Diferencias entre estrés, ansiedad y depresión


Mirando el tema de una manera bastante genérica, podríamos decir que, cuando no nos sentimos bien anímicamente, lo achacamos a un período de estrés, ansiedad o depresión. Pero, ¿sabes exactamente qué son cada una de ellas? ¿Sabrías reconocer las diferencias entre estrés, ansiedad y depresión?

Definirlas e identificarlas nos ayudará a superarlas de manera satisfactoria. No cierres los ojos ante el problema: cuanto antes, mejor.

Otros artículos de interés: Alimentos contra la ansiedad, ¡existen!

Definiendo el estrés:

como combatir el estres ansiolíticos
Las responsabilidades diarias hacen que en ocasiones no podamos evitar el estrés

El estrés es uno de los achaques más frecuente entre pacientes y médicos. Ambos, solemos culpar al estrés de la mayoría de nuestros males, aquellos a los que no se les encuentra una base médica solemos relacionarlos con episodios de estrés. Y no vamos desencaminados.

El estrés aparece cuando nos sentimos frustrados, ansiosos, desbordados o incluso furiosos. Padecer mucho estrés nos puede llevar a enfermedades psicológicos y físicas. Por ejemplo: insomnio, mareos, cansancio, aumento o disminución de peso, problemas estomacales… Vigílalo de cerca para que no te afecte demasiado.

Definiendo la depresión:

No te dejes arrastrar por la depresion
No te dejes arrastrar por la depresion

Mientras que el estrés está más relacionado con nuestro ritmo de vida, la depresión se asocia a un estado anímico poco deseable: tristeza, apatía, infelicidad… No necesariamente tienen que existir motivos para sentirnos así, de hecho, se dice que la mayoría de las personas sufren depresión en algún momento de su vida, aunque por fortuna suele ser en períodos cortos.

Llanto, ira o frustración son algunos de sus efectos asociados y puede darse en diferentes grados: desde una depresión leve, transitoria y sin mayor importancia, a otra más severa sostenida en el tiempo.

Definiendo la ansiedad:

superar la ansiedad
Actividades como el yoga te ayudarán a superar la ansiedad

 

 

Por último, definiremos de forma breve la ansiedad. Es una respuesta emocional a ciertos pensamientos o sentimientos que tiene una respuesta física y psicológica. El paciente que sufre un episodio de ansiedad puede sentir sensación de ahogo, sudoración, llanto, temblor… Incluso, arritmias cardíacas. Lo curioso de la ansiedad es que es una respuesta de nuestro cuerpo ante lo que él considera una amenaza, una especie de mecanismo de defensa para sobrevivir.

Más de un 20% de la población sufre ansiedad.

¿Cómo superar la depresión, la ansiedad o el estrés?

Lo primero que debemos hacer es pedir ayuda a un profesional. Ellos siempre sabrán cuáles son las herramientas o mecanismos que necesitamos para superarlo. Tu médico de cabecera te puede remitir a un médico de alguna disciplina o incluso a un psicólogo o psiquiatra, en función de tu cuadro clínico.

Pero también nosotros tenemos que poner de nuestra parte. Recuerda que, en la mayor parte de los casos, las tres tienen una base psicológica: trata de ser más fuerte que ellas, relativiza, busca actividades que te hagan desconectar de tu rutina y te mantengan entretenido y, si encuentras una causa para tus males, corta con ella.

Tú debes ser siempre tu máxima prioridad.

Sigue leyendo: Superar la ansiedad depende de ti