Cómo dormir mejor en verano: trucos y consejos que te ayudarán


El verano nos encanta, lo confesamos. Nos declaramos fans de él, aunque en ocasiones nos traiga también algún que otro aspecto que no nos termina de gustar demasiado. Y es que nada ni nadie es perfecto, todo tiene sus pros y contras y queremos ayudarte a mejorar tu calidad de vida durante estos meses. ¿Cómo? Con unos consejos prácticos para dormir mejor en verano. Y es que si no descansas adecuadamente y te pasas la noche dando vueltas será casi imposible que puedas disfrutar de la temporada estival, especialmente si todavía tienes que madrugar porque tu período de vacaciones aún no ha empezado o ya ha terminado.

Si quieres conocer algunos trucos para dormir mejor en verano, sigue leyendo. Esta vez, te pedimos que hagas un pequeño ejercicio. Identifica la causa que no te deja dormir y busca la solución a continuación.

Otros artículos de interés: Triptófano para dormir

Consejos para dormir mejor en verano

Si tu problema es el calor:

Pasar una buena noche nos evitará problemas al día siguiente

El principal causante de nuestro insomnio veraniego es el calor. Y es que dormir a 30 o 40 grados se puede convertir en una odisea y las soluciones del mercado no son muy buenas. Lo ideal sería tener aire acondicionado en nuestro dormitorio, elegir un modelo silencioso y configurarlo para que él mismo se vaya regulando a lo largo de la noche. Sin embargo, no siempre podemos disponer de él, bien por el precio o bien porque, por cualquier motivo, no podamos instalarlo.

En ese caso, entran en juego los aires acondicionados portátiles o los ventiladores, sin embargo, son demasiado ruidosos y aunque nos solucionarán una cosa nos empeorarán otra. ¿Qué podemos hacer entonces? Trata de ventilar la habitación y refrescarla de forma natural. Abre todas las ventanas que puedan incidir en la habitación y crea una especie de corriente de aire natural, por supuesto, vístete con ropa ligera y transpirable y ten a mano en la mesita de noche agua fresquita para ir bebiendo y rebajando la sensación de calor.

Si tu problema son los mosquitos:

Otro de los grandes enemigos del verano son los mosquitos. Tener un mosquito toda la noche zumbándonos en la oreja es una sensación muy desagradable, además de incómoda, especialmente si nos pica y nos despertamos en mitad de la noche arrascándonos como si no hubiera un mañana. Si alguna vez te ha pasado, sabrás de lo que te hablo. Y es que las picaduras, cuando acaba de picar, tiene un tipo de picor diferente a cuando ya han pasado algunas horas o días y es muy, muy desagradable.

¿Cuál es la solución? Encuentra tu antimosquitos ideal. Aunque ya hayas probado varios y creas que ninguno te funciona, te invitamos a seguir probando. Y es que es posible que un tipo de producto concreto o una marca en particular no te vaya bien, mientras que otra sí. ¡No te rindas! Hay muchas soluciones: cremas, pulseras, eléctricos… Personalmente, te recomiendo los eléctricos, suelen funcionar bastante bien. Además, también hay otros con WiFi que puedes controlar desde el móvil y que se regulan ellos mismos para emitir la cantidad necesaria de líquido antimosquito en función de la densidad de los mismos en un día concreto y del espacio de la habitación.

Si tu problema es el ruido:

como dormir mejor ejercicios de relajación triptofano efectos secundarios

Antes te hemos dicho que si tienes calor, puedes dormir con las ventanas abiertas creando una corriente de aire. Pero claro, esto suma un problema: el ruido. Si vives en una zona muy tranquila no deberías tener problemas, pero según donde esté tu casa puede ser zona de paso de coches, personas, etc. ¿Cómo solucionarlo?

Si te acabas de mudar a una nueva casa o si no te importa hacer cambios, te recomendamos que tengas esto en cuenta a la hora de ubicar el dormitorio. Trata de elegir para la zona de descanso las habitaciones interiores. De este modo, minimizarás el impacto de ruido si no estás directamente al lado de la calle. Es cierto que las vistas pueden ser peores, pero si al final vas a descansar mejor te aseguramos que te merecerá la pena.

Si el problema es un aire acondicionado portátil que acabas de comprar, te recomendamos dejar pasar algunas noches antes de decidir si devolverlo o no por el tema de no poder dormir por el ruido. Es posible que aún no te hayas acostumbrado a dormir con ello pero poco a poco lo consigas. Dale una oportunidad.

Si tu problema son las preocupaciones:

Este tema no entiende de verano o invierno. En ocasiones, tenemos la mente tan sumamente saturada que ni siquiera podemos desconectar por la noche. No sabemos dormir bien porque tenemos la cabeza continuamente dando vueltas. Lo cual se convierte en un grave problema ya que sin descanso no podremos solucionar esos asuntos pendientes que tanto nos preocupan y peor aún, se añadirán nuevos a la lista.

No poder dormir por no poder dejar de pensar es algo mucho más serio de lo que parece: nos puede conducir a un estado de ansiedad, estado nervioso o incluso tristeza del que nos va a costar mucho salir.

¿Qué podemos hacer? Evidentemente, no podemos solucionar tus problemas, pero sí que te animamos a quitarles importancia y a tratar de relajarte. Haz deporte al final del día para cansarte y poder dormir mejor, toma infusiones, cena ligero y haz actividades que te den sueño, como leer o simplemente hacer ejercicios para dejar la mente en blanco. Con los días cogerás una buena rutina de sueño.

También puedes preguntar en la farmacia por algún tipo de relajante natural que te ayude a conciliar el sueño, eso sí, indica bien que sea natural y sin efectos secundarios y sobre todo que no cree adicción.

Si tu problema es el cambio de cama:

6 pasos: Elige el colchón perfecto

Otro de los problemas que pueden surgir en verano es el cambio de cama. ¿Podemos dormir mejor en verano incluso si somos de los que extrañamos nuestra cama habitual? Parece una tontería pero a mucha gente le pasa, que son casi incapaces de dormir en otro ambiente que no sea el suyo, otro colchón u otra almohada. En este sentido, el paso por hoteles, las casas de nuestros amigos o incluso nuestra segunda residencia, la de la playa, a la que hace un año que no venimos, nos puede hacer que pasemos varias noches sin pegar ojo y claro, cuando lo conseguimos ya casi ha llegado el momento de volver.

En este sentido, te damos los mismos consejos que en el punto anterior: intenta hacer actividades que te cansen y te den sueño, toma infusiones antes de dormir o incluso algún relajante natural.

Todo sea por dormir mejor en verano y poder disfrutar tanto si tienes vacaciones como si te toca rendir igual (o más) que el resto del año.

Dormir mejor en verano no es misión imposible aunque lo parezca. ¿Nos cuentas tu caso? ¿Te ocurre alguno de los temas que hemos tratado aquí o no puedes dormir por algún otro motivo? Estaremos encantados de escucharte y ayudarte entre toda nuestra comunidad a resolver esos asuntos que te impiden conciliar el sueño y te hacen pasar la noche en vela contando ovejitas… algo que, a estas alturas, ya habrás comprobado que no funciona.

Sigue leyendo: Cenas que te ayudarán a dormir mejor