Coliflor, un ramillete de virtudes


¿Qué es la coliflor?

Parece un bonito ramo de flores y se presenta como un conjunto de arbolitos que se arrebolan entre sí de una forma muy bella. ¿Qué es? La coliflor pone a prueba nuestro sentido del olfato, con un contundente olor fétido que desencanta a muchos. Hay que ser valientes y superar la primera prueba olfativa porque esta verdura no solo es sabrosísima y muy rica, sino que tiene muchísimas propiedades para nuestra salud.

Si nos ponemos un poco técnicos, hemos de decir que pertenece a la familia de las Brassicaceae, entre las que se encuadran muchos vegetales de invierno. Se trata de una inflorescencia crucífera de carne tierna y deliciosa, que se reproduce mediante semillas y que brota de forma anual, convirtiéndose en un plato habitual en casi cualquier hogar.

Su forma es redondeada. La parte central, blanca y comestible, es la «masa» y está rodeada de una aureola de hojas. Puede llegar a pesar hasta dos kilogramos y alcanzar los 30 centímetros de diámetro. Los mejores meses para consumir coliflor son los comprendidos entre septiembre y enero.

coliflor
La coliflor es perfecta para perder peso

Un poco de historia

La coliflor es originaria de la parte oriental del Mediterráneo. A pesar de que hoy no podemos pasar sin ella, resulta muy curioso saber que, antiguamente, esta verdura no se consumía en el día a día, sino que se empleaba de manera principal para aliviar enfermedades como la descomposición intestinal.

Sería a partir del siglo XVI, cuando se introduciría definitivamente en la dieta habitual de nuestros antepasados. En España, empezamos a consumirla en el siglo XVIII, cuando ya era una hortaliza muy apreciada en el resto de Europa.

Propiedades y beneficios de la coliflor

La coliflor es una hortaliza perfecta para las personas que quieren perder peso. De pocas calorías, pues apenas presenta hidratos, proteínas o grasas, resulta ideal para dietas. Sus puntos fuertes son el alto contenido en fibra, vitaminas y minerales, nutrientes fundamentales para nuestro organismo.

Una de sus virtudes principales es su alto poder antioxidante. Esto se debe, especialmente, a la vitamina C y al manganeso que podemos encontrar en su carne. Los antioxidantes son moléculas capaces de frenar el envejecimiento de nuestras células, por lo que resultan imprescindibles para una buena salud. La coliflor, además, nos aporta beta-caroteno, ácido cafeico o ácido ferúlico, elementos que también favorecen la antioxidación.

Otros de los beneficios de la coliflor son su poder antiinflamatorio, debido a la vitamina K que contiene, o la increíble ayuda que aporta a nuestro sistema cardiovascular, también gracias a la vitamina K y a otros nutrientes que tiene como son los ácidos grasos omega-3.

No podemos dejar de mencionar las cualidades diuréticas de esta hortaliza. La coliflor ayuda a limpiar y depurar nuestro organismo de una manera extraordinaria, gracias a su alto contenido en agua y potasio y a ser muy baja en sodio. Así que si padecemos de hipertensión, retención de líquidos o escasez de orina, este alimento no puede faltar en nuestra dieta.

Además, si tenemos problemas con la glándula tiroides, puede ser muy recomendable comer coliflor, en este caso, cruda. La hortaliza, consumida de esta forma, libera una enzima que bloquea la absorción del yodo, uno de los causantes de este tipo de patologías.

Tipos de coliflor

Es una hortaliza que se cultiva en todo el mundo, y, por ello, presenta distintas variedades:

  • Coliflor blanca: la más común. Su color se debe al proceso de crecimiento de la hortaliza, en el que los agricultores tapan la masa con las hojas verdes que crecen a su alrededor, impidiendo el desarrollo de la clorofila.
  • Coliflor verde: tiene mayor aroma y aporta más vitamina C a nuestro organismo.
  • Coliflor morada: las antociacininas, pigmentos antioxidantes, son los responsables de este llamativo color que, eso sí, desaparece al cocinar la coliflor.

Información nutricional de la coliflor

Antes de dejaros con la interesante tabla nutricional, un pequeño truco para cocinarla. Si queréis evitar ese olor molesto e invasivo que deja la coliflor por toda la casa, podéis cocerla con un chorro de vinagre, unas rodajas de manzana o un poco de comino.

Valores mediosPor cada 100 g
Valor energético25 kcal
Lípidos0,3 g
Colesterol0 mg
Sodio30 mg
Potasio299 mg
Glúcido 5 g
Fibra alimentaria2 g
Azúcar1,9 g
Proteína1,9 g
Calcio22 mg
Vitamina C48,2 mg
Hierro0,4 mg
Magnesio15 mg
Vitamina B60,2 mg