Conoce las contraindicaciones de la lecitina de soja para la salud


Siempre hemos escuchado, que lo natural es lo mejor para el cuerpo. Debido a ello, optamos por remedios caseros, comida saludable, ejercicios y todo aquello que sea libre de químicos. En aras por supuesto, de conservar la salud sin alterar la regulación armónica del organismo. Sin embargo, si eres amante de los productos naturales debes conocer las contraindicaciones de la lecitina de soja. Ya que existen algunos compuestos en los alimentos que en exceso pueden perjudicarnos.

La lecitina de soja, es un compuesto 100% graso. Viene presente en alimentos como el huevo, y también puede consumirse en forma de suplemento. Puede obtenerse, a partir del haba de soja, en donde se extrae su grasa y luego se sintetiza. También, es conocida en el mercado como ovolecitina o lecitina de huevo. Y más allá de sus efectos adversos, es realmente popular en el mundo de la medicina natural. De seguro, si detallas las etiquetas de los medicamentos que tienes en casa, veras la gran cantidad de ellos que la usan.

También te recomendamos leer: Proteínas de soja: ¿cuánto podemos consumir y cómo?

Soja
La lecitina de soja se encuentra presente en alimentos como el huevo, pero también se puede consumir como suplemento. Además, es componente en muchos medicamentos de la medicina natural

¿Qué es exactamente la lecitina de soja?

Para responder esta interrogante, debemos remontarnos al siglo XIX. En donde un químico francés de nombre Theodore Gobley, descubrió como aislar los compuestos grasos. Aunque en principio lo hizo de una yema de huevo, el descubrimiento tuvo gran impacto en la sociedad. Ya que, con la ayuda de los avances en medicina y biología se supo que esa era la forma correcta de llamar a algunos compuestos con fórmula grasa presentes en animales y vegetales. De allí, surge el término lecitina de soja.

En la actualidad, el compuesto se extrae de las semillas de algodón, también de la leche, habas de soja y girasol. Y aunque se encuentra casi siempre en presentación líquida, también se puede comprar como pastillas.

Cápsulas de lecitina de soja
La lecitina de soja es extraída de las semillas de algodón, pero también se puede extraer de la leche, habas de soja y girasol. Normalmente se puede encontrar en presentación de cápsulas o pastillas, pero también en presentación líquida.

¿Para qué casos está indicada la lecitina de soja?

Es importante resaltar, que la grasa presente en la lecitina de soja forma parte de las ‘grasas buenas’’. Esto significa, que puede ser ingerida sin problema a diferencia de las grasas saturadas. Por ser un tipo de grasa saludable no nos hace subir de peso, algo fantástico y saludable. Este suplemento es tan ligero que por ejemplo, una pequeña cucharada tan solo nos aporta 38 calorías. En el caso de las pastillas o capsulas, una sola contiene solo 7 calorías.

Debido a esta propiedad de ligereza, la lecitina de soja es indicada para personas que sufren de obesidad, así como para aquellos que sufren de colesterol alto y mala circulación. Igualmente, este compuesto ha sido utilizado en medicina alternativa como una posible ayuda en el tratamiento de enfermedades hepáticas. El uso farmacológico de la lecitina incluye también, el tratamiento para los trastornos neurológicos. Más recientemente, ha sido probada para fortalecer el sistema inmunitario. Activando sistemas de defensa en la lucha contra enfermedades.

Perder peso con lecitina de soja
La lecitina de soja es recomendada para las personas que sufren obesidad. Esto se debe a que no engordan, pues solo aporta 7 calorías. por cápsula.

Otros usos en el mercado

Además del beneficio para la salud de la lecitina de soja, hoy día podemos notar que es ampliamente usada en otras áreas. Uno de los más importantes, es en la industria alimenticia. En este aspecto, las contraindicaciones de la lecitina de soja no son comunes. Al contrario, facilitan enormemente los procesos de integración de los ingredientes.

Todos sabemos que el agua y el aceite no se juntan, ya que al intentar mezclarlos, siempre la grasa se quedara suspendida como una capa flotante en el agua. Para solucionar esa situación, la emulsificación es el proceso mediante el cual dichos componentes se unen. Dicho proceso, permite que el aceite se pueda digerir con facilidad y disolver en el agua. Este aditivo, es aplicable a cientos de alimentos perecederos, suplementos medicinales y medicamentos contra enfermedades que necesitan usar ambos ingredientes para producirse.

