¿Qué complicaciones puede tener la fiebre escarlata ?


El resurgimiento de la fiebre escarlata o escarlatina en algunos países ha causado preocupación y consternación en la comunidad médica. Esta como otras enfermedades eruptivas son más comunes en la infancia y han experimentado una reducción considerable con los programas de vacunación; más sin embargo en el caso de la escarlatina no existe una vacuna efectiva, es altamente contagiosa y puede ser transmitida tanto de forma directa como indirecta.

Te recomiendo leer: los síntomas de la escarlatina y su resurgimiento

La gran cantidad de casos reportados en los últimos tres años en Inglaterra y Asia, han llamado la atención porque en opinión de los expertos pudieran dar origen a complicaciones. Las mismas se asocian a la presencia de la infección por   Streptococcus pyogenes. En una persona enferma con fiebre escarlata pueden aparecer las mismas complicaciones que las que ocasiona una faringoamigdalitis por este microorganismo.

La fiebre escarlata es altamente contagiosa
Las causas de la reaparición de la fiebre escarlata en algunos países no son conocidas completamente

Generalmente el tratamiento con antibióticos es muy efectivo y hace que la enfermedad curse como un cuadro leve y desaparezca en el transcurso de una semana.  Pero cuando no es diagnosticada a tiempo o no se impone el tratamiento adecuado pueden presentarse complicaciones como infección en los oídos, neumonía, abscesos en la garganta, glomerulonefritis y fiebre reumática, entre otras.

La fiebre escarlata es más temida porque si no es detectada y tratada a tiempo puede dar origen a la fiebre reumática, enfermedad que daña permanente el corazón y que puede tener consecuencias en el desarrollo posterior del niño que la padece. Tan es así que muy descriptivamente se dice que: Lame las articulaciones y muerde el corazón.

Complicaciones de la fiebre escarlata

Complicaciones infecciosas

Estas complicaciones se producen cuando la bacteria causante de la infección se extiende a los tejidos vecinos o viaja por la sangre o la linfa a tejidos distantes. Entre ellas pueden mencionarse:

  • Otitis media o inflamación del oído medio
  • Sinusitis, inflamación de los denominados senos paranasales, unas cavidades óseas ubicadas en la cara
  • Inflamación de los ganglios del cuello o  linfadenitis cervical
  • Absceso peritonsilar o retrofaríngeo. Se refiere a la acumulación de pus o humor proveniente de la desintegración de los tejidos, formando una cavidad anormal, en este caso con localización cerca de las amígdalas o en la parte posterior de la garganta.
  • Invasión de la sangre por la bacteria o bacteriemia.
  • Meningitis o inflamación de las meninges que recubren el cerebro, que supone un gran riesgo para la vida.
  • Endocarditis o inflamación del endocardio, afección cardiaca muy peligrosa.
  • Neumonía o inflamación del tejido pulmonar.

Complicaciones no infecciosas o autoinflamatorias

Estas complicaciones están relacionadas con la respuesta inmune del organismo contra el Streptococcus pyogenes.  Los anticuerpos que se producen por las células defensivas, además de actuar contra la bacteria causal pueden atacar a los tejidos propios del organismo, particularmente los de las articulaciones, el  corazón y los riñones, provocando su inflamación. De esta manera, tenemos como posibles complicaciones:

Fiebre reumática

La fiebre reumática  aparece en el 0,3 al 3%  de las personas que padecen de faringitis por el Streptococcus pyogenes o de escarlatina. Hay mayor riesgo si la enfermedad se presenta en niños y adolescentes. La fiebre reumática aparece aproximadamente entre los 14 y  28 días posteriores a una de estas enfermedades.

La fiebre escarlata puede provocar afecciones cardiacas
Una de las complicaciones de la fiebre escarlata es la fiebre reumática y esta puede afectar las válvulas cardíacas

Está relacionada con el tiempo en que la bacteria se encuentre en la faringe de la persona y la intensidad de la respuesta inmunológica. Es decir, mientras mayor tiempo esté la bacteria y mayor sea la intensidad de producción de anticuerpos contra ella, mayor será la probabilidad de sufrir la fiebre reumática.

Se caracterizada fundamentalmente por:

  • Fiebre
  • Dolor en varias articulaciones o poliartritis, que se presenta comúnmente en rodillas, tobillos, muñecas y codos.
  • Dolor abdominal
  • Alteraciones en el corazón ocasionando endocarditis o pericarditis, que puede cursar sin signos o por el contrario llevar a la insuficiencia cardíaca o arritmias.
  • Corea de Sydenham, la corea es una enfermedad neurológica en la que se producen movimientos involuntarios con contracciones que se manifiestan a través de  No es tan frecuente. Aparece de forma tardía generalmente no antes de los 6 meses de la infección por Streptococcus pyogenes.
  • Lesiones en la piel como el eritema marginado, son menos frecuentes apareciendo en el 5% de las personas con fiebre reumática.

