Amenorrea, no le restes importancia


Amenorrea es el término médico empleado para nombrar a la ausencia de menstruación o de reglas. Puede presentarse de forma fisiológica relacionada con diferentes etapas de la vida como durante el embarazo, cuando se está lactando al pequeño y cuando la mujer arriba a la menopausia.

La causa más frecuente de amenorrea es el embarazo
La causa más frecuente de amenorrea es el embarazo

Pero también puede ser expresión de diversas enfermedades o de alteraciones en el funcionamiento de las glándulas relacionadas con los cambios cíclicos de la mujer o de malformaciones del aparato reproductor.

Tipos de amenorrea

La amenorrea se divide en dos grandes grupos, la primaria y la secundaria.

Amenorrea primaria

Se define esta amenorrea cuando la joven llega a los 15-16 años sin haber presentado su primera menstruación o menarquia. Su origen puede estar relacionado con malformaciones del aparato reproductor.

Amenorrea secundaria

Se caracteriza porque después de haber tenido menstruaciones regulares se interrumpen las mismas y no se presentan en tres ciclos consecutivos. Sus causas son diversas, pero siempre vinculadas a desordenes en el funcionamiento normal del eje hipotálamo-hipófisis-ovario.

Causas y síntomas de la amenorrea no fisiológica

Por lo general la amenorrea está causada por problemas relacionados con los órganos reproductivos o con el funcionamiento de las glándulas que regulan los cambios hormonales que determinan la menstruación.

La característica fundamental de la amenorrea es la falta de sangramiento por tres ciclos consecutivos, pero de acuerdo a la causa que la motive, pueden presentarse otras manifestaciones como salida de leche por los pezones, caída del cabello, dolor de cabeza, cambios visuales, dolor en el abdomen inferior, excesivo bello facial y acné.

Cuando la amenorrea es primaria puede ser consecuencia de la ausencia de órganos reproductivos, asociadas con el desarrollo durante la etapa fetal del útero, el cuello o la vagina. En estos casos la primera menstruación no se puede producir.

También puede ser consecuencia de un himen muy cerrado o no perforado o debido a anormalidades en el desarrollo de la vagina que obstruyan morfológicamente la salida de la sangre.

Entre las causas de este tipo de amenorrea se encuentra además la insuficiente producción de hormonas esteroideas.

Por su parte cuando la amenorrea es secundaria los propios síntomas pueden ser indicativos de los motivos que están causando la misma. Entre los mismos se encuentran:

Menstruación prematura

Normalmente la menopausia se produce alrededor de los 50 años pero en algunas mujeres desde antes de los 40 se produce una disminución en la producción de óvulos y con ello la presentación temprana de la menopausia

Síndrome de ovario poliquístico

No se producen los cambios cíclicos hormonales y se mantienen niveles hormonales elevados permanentemente

Tumores hipofisarios

Los tumores benignos de la adenohipófisis alteran su funcionamiento e impiden los cambios hormonales cíclicos que dan origen al sangramiento menstrual. Son conocidos como prolactinomas y el 7,5 % de los casos de amenorrea se presentan por esta causa y puede acompañarse o no de secreción láctea.

Mal funcionamiento de la glándula tiroidea

Tanto la excesiva producción de hormonas tiroideas como su déficit pueden ser causa de amenorrea

Sinequias uterinas

Como consecuencia de la manipulación en el interior del útero se puede producir tejido cicatricial o bridas que impiden la formación de la capa normal de tejido endometrial. Es conocido como síndrome de Asherman.

Otras causas no están relacionadas directamente con enfermedades o con problemas en los órganos reproductivos y tienen más que ver con el estilo de vida.

Entre ellas se encuentran el ejercicio excesivo y en especial los deportes y actividades que requieren un entrenamiento muy riguroso y un gran esfuerzo. Se unen en estos casos poca reserva de grasa corporal, con un alto gasto energético y el estrés todo ello conduce a desbalances hormonales.

La anorexia y la pérdida de peso muy marcada pueden conducir a la ausencia de menstruación, se reporta que cuando el peso corporal está un 10% por debajo del peso normal se afectan los cambios cíclicos  normales.

El estrés asociado a situaciones emotivas muy severas puede provocar una amenorrea. Ello es consecuencia de un efecto sobre el hipotálamo y como en otros artículos hemos explicado el actúa controlando las hormonas que regulan el ciclo menstrual.

Algunos medicamentos pueden provocar una ausencia de los sangramientos regulares como los antipsicóticos, lo antidepresivos, algunos medicamentos antihipertensivos y algunos antialérgicos. También puede ser consecuencia de la aplicación de quimioterapia contra el cáncer o cuando se dejan de tomar las píldoras anticonceptivas.

Diagnóstico de la amenorrea

Como se deriva de lo reflejado anteriormente la presencia de amenorrea requiere de pruebas de laboratorio o exámenes complementarios, para ello lo primero es acudir a un especialista y de acuerdo a la historia de los síntomas y al examen clínico podrá indicarle diferentes estudios.

Entre ellos podrían estar incluidos:

  • Pruebas de embarazo
  • Medición de la función tiroidea
  • Determinación de la hormona Folículo Estimulante (FSH)
  • Cuantificación de los niveles de Prolactina
  • Determinación de andrógenos u hormonas masculina
  • Ultrasonido del aparato reproductor
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia Magnética Nuclear
  • Exploración del interior del útero mediante una histeroscopia

Por supuesto que esto solo son algunas de las pruebas más empleadas, pero cada caso requiere una conducta particular para poder arribar a un diagnóstico preciso.

Conducta a seguir ante la falta de menstruación

Como se ha mencionado la amenorrea puede estar causada por múltiples causas, por lo tanto el tratamiento dependerá del diagnóstico, en algunos casos con solo regular el peso, eliminar el estrés o una simple terapia hormonal tiene solución.

Si las causas están relacionadas con el funcionamiento tiroideo o mal funcionamiento del eje hipotálamo- hipófisis requiere de tratamientos específicos.

Cuando las alteraciones son congénitas pues el tratamiento quirúrgico puede ser necesario y en el caso de las sinequias uterinas también requiere una conducta particular mediante la colocación de sondas en el interior del útero.

En el caso de los tumores hipofisarios o prolactinomas, hay drogas específicas muy efectivas. Si los tumores están muy desarrollados puede ser necesaria la cirugía o la radioterapia.

Los tratamientos para atacar las patologías causantes de la amenorrea son muy efectivos y por tanto las causas pueden ser resueltas con un alto grado de efectividad. Pero no te confíes siempre acude al especialista.