Comer en terraza, ¿es seguro hacerlo en tiempos de pandemia?


A día de hoy, las dudas referentes a lo que podemos o no podemos hacer de forma segura siguen conviviendo entre nosotros. No cabe duda de que todos (o al menos la mayoría) tratamos de hacerlo lo mejor posible para poder dar jaque mate de una forma definitiva al coronavirus que tanto nos ha cambiado la vida. Un año después, la vacuna nos ha insuflado esperanza y optimismo de que a esto le queda ya bien poco, pero no podemos olvidarnos de que todavía está aquí y que depende de nosotros que no siga propagando y causando problemas a otras personas o incluso a nosotros mismos.

Si eres una persona responsable con el tema del virus seguro que han cambiado mucho tus rutinas y que te haces preguntas como si es seguro comer en terraza o si pasa algo por visitar a un familiar en un ambiente donde solo estéis los dos. Las recomendaciones sanitarias parecen claras: todo contacto con un no conviviente es un posible factor de riesgo. Sin embargo, con el asunto de comer en terraza hay opiniones más dispares. Si te apetece darte un pequeño homenaje un día y salir a comer en terraza, pero tienes dudas, a continuación, te contamos si tiene riesgos y qué puedes hacer para minimizarlos.

Otros artículos de interés: Todo sobre las vacunas

Comer en terraza sí, pero no te olvides la mascarilla

El momento de comer en terraza no debe ser complicado por sí solo, a fin de cuentas, estás al aire libre y se ha demostrado que los aspersores se mueven peor en ambientes bien ventilados, máxime si estamos totalmente al descubierto. Por tanto, no debería haber problema, aunque, eso sí, debes tener más precaución y no olvidarte de todo. Y cuando hablamos de todo nos referimos a la mascarilla, un elemento que se ha demostrado que ayuda muchísimo a evitar la propagación del virus.

Por tanto, utiliza la mascarilla en todo momento cuando no estés comiendo. Esto implica especialmente en los momentos en los que se acerca el camarero a la mesa a tomarte nota, a llevarte los platos o a darte la cuenta. Si entras al interior en algún momento, ya sea para pagar o para ir al baño, no olvides tu mascarilla. Un pequeño despiste podría salirte caro a ti y también a los que te rodean.

Mantén la norma de solo convivientes

La legislación actual varía según el lugar, pero, en términos generales, indica que en terraza pueden sentarse seis personas, independientemente de que sean o no convivientes. Y es cierto que, si aplicamos aquello que hemos dicho de que al estar al aire libre se reduce el problema, no debería existir ningún inconveniente, ¿verdad? No como tal, y aunque sin duda es un ambiente mucho más seguro que el de quedar a comer en una casa cerrada, lo cierto es que, insistimos, todo contacto con no conviviente es un factor de riesgo. Cuando quedas a comer, aunque sea para comer en terraza, el ambiente se relaja y pasarán un rato largo sin mascarilla.

Quitarte la mascarilla y sentarte en una misma mesa con personas que no son tus convivientes te eleva el riesgo de un posible contagio en caso de que algunos de los comensales tengan ya el virus, aunque aún no haya manifestado síntomas. Por lo tanto, si quieres tener la tranquilidad de que comer en terraza sea seguro, debes tener cuidado con quienes son tus compañeros de mesa. Si son convivientes, mucho mejor que si no lo son. No te quites la mascarilla con personas que no vivan contigo.

Vacunas contra el covid-19

Comer en terraza con carpa: la falsa seguridad

Las temperaturas no siempre permiten que estemos cómodos al aire libre y estar en un ambiente donde pasemos frío puede hacer que nos pongamos malos, aunque no sea covid, es algo que tampoco creo que nadie desee, ¿no es así? Por tanto, en muchos lugares se ha puesto de moda acristalar las terrazas o cerrarlas con una carpa. Se sigue denominando terraza porque está en un lugar exterior del local, pero si aplicas un poco de sentido común verás que de terraza no tiene nada. Comer en terraza es comer al aire libre y si los responsables del local han hecho algún tipo de cerramiento, ya no tiene sentido esta máxima.

Por tanto, si entras a comer en un lugar con carpa o con cristales, aunque tengan algún tipo de puerta o ventana abierta, ten en cuenta que se pierden los beneficios de comer en terraza. En ese caso, estarías comiendo en un interior bien ventilado, pero no en una terraza. Es algo importante de aclarar ya que puede conducir a error y hacernos creer que estamos ante una actividad segura, aunque en realidad no lo sea. Lo importante es que, lo que hagamos, lo hagamos con conocimiento de causa.

Fíjate en la actitud de los camareros

No puedes entrar hasta la cocina y ver cómo están trabajando, ni saber si la mentalidad del dueño del local está comprometida con el asunto del covid o no, pero un buen indicador lo verás en la actitud de los camareros. El primer punto es ver si todos llevan la mascarilla colocada correctamente. Esto implica, además de tenerla puesta por supuesto, que la nariz también vaya dentro y que no se la estén tocando continuamente a la vez que sirven las mesas.

Fíjate si saludan con besos o con abrazos a otros clientes con los que tengan relación y cómo desinfectan las mesas cuando un cliente se levanta. También puedes ver si ofrecen gel a la llegada o la separación que tienen entre las mesas. Es importante hacer este escaneo visual porque te va a dar una buena indicación sobre lo que puedes esperar de la seguridad de un sitio donde vas a comer, a llevarte cosas a la boca y a quitarte la mascarilla.

restaurantes

La distancia entre mesas es clave a la hora de comer en terraza

Por último, recuerda que es importante mantener al menos dos metros de distancia con otras personas. Esto implica que las mesas deben tener la suficiente separación para que no te afecte quién pueda estar comiendo en la mesa de al lado, pero también debes valorarlo con la distancia a la calle. ¿Es una calle de mucho tránsito, donde la gente se para justo al lado de tu mesa? ¿Hay otros clientes esperando al lado de donde tú estás comiendo? Esto es también algo que debes valorar a la hora de sentarte a comer en terraza.

En definitiva, para que comer en terraza sea seguro en tiempos de pandemia, debes aplicar siempre el sentido común. Respeta todas las normas sanitarias, evita el contacto con no convivientes y ponte la mascarilla en los momentos en los que no estás comiendo o bebiendo. Comer en terraza puede tener efectos muy beneficiosos para la salud mental, nos da un respiro en esta situación que estamos viviendo y nos hace olvidarnos un poco de lo que tenemos encima, pero recuerda que bajo ningún concepto merece la pena jugársela por una hora de disfrute. Hazlo con cabeza y podrás repetir más veces, mientras todo vuelve a la normalidad. Ánimo, cada vez queda menos.

Sigue leyendo: Curiosidades que aún no sabes sobre el covid