El proceso de emulsión permite dar un aspecto estético y visual agradable al consumidor final, quien ve solo la uniformidad del producto. Por tal motivo, los jabones de tocador usan este proceso para fusionar sus grasas en la producción. Haciendo que sea un componente perfecto para usar en aerosoles de cocina y productos que no permiten que los alimentos se peguen.

Jabones de soja
Algunos jabones de tocador son elaborados mediante un proceso de emulsión que permite emulsionar las grasas, lo que se puede lograr utilizando la lecitina de soja como componente. Esto les da un aspecto estético y visualmente agradable a a los compradores, que solo ven la uniformidad del la barra de jabón

Contraindicaciones de la lecitina de soja

Indistintamente su popularidad, existen efectos adversos y contraindicaciones de la lecitina de soja que debes conocer. Si bien la FDA la ha avalado como saludable y apta para el consumo humano, las cosas pueden no ser así. Como ya explicamos, la soja actualmente se sintetiza en laboratorios a partir de semillas, convirtiéndola en un producto de origen químico y transgénico, lo que la hace no tan atractiva ni natural como la intentan vender en el mercado.

Otra de las contraindicaciones de la lecitina de soja, está asociada al grado de contaminación a la que están expuestas esas semillas. Puesto que, las cosechas están demandan gran cantidad de pesticidas, pues son blanco fácil de microorganismos. El sintetizarla, la hace resistente a ese grado de contaminación, algo que no es recomendable para los seres humanos. Es decir, estamos propensos a desarrollar alergias gracias a este pequeño, pero importantísimo detalle que omiten las compañías.

Según un artículo publicado por la revista científica estadounidense Desarrollo Psicobiológico (Developmental Psychobiology), algunos de los efectos secundarios más comúnmente asociados con el consumo de lecitina de soja, son por ejemplo, la hinchazón, diarrea, erupciones cutáneas leves, náuseas y dolor de estómago.

Dolor de estomágo
La lecitina de soja puede tener varios efectos adversos, entre ellos: puede desarrollar alergias, provocar hinchazón, diarrea, erupciones cutáneas leves, náuseas y dolor de estómago.

El dolor de estómago y las náuseas, están asociadas a que este compuesto tiene gran cantidad de ácido fítico. Una sustancia que hace posible la síntesis de minerales esenciales como el zinc, hierro, cobre y calcio. En palabras sencillas, desequilibra el sistema digestivo e inflama el tracto intestinal. También, se ha dicho que comer en exceso lecitina de soja disminuye la cantidad de esperma en el hombre.

Recomendaciones finales

Si bien el propósito es evitar las contraindicaciones de la lecitina de soja, podemos tomar en cuenta una serie de recomendaciones finales. Para ello, debemos hablar sobre la cultura asiática, en donde este producto es en ocasiones sustituido por las proteínas de la carne. Ahora bien, ¿Por qué entonces en esa población no hay efectos secundarios?

La respuesta es sencilla. Primeramente, el consumo es reducido y en segundo lugar la comen de forma natural, no procesada ni sintetizada o en capsulas. Es decir, la ingieren de una forma no tan industrializada como en Europa o América. Por lo tanto, la lecitina de soja debe formar parte de la dieta pero de forma equilibrada y lo más sanamente posible,  especialmente, en aquellas personas con intolerancia a la lactosa.

Soja
El consumo de lecitina de soja debe ser reducido y debe comerse de forma natural. Es decir, no debe ser procesada ni sintetizada o en capsulas, como se presenta de forma industrializada en Europa o América.

Debes asegurarte cuando la compres, que sea totalmente de origen orgánico y que no contenga aditivos adicionales como el azúcar. Es decir, comidas sanas como el tofu, la leche de soja en pequeñas porciones. Evita a toda costa las barras de soja fitness, el pan, el yogurt, helados o quesos que requieren alta producción industrial. De esta manera, lograrás evitar las contraindicaciones de la lecitina de soja, ya que las opciones saludables son aquellas que vienen directo de la madre naturaleza.

¿Quieres conocer más? Lee: Lecitina de soja, ¿es tan buena como promete?