Dolor en los pezones: cuidado de los pezones durante la lactancia


El dolor en los pezones durante la lactancia generalmente es consecuencia de  malas posiciones al amamantar, que impiden que el bebé succione adecuadamente.  Realmente la inflamación de los pezones, ampollas o dolor… ¡no son normales! Mucho se insiste sobre la importancia de la lactancia materna.  La hora de amamantar debe ser placentera para ambos, ya que además de la alimentación, ayuda a fortalecer los vínculos entre madre e hijo.   Si sientes dolor o molestias en los pezones y esto dificulta el amamantamiento, entonces esta nota es para ti.

Lee acerca de: Más problemas de los pezones

Dolor en los pezones
Para evitar el dolor en los pezones al amamantar el bebe debe estar en la posicion correcta

Causas del dolor en los pezones al amamantar

Casi ninguna mamá primeriza sabe muy bien cómo amamantar.  Además, hay muchos temores y mitos alrededor del amamantamiento, y unas pocas instrucciones antes del alta de la maternidad no son suficientes.  Las consecuencias pueden ser frustrantes: dolor en los pezones, agrietamiento, inflamación de las mamas y un bebé que no logra saciar su hambre.  Así, en muchos casos se desestima la lactancia materna y los bebés son alimentados precozmente con biberones y leches maternizadas.

Una interesante cartilla de UNICEF  nos da la clave para un amamantamiento exitoso: la posición de la madre y el bebé.  La forma en que el bebé succiona el pezón es la base.  Para saber si el bebé está en la posición correcta chequea esta lista:

  • El cuerpo del bebé está vuelto hacia la madre.
  • Hay contacto entre la barbilla del bebé y el seno materno.
  • La boca del bebé completamente abierta,
  • Se puede ver más piel del pezón por encima de la boca del bebé que por debajo.
  • El bebé succiona con fuerza y se lo escucha tragar la leche.
  • El bebé está tranquilo y contento.
  • No hay dolor en los pezones.

La posición incorrecta puede causar entre otros problemas:

  • Dolor en los pezones.
  • Grietas en los pezones.
  • Sangrado o costras en los pezones.
  • Ampollas o moretones en los senos (la inflamación de los senos también puede causar dolor en los pezones).
  • Producción de leche insuficiente.
  • Rechazo del pecho por parte del bebé.

Cómo aliviar el dolor en los pezones

El cuidado de los pezones
Utiliza prendas sueltas de algodon y deja secar la piel de los pezones al aire

Realmente el dolor en los pezones o la excesiva sensibilidad pueden llegar a impedir la lactancia materna.   Lo primero que debes hacer es buscar la posición correcta para amamantar, que será aquélla en la que tú te sientes cómoda y el bebé se alimenta adecuadamente.

A veces la posición incómoda no se debe a que el bebé esté mal ubicado sino a que tú misma no puedes encontrarla o las circunstancias en las que amamantas no son las adecuadas.  Recuerda que debes dedicar toda tu atención al momento de amamantar, sentada o recostada con el auxilio de un cojín de lactancia, en un lugar tranquilo, sin motivos de distracción alrededor como ruidos o pantallas encendidas.

A continuación, una guía para aliviar el dolor en los pezones al amamantar según sus causas:

  • Dolor en los pezones causado por inflamación de los senos: amamantar más seguido.  La disminución del tiempo o frecuencia de lactancia no hará otra cosa que aumentar el dolor por vaciamiento de los conductos de la leche.  Sacar la leche con una bomba de lactancia hasta que cese el dolor y puedas volver a amamantar.
  • Dolor en los pezones causado por descamación o irritación de la piel: lava los pezones sólo con agua tibia jabones neutros.  Seca la piel de los pezones con toques de una toalla absorbente; evita frotarlos o restregarlos.  Protege la piel del pezón con masajes con leche materna.  No utilices protectores de pezones que contengan material plástico.  Si utilizas protectores de pezones, cámbialos con frecuencia para que la piel del pezón esté siempre seca.  Deja secar los pezones al aire después de bañarte o dar de mamar.
  • Dolor en los pezones a causa de la posición del bebé: Trata de colocar al bebé correctamente.    Para ello, es necesario retirar al bebé del pecho deteniendo la succión.  Esto se logra colocando un dedo dentro de la boca del bebé, entre las encías.  Comienza la lactancia por el pezón que menos te duela.  Aumenta la frecuencia de lactancia.  Cambia las posiciones para aliviar la presión en las partes doloridas.  Utiliza ropa interior de algodón y poco ajustada.  Consulta con tu médico acerca de productos medicinales.
  • Dolor en los pezones causado por agrietamiento:  el agrietamiento debe prevenirse y aliviarse ya que si las grietas persisten pueden llevar a infecciones en el pezón.  Prueba con compresas de hielo antes de amamantar, u otras formas de frío como almohadillas de gel refrigerante.  A veces el dolor se alivia con masajes con lanolina; si la utilizas, lava los pezones antes de comenzar la alimentación del bebé.

 Remedios naturales para aliviar el dolor en los pezones

La fitoterapia nos provee algunos recursos para aliviar la inflamación de las mamas que puede ser una de las causas del dolor en los pezones.  Consisten en preparados de uso interno o de uso externo.

Las plantas que se utilizan tienen como finalidad aliviar los síntomas dolorosos y beneficiar los tejidos de la mama.

Entre los de uso interno se recomiendan los suplementos de onagra. 

Los suplementos de onagra
El suplemento de onagra esta recomendado para aliviar la inflamacion de mamas

Para uso externo el vegetal más recomendado para reducir la inflamación de las mamas y aliviar el dolor es la col.  Un emplasto de hojas de col preparado machando una hoja sin el nervio central, aplicado sobre la zona dolorida, disminuye la inflamación y alivia el dolor.

Otras especies que pueden utilizarse: compresas de infusión de tomillo, preparada con una cucharada de sumidades florales por vaso de agua; infusión de hojas secas de fenogreco aplicada en compresas sobre el pecho dolorido, cataplasmas de zanahoria triturada o emplastos de germen de trigo, preparado hirviendo un puñado de germen de trigo en leche hasta que se forme una pasta que se aplica sobre el pezón dolorido.

¿Puede ser la amenorrea causa de dolor en los pezones?: Descúbrelo aquí