Cómo ahorrar en las facturas del hogar este verano con 5 trucos


El verano nos encanta, pero también nos suele traer gastos añadidos que no siempre podemos afrontar o, al menos, nos hacen pensar en apretarnos el cinturón cuando pase esta temporada tan esperada del año. Las vacaciones, el fin del cole, los campamentos, las cenas fuera de casa que son mucho más habituales que en invierno, las compras en las Rebajas, las inversiones en tecnología para la posterior vuelta al cole… Todo ello hace que nuestro presupuesto se pueda resentir. Pero además, hay otro gasto con el que no solemos contar, uno del que no nos acordamos hasta que no llega. El incremento en el recibo de la luz. Y es que es inevitable que paguemos más electricidad si nos quedamos este verano en casa. ¿Por qué? Sencillo: si estamos de vacaciones, estaremos más en casa y por lo tanto tendremos más gasto energético. Pero además, a los habituales, se suman un enemigo público número 1: el aire acondicionado. Pero hay muchos más gastos en las facturas. ¿Quieres saber cómo ahorrar en las facturas este verano?

Otros artículos de interés: Cómo mantener la casa fresca sin aire acondicionado

Trucos: cómo ahorrar en las facturas en verano

compras en rebajas online de enero

Ventila más y abusa menos del aire acondicionado:

Si hablamos de verano, una de las primeras cosas que relacionamos con él es el aire acondicionado. ¿Podemos prescindir de él? Lo cierto es que, según en qué zona vivas, es posible que no puedas pasar sin enchufar este aparato a diario, especialmente para poder dormir por las noches o para evitar que te dé un golpe de calor al entrar en casa.

Sin embargo, hay formas de ahorrar. Primero, fíjate si realmente necesitas ponerlo. Es decir, si no hace demasiado calor y simplemente vistiéndote con ropa más fresquita para estar en casa puedes estar a gusto o si creando una buena corriente de ventilación puedes mantener tu casa con brisa y unos grados por debajo de lo que marca el termómetro en la calle. Si tu casa da para dos lados, verás que abriendo las ventanas de ambos lados se crea una corriente muy buena. Eso sí, ¡cuidado con los portazos de las puertas!

También puedes optar por poner un aparato inteligente de ahorro de energía. Este detecta automáticamente la temperatura a la que está ahora tu hogar, te lo mantiene siempre estable y va cambiando la intensidad según vea que lo necesite. También, algunos, son capaces de apagarlo cuando no estás en casa y encenderlo unos minutos antes de que llegues, simplemente detectando tu ubicación gracias a tu smartphone. Bienvenidos al hogar del futuro.

Opta más por comidas que no necesiten preparación:

actividades para hacer en casa

Otro gasto importante si hablamos de consumo energético es la cocina. Aquí, los electrodomésticos que tenemos pueden disparar la factura de la luz si abusamos mucho de ellos. El verano, en este sentido, es la mejor época del año para reducir la utilización, lo que también va a hacer que pasemos menos calor y que perdamos menos tiempo entre fogones.

¿Cómo podemos conseguirlo? Opta más por ensaladas frías y otros alimentos que no necesiten preparación de horno, vitrocerámica… Ahora nos apetecen cosas ligeras y fresquitas, así que aprovecha para salir de la cocina y disfrutar más de la vida al aire libre con un bol de hortalizas o con un plato de frutas.

Reutiliza el agua todo lo que puedas

Si tienes piscina en casa, aunque sea de las que se montan y desmontan sobre la marcha, también verás que en estos meses de verano se dispara la factura del agua. Poco podemos hacer, ya que el agua hay que ir renovándola frecuentemente, pero al igual que te hemos comentado en el apartado del aire acondicionado, también aquí puedes hacer uso de algún dispositivo de ahorro, que mediante un control de consumo sea capaz de optimizar el uso que se hace del agua y conseguir que tardes un poquito más en cambiarla.

También puedes ahorrar agua a la hora de lavar el coche con la manguera, intenta ser más rápido y no entretenerte. O bien, en la ducha. En verano llegamos a ducharnos varias veces al día debido al calor. Toma duchas más cortas y por supuesto no cambies ducha por baño.

Vigila la factura del teléfono:

¿Gastamos más teléfono durante las vacaciones? Depende. Hay quienes desconectan totalmente y sus llamadas, al ser prácticamente todas profesionales, se reducen drásticamente en verano, mientras que otros es ahora cuando por fin le dan a la marcación de llamadas del teléfono gracias a un aumento de la vida social, a irse de vacaciones fuera de la ciudad y llamar a casa, etc.

En este sentido, debes tener en cuenta si tu tarifa se va a amoldar a tu nuevo consumo y pensar en subirla o bajarla durante los meses de verano, dependiendo de si vas a gastar más o menos minutos.

Pero también tienes que tener en cuenta otros factores como el consumo de datos o el consumo en roaming. Evalúa bien qué gasto vas a hacer y trata de encontrar la tarifa que mejor si va a adaptar a tu uso del smartphone durante estas vacaciones. Eso sí, ten en cuenta que si tienes algún tipo de permanencia, probablemente no podrás cambiar de tarifa, pregunta también por posibles penalizaciones para no llevarte una desagradable sorpresa a posteriori.

¿Necesitas todos esos servicios de streaming?

reducir los gastos hormiga

Spotify, Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Google Play Musica… Estamos invadidos por los servicios de streaming y aunque, afortunadamente, ya hemos empezado a entender la importancia de pagar por ellos y parece que la mayoría de nosotros ya lo hacemos, lo cierto es que en verano nuestro consumo puede variar. Hay quienes, al estar más tiempo en casa, los usan más, mientras que otros se olvidan del sofá y la tele hasta septiembre.

Piensa si vas a usarlos y si te interesa darlos de baja durante los meses de verano. Es una de las mejores soluciones si quieres saber cómo ahorrar en las facturas.

Entonces, ¿se puede ahorrar en verano? Cómo ahorrar en las facturas es posible

¡Claro que sí! De hecho, podríamos ahorrar en cualquier época del año. Lo importante es que te sientes un día a mirar las cuentas del banco. Apunta todos los gastos y plantéate cuáles puedes reducir o directamente eliminar. Empieza a dar de baja servicios que no utilices o que uses tan poco que no te merezca la pena tenerlos contratados, revisa que las cuotas que pagas se adapten a tus consumos y cambia tarifas si es necesario, y piensa cómo puedes hacer tu hogar más inteligente y eficiente.

Aunque parezca insignificante, aprender a ahorrar en aquello que no utilizas o que no le estás sacando partido te ayudará, al final del año, a ahorrar un buen pico de dinero con el que, al siguiente año, puedes irte de vacaciones o darte ese caprichazo que tanto deseas después de todo el año de rutina y obligaciones.

No consiste en privarte de cosas que te gustan o en malvivir, todo el contrario. El objetivo es optimizar tus recursos y sacar el máximo partido a tu dinero, sin prescindir de nada y gastándolo mejor, en todo aquello que realmente quieres, necesitas y usas.

Ahora es una buena época para comenzar. Porque ya sabes, como suele decir el dicho, “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

Ahora que ya sabes cómo ahorrar en las facturas, ¿cómo lo vas a poner en práctica?

Sigue leyendo: Otras buenas ideas para ahorrar