¿Sabes que le pasa a tu cuerpo si estás un año sin sexo?


El sexo es una necesidad básica en los seres humanos y su ausencia puede causar trastornos en nuestro cuerpo. Seguro que cuando has estado un poco más de lo normal sin tener relaciones te has quejado a tus amigos por lo desesperado que puedes estar. Pero ¿te imaginas estar un año sin sexo? Las consecuencias para nuestro cuerpo son mayores de las que puedas pensar. Ya no se trata de desesperación. Ni de que nuestros órganos sexuales se hinchen reclamando eso que tanto necesitas y que no le estás dando. El “dolor de huevos” puede ser el menor de tus problemas.

El cuerpo sufre sin sexo
Si tienes la mala suerte de estar un año sin sexo puedes estar sufriendo las consecuencias

conoce más: beneficios del sexo para tu salud

¿Qué nos ocurre tras un año sin sexo?

Nuestro cuerpo es muy sabio y nos pide lo que necesita, y el sexo es una necesidad muy básica. Una larga temporada de “sequía” nos puede alterar las hormonas y afectar a nuestro cuerpo más de lo que puedes imaginar. Ya no es solo que te subas por las paredes o que quieras matar al primero que te cruzas por la calle. Además de nuestro cuerpo, la mente también sufre mucho si estamos  un año sin sexo.

Después de un año sin sexo empeora nuestro estado de ánimo

La falta de sexo hace que aumente la segregación de cortisol. Esta hormona cuando aumenta demasiado empieza provocando cambios de humor. También aumenta nuestro peso, lo que unido a lo anterior hace que nos veamos peor y baje mucho nuestra autoestima. Incluso puede hacer que las mujeres tengan vello facial.

La falta de sexo produce insomnio

la falta de sexo produce insomnio
La falta de sexo puede alterar incluso nuestros ritmos de sueño

Cuando tenemos relaciones sexuales después de un duro día, podemos desconectar de todo lo que pasó y centrarnos en algo más “interesante”. Además terminas tan agotado que coges el sueño de tirón. Pero si llevas tiempo sin sexo se hace mucho más difícil dormir por las noches. No se puede desconectar del trabajo, dando demasiadas vueltas a las cosas, dando lugar al insomnio.

Dolores de cabeza más frecuentes e intensos

Al contrario de lo que se suele decir, el sexo alivia el dolor de cabeza. (A quien lo usaba de escusa… ya puede ir pensando otra). Al practicarlo se segregan endorfinas, que son un analgésico natural. Además, al aumentar la circulación evita la acumulación sanguínea en la cabeza.

El sexo alivia el dolor de cabeza
Estar un año sin sexo hace que carezcas de ciertos beneficios, lo que hace que tengas dolores de cabeza más a menudo y más intensos

Por lo tanto, cuando estás tanto tiempo como puede ser un año sin sexo, la falta de estos beneficios hacen que tengas dolores de cabeza más a menudo y más fuertes. Sobre todo si de por sí tienes facilidad para sufrirlos.

Enfermas con más facilidad

Aunque pueda parecer contradictorio la falta de sexo te hace enfermar. Cuando practicas sexo se produce una transferencia de virus y gérmenes. Pero esos gérmenes no nos perjudican. Por el contrario hacen que nuestro sistema inmunológico se haga más fuerte.

Al no tener esa transferencia, nuestros anticuerpos se relajan. Debilitando todo el sistema y haciendo que sea más fácil coger alguna enfermedad. De modo que estar un año sin sexo te hará ir a la cama… pero de la forma menos divertida.

El sexo como protección
Estar un año sin sexo te puede llevar a la cama… de la forma menos divertida

Te obsesionas

Como hemos dicho el cuerpo y la mente necesitan del sexo para funcionar bien. Si no lo tienes te puedes obsesionar. Pero para que no sufras, tu mente centra la obsesión en otra cosa, así no echas de menos lo que no tienes. Para que no pienses en que llevas un año sin sexo tu cabeza busca otro tema en el que centrar su atención.

Un ejemplo bastante habitual, es obsesionarse con el trabajo. Cuanto más trabajes y más pienses en ese tema, menos piensas en tu falta de sexo. Y si piensas en ella, te autoconvences de que no tienes tiempo. En realidad es un método de defensa para que no te deprimas, pero las obsesiones no son nunca buenas. Y ésta no es una excepción.

falta de sexo
La falta de sexo hace que te obsesiones con otras cosas, por ejemplo con el trabajo

Después de un año sin sexo engordas

Estar mucho tiempo sin tener relaciones te puede hacer engordar de dos formas diferentes. Por un lado, ¡durante las relaciones sexuales se ejercitan hasta 600 músculos diferentes! Pudiendo tonificar abdominales, brazos, piernas… Todo el cuerpo. Si carecemos de relaciones, no tenemos esta pérdida de calorías tan divertida.

Por otro lado, lo más normal es que suplamos la “falta de amor” por el amor por la comida. Y no nos engañemos, una manzana no se puede comparar al sexo. Lo más habitual es que tiendas a comer chocolates, bollería y comida rápida en general.

El placer de comer
Después de un año sin sexo lo más normal es que suplamos la “falta de amor” por el amor por la comida

La relación con tu pareja se deteriora

Las relaciones sexuales con la pareja son un momento de conexión, de intimidad… Si ésto falta, la relación de pareja se ve afectada de forma directa. No solo que no salgamos tan contentos. Esa conexión que hay entre los dos se puede romper si no se alimenta, y el sexo es una forma fundamental de alimentarla. Ésto es porque al practicarlo se generan hormonas que incrementan los sentimientos de unión con los demás.

Además al reducirse los momentos de intimidad, pueden generar un problema de autoestima y un sentimiento de culpa que puede afectar a todos los ámbitos de la pareja. Haciendo que poco a poco la relación se deteriore y, si no se le pone remedio, quede condenada al fracaso.

Por supuesto que el sexo no es lo más importante en la pareja. Pero importar… importa.

Problemas de cama
Estar un año sin sexo puede generar un problema de autoestima y un sentimiento de culpa que puede afectar a todos los ámbitos de la pareja y hacer que poco a poco la relación se deteriore

conoce las claves de un tema importante: disfunción sexual femenina


Advertisements