Dieta para la Fibromialgia; ¿Qué alimentos son aconsejables?


Las personas que sufren de fibromialgia tenemos un dolor generalizado además de otros síntomas como la fatiga crónica, mala circulación de la sangre, dolores de cabeza constantes, etc. Cada persona puede presentar más o menos dolor en función del avance de la enfermedad en su caso y los medicamentos, ayudan, pero no siempre nos funcionan bien o acaban con el dolor por largo período de tiempo.

Es por ello que los afectados por esta enfermedad buscamos todos los remedios posibles para minimizar el dolor y los otros síntomas de esta, ya sea con remedios naturales, con dietas equilibradas, etc. En este caso, vamos a ver cuáles son los alimentos que se aconsejan y cuáles son los que no se aconsejan para las personas que sufrimos de fibromialgia. Veremos una dieta para la fibromialgia de lo más completa y saludable.

Dietas para la fibromialgia
Foto cortesía EvelynGiggles en Flickr.

Alimentos aconsejados para la dieta para la fibromialgia

Vamos a ver una lista de familias de alimentos que son saludables y que se aconsejan para las personas que padecemos esta enfermedad:

  • Productos lácteos: los productos lácteos son un buen alimento para las personas que sufrimos esta enfermedad pues son ricos en calcio y en vitamina A y D. Eso sí, siempre debemos intentar tomarlos desnatados.
  • Las frutas: las frutas son otros alimentos muy recomendados para nosotros y siempre deberemos hacer un esfuerzo para consumirlas crudas.
  • Las verduras: las verduras son alimentos que debemos incluir en todas nuestras dietas, pues son de lo más saludables para nuestro organismo. En el caso de las personas que sufrimos fibromialgia debemos consumirlas crudas. En caso de hervirlas, debemos intentar que no sea más de 10 minutos, ya que estas perderían todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.
  • Legumbres: las legumbres, sobre todo la soya, son alimentos que nos aportan una gran cantidad de proteínas, minerales y ácidos. Todos estos nutrientes nos ayudarán a sentirnos mejor y daremos la cantidad de minerales que nuestra musculatura necesita. Veremos que el dolor se apaciguará un poco si hacemos dietas ricas en minerales.
  • Cereales: los cereales que integremos a nuestra dieta para combatir y mejorar los síntomas de la fibromialgia deben ser, a ser posible, integrales. Estos cereales nos aportan muchas vitaminas, como por ejemplo la vitamina B y minerales como el selenio.
  • Alimentos alcalinizantes: estos alimentos son especiales y son de lo mejor para las dietas en las que queramos mejorar los síntomas de la fibromialgia. Estos alimentos son muy ricos en minerales y nos aportarán todo lo que necesitamos. Algunos de estos alimentos son las algas, la lechuga, el perejil, las almendras y el maíz.

Por otro lado, debemos saber que también hay una gran variedad de alimentos que debemos sacar de nuestra dieta, pues no son de lo más favorables para nuestra salud y son pobres en los nutrientes que necesitamos las personas con fibromialgia.

Alimentos no aconsejados para la dieta para la fibromialgia

Hay varios alimentos que no son buenos para mitigar los síntomas de esta enfermedad. Vamos a ver algunos de ellos para que los podamos conocer y excluir de nuestra dieta.

  • Espinacas, acelgas, remolachas, sardinas, mariscos, etc.
  • Carnes grasas, embutidos y mantequilla, pues son alimentos que llevan una gran cantidad de grasas saturadas y no aportan los nutrientes que necesitamos.
  • Tomates, patatas y pimientos deben ser excluidos también de la dieta ya que la solanina, una sustancia que hay en ellos, actúa sobre el músculo produciendo mucho más dolor e inflamación.

Obviamente, debemos también dejar de lado los productos que los médicos nos hayan dicho, así como otros productos que no son buenos en nuestro cuerpo, como pueden ser la sal, el alcohol, etc.

Esta es una dieta que podemos hacer sin miedo tanto los que sufrimos fibromialgia como los que no, ya que es de lo más variada y nos aporta todo lo que necesitamos. Por otro lado, recordar que el ejercicio suave es también una buena manera de dar elasticidad a la musculatura y nos permite sentirnos más vivos. Esto sí, cada uno de los enfermos de fibromialgia deberá hacer ejercicio moderado a su ritmo y no forzarse más de lo que su cuerpo le permita.