Contractura en el trapecio: causas y tratamiento


La contractura en el trapecio resulta una molestia común e importante en adultos, jóvenes y personas mayores. ¿Quién no ha sentido una presión entre cuello, dolor, y espalda? Cuando se alcanza cierta edad, pues, muy pocos.

El dolor puede variar en cuanto a intensidad pero cuando se hace presente influye en tu rutina por completo. Jamás habías pensado que girar la cabeza o encoger los hombros resultase un desafío.

contractura en el trapecio
Despeja tus dudas sobre cómo se siente una contractura en el trapecio.

Lo sorprendente del caso es que en lugar de señalar las causas complejas, una contractura en el trapecio puede ocasionarse por acciones tan comunes como atender de forma poco adecuada el teléfono. Algo tan simple acarrea consecuencias en contra de tu bienestar.

Pero, toda moneda tiene dos caras. Desde este momento sabrás qué hábitos cambiar para evitar esta terrible molestia. Y si ya tienes una dolencia, tenemos soluciones eficaces de todo tipo: naturales, caseras, y recomendaciones sobre cuándo necesitas ir a un especialista.

¿Qué es el músculo trapecio?

El músculo trapecio está situado alrededor del cuello, los hombros y la zona media de tu espalda. Su forma es de diamante y tiene tres divisiones de fibras: las superiores, las medias y las inferiores.

Las áreas en las que se unen y hacia dónde se dirigen las divisiones del músculo trapecio son puntos de importante cuidado. Cada sección muscular cumple con una importante función individual con respecto a la movilidad de la escápula, también conocida como omoplatos.

La división superior del trapecio permite elevar la escápula para así encoger los hombros. La división media está encargada de atraerla en línea media con el cuerpo y así podamos girar la cabeza. Mientras que la zona inferior la contrae hacia abajo.

Cuando el músculo es retraído involuntaria y dolorosamente, suele confundirse con espasmos y calambres pero estos duran menos que una contractura.

Síntomas de una contractura en el trapecio

Una contractura de trapecio ocurre cuando el músculo se contrae de manera involuntaria, sostenida, generando un dolor que puede ser de diferente grado. No se le debe confundir con un espasmo o un calambre porque dura más tiempo que ellos.

Ahora bien, hay dolencias que una contractura de trapecio puede originar:

  • Migrañas.
  • Pesadez en el brazo.
  • Contraer estructuras adyacentes.
  • Inflamación.

De acudir en ayuda de un fisioterapeuta, lo primero que te preguntará es el lugar específico dónde sientes el dolor, qué movimientos o acciones pueden empeorarlo, y qué logra aliviarlo. También debe indagar sobre tu historia clínica para descartar otras razones.

Pero, cuidarnos va de la mano con la prevención. Hay ciertas situaciones comunes que, sin saberlo, inducen a una afección del músculo trapecio. Por ejemplo, hablar por teléfono. ¿No lo crees? Descuida, acá van otras principales causas de esta molestia.

contractura en el trapecio
Las malas posturas ocasionan contracturas en el trapecio.

Principales causas de una contractura

Toda acción que implique el uso inadecuado de nuestros músculos conlleva a una lesión. En el caso del trapecio, el que sostengas el teléfono entre la cabeza y el cuello compromete de manera antinatural al grupo de tendones.

Una segunda causa para estas molestias es cambiar de manera constante nuestra postura. Estamos frente al monitor y empezamos a subir y bajar la cabeza como acción de una posición inadecuada.

Procura que la pantalla esté siempre en una dirección natural. Coloca a la misma altura de la que están tus ojos. De lo contrario, con el tiempo empezarán esos típicos dolores de una tensión muscular entre cuello y hombros.

Otras acciones y situaciones que debes evitar son:

  • Fases constantes de estrés y de ansiedad.
  • Asiento del auto mal colocado.
  • Cambios bruscos de temperatura en el músculo.
  • Ejercitarse sin previo calentamiento.

Tratamientos caseros

Si no presentas ninguno de los síntomas de una compleja contractura de trapecio, hay tratamientos caseros a tomar en cuenta. Son muy prácticos cuando se quiere aliviar el dolor rápidamente.

Bolsa de hielo

Toma una bolsa de hielo y colócala sobre la zona adolorida durante 15 minutos. Retírala y vuelve a repetir el procedimiento cada 2 horas. Esto facilitará eliminar la tensión excesiva sobre el músculo trapecio.

Almohada térmica

El calor también ayuda a relajar el área distendida alrededor del cuello. Puedes tomar un baño caliente o usar una almohada térmica sobre el área. Verás cómo reduce la inflamación del músculo, a esto agrega el uso de una crema tópica.

Masaje con dedos

Busca quien pueda asistirte. Dile que presione firmemente con dos dedos durante 60 segundos sobre el punto del trapecio en el que sientes dolor. Luego, que aplique un masaje en círculos por 1 a 2 minutos.

Remedios naturales para una contractura

Es posible encontrar una solución para una contractura de trapecio en tu botánica favorita. Hay remedios naturales sumamente variados. ¿Quieres un baño o un masaje? Entonces usa cualquiera de los siguientes:

Sal de Epsom

Su magnesio alivia tensiones musculares tal como una contractura de trapecio. Agrega una o dos tazas de sal de Epsom en agua tibia y luego aplica sobre el área en dolencia por 30 minutos. Tres baños a la semana hasta que no sientas dolor serán suficientes.

Jengibre

Esta popular raíz contiene beta – bisaboleno y zingiberina, poderosos agentes anti-inflamatorios que reducen la hinchazón de una contractura. Para aplicarla sobre el área es preferible buscar aceite de jengibre.

Bromelina

Una enzima contenida en la piña que resulta famosa por reducir con eficacia las inflamaciones nerviosas. Existen extractos de bromelina que se venden en farmacias y tiendas naturistas. Solo debes evitarla si estás embarazada o en periodo de lactancia.

Contractura en el trapecio y algo más
Un especialista te ayudará a calmar la dolencia.

¿Cuándo asistir a un fisioterapeuta?

Ya usaste el baño de sal de Epsom, cambiaste la altura de tu monitor, colocaste bien el asiento del auto, evitaste cambios bruscos de temperatura en el músculo, y aún así, el dolor por la contractura en el trapecio persiste. Entonces, ¿qué esperas para un fisioterapeuta?

Sin mencionar los síntomas de un cuadro complejo, cuando las alternativas se agotan es indispensable acudir a un especialista. En el caso de una contractura, busca opciones en fisioterapeutas certificados.

Además de un examen a fondo y de descartar razones subyacentes, el fisioterapeuta cuenta con otras alternativas especializadas para que empieces una pronta rehabilitación de esa contractura de trapecio.

Tratamientos especializados

Entre los tratamientos certificados por su eficacia, el especialista en fisioterapia al que acudas puede ofrecerte la electro-estimulación (TENS), los masajes des-contracturantes, y la tracción cervical.

Pero, sea que tomes estas recomendaciones desde la prevención o que hayas escrito no las soluciones naturales y de cuándo asistir a un especialista, no hay nadie mejor que sepa cómo cuidarte y mantenerte saludable que tú ante una contractura en el trapecio. 

Lee también: Pilates para mejorar las contracturas