierto es que no es nuevo, pero el mercado lo ha recibido como tal y es que es justo ahora cuando se está usando la copa menstrual con menos tapujos. Su mayor ventaja es que duran hasta diez años, por lo que salen muchísimo más rentables de precio. Haciendo el cálculo de una persona que las use durante toda su vida menstrual, el coste total sería de unos 100 euros, como ves, infinitamente más barato que los tampones o las compresas. Además, esto también supone un enorme beneficio en el medio ambiente.

Pueden proteger hasta 12 horas, por lo que resultan ideales para trabajar o dormir, además son muy cómodas si están bien puestas. Otra ventaja es que también neutralizan el olor y no provocan infecciones como la mencionada anteriormente del Síndrome de Shock Tóxico.

Es muy fácil de limpiar, tanto entre cada puesta, que solo necesita que se enjuague un poco con agua, como después de cada ciclo, momento en el que será necesario esterilizarla tan solo tres minutos en un cazo con agua hirviendo.

Lo peor de la copa menstrual

Es un producto que mancha bastante tanto al ponerla como al sacarla. Además, a algunas personas les puede incomodar un poco la visión de tanta sangre junta, por lo que, hasta que se acostumbren, puede ser algo desagradable.

Además, si se opta por una copa sin aplicador, puede ser algo complicado ponerla, ya que hay que introducir todos los dedos dentro para colocarla, antes de que haga ese efecto vacío que necesita para adaptarse bien. Si no se elige bien el tamaño puede haber pérdidas. El mayor inconveniente radica en tener que cambiársela fuera de casa, ya que, como decimos, es un producto algo aparatoso para ponerlo o quitarlo. Se recomienda tener un par de copas, de distintos tamaños, para ir cambiándolas. También es cierto que, al ser un producto más caro de primeras que los tampones o las compresas, si la mujer no se adapta a él habrá perdido el dinero si quiere volver a usar desechables, ya que normalmente no se podrá devolver una vez usado.

copa menstrual

Y tú, ¿qué producto de higiene íntima femenina escoges cada mes? ¿Has probado todos los que hemos mencionado en este artículo?

Otros artículos de interés: Todo lo que necesitas saber (y no te atreves a preguntar) sobre la copa menstrual