En ocasiones la fase aguda de esta enfermedad se controla y después reaparece, en estos casos el tratamiento con antibióticos es mantenido para controlar la bacteria vinculada a su desarrollo.

Los riñones son órganos que pueden ser afectados por las toxinas del estreptococo
Entre las complicaciones de la fiebre escarlata esta la glomerulonefritis post estreptocócica

Glomerulonefritis  postestreptocócica

Esta afección se caracteriza por una inflamación de los tejidos del riñón.  Aparece entre el 10 y el 15% de las personas con infección por Streptococcus pyogenes, más frecuentemente  en los niños. Generalmente se cura sin dejar ningún daño permanente.

Cuando se presenta la fiebre reumática no ocurre la glomerulonefritis y viceversa.

¿Cómo se trata la fiebre escarlatina y se previenen las complicaciones?

Ante la sospecha, debe acudir al médico de inmediato y comenzar el tratamiento con antibióticos es la mejor alternativa. El tratamiento con antibióticos de preferencia penicilina,  es lo adecuado sobre todo en las personas con mayor riesgo de sufrir complicaciones.

La fiebre escarlata puede ser tratada con Pencilina
Los tratamientos con antibióticos son muy efectivos para el tratamiento de la fiebre escarlata

Eliminar a los Streptococcus pyogenes  a través de antibióticos garantiza:

  • Menor duración y gravedad de la enfermedad.
  • Prevención de complicaciones como la fiebre reumática,sinusitis, glomerulonefritis y la otitis media.
  • Prevención del estatus de portador. De esta forma se impide la transmisión de la infección a otras personas  con la consiguiente generación de  una epidemia

Otros antibióticos útiles en la erradicación de la infección por Streptococcus pyogenes  y la prevención de sus complicaciones son:

  • la amoxicilina
  • las cefalosporinas, principalmente en personas alérgicas a la penicilina y la amoxicilina.
  • los macrólidos como la eritromicina y la clindamicina

Los síntomas de molestias en la garganta y la fiebre pueden tratarse con analgésicos y antipiréticos según lo indique el médico.  Será también este profesional el que determine la necesidad de iniciar tratamiento con antibióticos.

La fiebre escarlata es altamente contagiosa por lo que las personas diagnosticadas deben permanecer fuera del contacto por al menos 24 horas posteriores al inicio del tratamiento con antibióticos.

Podrá realizar sus actividades habituales  en la medida en que sus síntomas disminuyan y se lo permitan; incluso podrá incorporarse a la escuela a la escuela o al trabajo.

Es conveniente tomar todas las medidas higiénicas pertinentes para no convertirse en transmisor de la fiebre escarlata, debe lavar las manos repetidamente y usar toallas desechables para limpiar sus secreciones nasales.

¿Cómo se puede evitar padecer de  fiebre escarlata?

Existen diferentes variantes de estreptococos del grupo A. Así, cuando una persona sufre la infección por una variante en específico  del Streptococcus pyogenes, su sistema de defensa responde confiriendo inmunidad solo para esa variante. Si la persona entra en contacto con otra variante podrá sufrir nuevamente la enfermedad. De esta forma, aunque no es frecuente, la fiebre escarlata es una enfermedad infecciosa que puede afectar a una misma persona en varias ocasiones.

En la actualidad, la prevención radica fundamentalmente en la detección y tratamiento con antibióticos, de las personas que padecen la infección  y de los portadores sanos. De esta manera, será útil detectar a los portadores entre los contactos íntimos de los enfermos.

Y para evitar las complicaciones y gravedad de las mismas, te recomiendo…

De todo lo explicado hasta aquí, se desprende, que la detección precoz  de la infección por Streptococcus pyogenes y la fiebre escarlata, es de vital importancia para limitar la enfermedad, evitando sus complicaciones y la posibilidad del desarrollo de epidemias. Entre las medidas fundamentales:

  • Acudir al médico de inmediato si un niño entre 5 y 12 años presenta síntomas respiratorios que duren más de tres días.
  • No desestimar los resfriados comunes.
  • No automedicarse, ni tomar antibióticos sin ser indicados por un médico.
  • Tomar todas las medidas higiénicas para evitar la transmisión a otras personas.
  • Lavarse las manos frecuentemente y así evitar transmitir la enfermedad, separar los cubiertos y todos los utensilios de la persona afectada.
  • El tratamiento oportuno evita que contagie a las personas que lo rodean.
  • Al detectar de forma rápida la fiebre escarlata reduce el riesgo de complicaciones cardiacas.

Y recuerda del oportuno y adecuado  tratamiento con antibióticos dependerá la prevención de las temidas y evitables complicaciones de la fiebre escarlata.

Te interesará leer: la escarlatina, CONOCE MÁS DE ESTA ENFERMEDAD común pero peligrosa