Frutos secos, la opción ideal para fortalecer tu cerebro


El cerebro es el órgano de tu cuerpo que más requerimientos energéticos tiene. Cada día consume gran cantidad de energía con el fin de realizar sus innumerables procesos fisiológicos. Para ayudar a tu cerebro a funcionar correctamente debes contar con una dieta balanceada en la que incluyas frutos secos.

Estos frutos contienen una gran cantidad de nutrientes que ayudan a fortalecer tu cerebro. Son ricos en grasas poliinsaturadas, las cuales una vez degradadas en el organismo sirven como fuente de energía. También contienen fibra en gran proporción, componente que ayuda al cerebro a realizar las funciones vitales para el organismo.

frutos secos
Añade a tu merienda diversos frutos secos y disfruta de momentos placenteros con su sabor.

¿Por qué debes comer frutos secos?

Ya que están compuestos por grasas más fáciles de digerir, tu organismo las trasporta al cerebro y él a su vez las aprovecha para mejorar sus funciones. Además, estos frutos contienen alto contenido de fibra, vitaminas y electrolitos.

Todos estos componentes participan activamente en el metabolismo de tu organismo, el mismo que hace funcionar a tu cerebro. Por esta razón, comer frutos secos es ideal para el fortalecimiento de las capacidades del funcionamiento de tu cerebro.

Grasas saturadas versus grasas insaturadas

Todas las comidas que ingieres cada día contienen grasas. Este aporte diario se considera grasas exógenas provenientes de la dieta. Ellas pueden ser de dos tipos, saturadas e insaturadas. Cada una otorga ciertos aportes a tu organismo y a continuación verás unas más beneficiosas que otras.

Grasas saturadas

La mayoría de los alimentos que consumes diariamente contiene grasas saturadas. Las grasas saturadas al entrar en tu cuerpo no pueden ser metabolizadas eficientemente. Esto se debe a que no son solubles, por lo que tienden a acumularse en las paredes de los vasos sanguíneos. Las grasas saturadas se convierten dentro del cuerpo en lo que se denomina colesterol malo

El colesterol malo, también conocido como colesterol de baja densidad, participa en el transporte de los ácidos grasos. Se considera malo porque transporta los ácidos grasos desde el hígado hasta los tejidos. Esto quiere decir que no favorece su degradación en el hígado sino todo lo contrario, lo retorna a la circulación.

Grasas insaturadas

Son consideradas las grasas “buenas”, ya que pueden ser degradadas con mayor facilidad. Las grasas insaturadas son una de las principales fuentes energéticas que adquieres a través de la dieta. Se caracterizan porque sus componentes contienen múltiples insaturaciones. Esto hace que sean más solubles que las saturadas y por ende más fáciles de digerir.

El colesterol bueno, llamado también colesterol de alta densidad, se encarga del transporte de las grasas insaturadas. A diferencia del colesterol malo, este transporta las grasas desde los tejidos hasta el hígado. Es decir que realiza una especie de barrido por todo el cuerpo recogiendo los excesos de grasa. Posteriormente en el hígado estas serán degradadas para luego ser eliminadas del organismo.

Los frutos secos, por su composición, contienen una gran cantidad de grasas poliinsaturadas. Esto los convierte en una excelente fuente de energía saludable para el bienestar de tu cuerpo.

Galletas con frutos secos
Incluye a tus postres y meriendas los frutos secos que más te gusten.

Alto contenido de fibra en pequeñas presentaciones

Cuando hablamos de frutos secos es necesario recordar que contienen fibra en sus componentes principales. La fibra beneficia en gran medida el funcionamiento integral de tu cuerpo. Actúa favoreciendo la movilidad gastrointestinal, lo cual incide determinantemente en la capacidad de absorción de nutrientes de los alimentos.

Estos nutrientes al ser absorbidos y procesados se convierten en fuentes de energía que será utilizada por tu cerebro. Y para todos los procesos que se efectúan en tu masa cerebral se requiere una alta cantidad de energía.

La fibra también ayuda a fortalecer las diversas estructuras presentes en los tejidos. Les proporcionan forma y estabilidad a gran número de células, incluidas las células cerebrales.

Más cualidades: son ricos en vitaminas

Es válido destacar que los frutos secos  también poseen en su composición alto contenido de vitaminas. Las vitaminas representan un papel importante como colaboradores en muchas reacciones bioquímicas que realiza tu cerebro.

También llamadas cofactores, las vitaminas son un factor importante en diversos procesos fisiológicos. Por ejemplo, la vitamina D favorece la absorción de la luz ultravioleta actuando de manera eficaz en la piel.

¿Cuándo puedes comer frutos secos?

Entre todas las preguntas, es una de las más fáciles de responder: las nueces, las almendras, los higos entre otros representan una rica fuente de nutrientes. Su consumo generalmente no está restringido a días u horas específicos, por lo que siempre puedes consumirlos. Inclusive, en gran parte de las dietas se recomienda comer por lo menos una vez al día un puñado de ellos.

Estos alimentos representan una merienda ideal para tomar a cualquier hora del día. Procura siempre tener una bolsita de frutos secos en tu cartera. Cuando sientas hambre a mitad de la mañana o durante la tarde, esta es una excelente opción. Estarás alimentándote sanamente y fortaleciendo tu cerebro, además, estarás llenando ese huequito en el estómago.

Variedad de opciones para tu salud

Los frutos secos representan una excelente opción para tomar una merienda ligera, rica y nutritiva. Existen diversos tipos de estos frutos, los cuales puedes escoger dependiendo de tus gustos y preferencias. Antes de comer un chocolate o algún otro postre rico en azúcares, piensa en esta deliciosa opción.

Juegan un papel importante en el funcionamiento de tu cerebro otorgando una alta fuente de energía. De esta manera favorecen los intrincados y complejos procesos que se realizan en el interior de tu cabeza.

Frutos secos a la orden del día
¿Cuál es tu favorito? Tienes un montón de opciones para elegir.

Lee este artículo: Nueces de macadamia. más beneficios de los frutos secos