3 usos de la miel para la gripe y otras cuestiones de salud


La miel es uno de esos alimentos que no pueden faltar en nuestra despensa. No solo nos aporta un sabor especial a las comidas si no que nos podemos aprovechar también de sus beneficios sobre nuestra salud o incluso hacer con ella algún que otro truco de belleza. La miel tiene para todo y para todos, de hecho, hay una gran variedad de tipos. Miel de brezo, miel de Thym y otras muchas mieles que nos ayudan a lograr nuestros objetivos, como los usos de la miel para la gripe.

Hoy no te vamos a contar que con la miel puedes endulzar tus comidas o tener un pelo más brillante y nutrido. La salud también se ve mejorada gracias a ella, ¡descubre sus beneficios!

Conoce más: Beneficios y propiedades de la miel que no debes pasar por alto

Usos de la miel para la gripe

canela y miel
La miel es un alimento básico al que no deberíamos recurrir solo cuando estamos enfermos

Miel y dolor de garganta

Uno de los remedios que hemos heredado de nuestra abuela es el viejo truco de tomar una cucharadita de miel cuando nos duele la garganta. Y efectivamente, no vamos nada mal desencaminados. Gracias a su textura, sus componentes y sus propiedades, no solo nos ayudan a suavizar la garganta, aliviar el dolor y recuperar la voz, si no que también puede prevenir y curar infecciones. 

La mejor forma de tomarla para este propósito es tomar una cucharada grande de miel antes del desayuno, a media mañana y en la merienda.

Para aclarar la garganta aún más, puedes añadirle una gotita de limón. Remedios caseros que nunca pasan de moda.

La infusión de miel y limón es beneficiosa para el aparato digestivo, el insomnio y los resfriados
Una infusión de miel y limón por la mañana te ayudará a mejorar tu salud

Miel para quitar la tos

Hay muchos trucos caseros para acabar con la tos y la miel es uno de ellos. Da igual si es tos seca o como consecuencia de una gripe o un resfriado con mucosidad, la miel nos ayuda a despejar la garganta y suavizarla. Al igual que en el punto anterior, si combinamos los usos de la miel para la gripe con un poquito de limón, maximizarás sus efectos.

Exprime el zumo de un limón, témplalo con ayuda del microondas y añade un par de cucharadas de miel. Remueve, deja reposar unos minutos y tómalo poco a poco, dejando que se deslice bien por la garganta.

Es una gran aliada para combatir los resfriados
La miel posee multitud de propiedades beneficiosas

Miel para bajar la fiebre

El último de los usos de la miel para la gripe de los que te vamos a hablar hoy es el de acabar con la gripe. Un antipirético siempre será la mejor opción, pero si no quieres medicarte aún más o si acabas de tomar uno, aún te queda rato para la siguiente toma y la fiebre no baja, prueba con los remedios naturales que te ayudarán. La miel es uno de ellos.

Prepara un jarabe casero muy sencillo y efectivo: corta en trozos 2 cebollas, tritúralas y agrega en un recipiente 3 cucharadas de miel y 2 vasos de agua. Mézclalo todo bien hasta que tengas un jarabe y tómalo a lo largo de todo el día. Lo ideal es una cucharada por la mañana, otra a mediodía y otra por la tarde.

Más remedios caseros: ¿Sabes cómo bajar la fiebre?