20 razones para volver a celebrar San Valentín con tu pareja


¿Recuerdas cuando eras un niño o una niña y en el colegio el Día de San Valentín era toda una revolución? Los niños jugaban a intercambiarse cartas, las niñas se vestían de rojo para decir, tímidamente, que les gustaba alguien, y recibir algún mensaje anónimo el 14 de febrero era la mayor ilusión de todos. Sin embargo, con el paso de los años, ese día cada vez va perdiendo más importancia, hasta que llega un punto en el que muchos de nosotros decidimos no celebrarlo aunque tengamos pareja. ¿Es un error? Como todo, es una decisión personal, pero hoy queremos romper una lanza en favor de hacer algo especial ese día y te vamos a dar las mejores razones para celebrar San Valentín si estás en pareja. Y si no lo estás, recuerda que también sirve San Solterín 😉

Otros artículos de interés: Prepara esta tarta para San Valentín y triunfarás

San Valentín no es solo cosa de adolescentes

Es inevitable que, conforme van pasando los años, vayamos perdiendo la emoción por las cosas que ya hemos vivido anteriormente, especialmente si estas se repiten cada año. Un ejemplo claro es San Valentín: con nuestro noviete de la adolescencia lo celebrábamos con un entusiasmo y una ilusión que probablemente ahora no tienes. Incluso, es posible que hayáis decidido no celebrarlo porque “es una tontería” o porque “ya estáis muy mayores para eso. Error. Gran error. Debéis seguir manteniendo las ilusiones por aquello que os haga felices o que simplemente os haga pasar un buen rato simplemente porque queréis, porque lo disfrutáis, independientemente de la edad que tengáis.

Celebrar San Valentín en pareja no es cosa de adolescentes, es cosa de quien quiera hacerlo de quien le apetezca disfrutar de un día con su pareja. ¿Necesitas motivos para celebrarlo? Te los contamos a continuación.

celebrar San Valentín en pareja
Cualquier día es un buen momento para tener un detalle inesperado con tu pareja. Recuerda que las cosas con poco valor material al final son las más bonitas.

Motivos para celebrar San Valentín con tu pareja

1. Aprende a disfrutar cada momento, no va a volver

Dicen que “añorar o echar de menos es el precio que pagas por vivir momentos inolvidables”. Y no puedo estar más de acuerdo. A veces nos saltamos cosas por cansancio, porque no toca, porque tenemos otras obligaciones con las que cumplir, etc., y no nos damos cuenta que ese momento ya no va a volver nunca. Vendrán otros, sí, probablemente mejores, quizás, pero debes aprender a disfrutar de cada momento con tu pareja, te guste o no San Valentín, piensa que es una ocasión perfecta para estar con él y hacer algo juntos. Construid bonitos recuerdos y vuestra relación será siempre mágica.

2. ¿A la otra persona le hace ilusión?

A veces, a nosotros no nos gusta algo pero a nuestra pareja sí. Si a tu pareja le gusta San Valentín, no debe suponer para ti ningún esfuerzo tener un detalle con ella o salir a cenar, probablemente no te pida mucho más y, aunque para ti sea un día cualquiera, es importante que baséis vuestra relación en intentar hacer feliz al otro. Esta debe ser la clave de toda relación exitosa. No seas rancio o rancia y cede a este tipo de peticiones tan sencillas. Si consigues mantener intactas sus ilusiones, verás como tú también eres más feliz.

3. Es una buena excusa para hacer algo juntos

La rutina, el trabajo, los niños, la casa… ¿Hace cuanto no haces algo con tu pareja? No decimos que tengas que dar un viaje a la Luna y volver, pero el simple hecho de salir juntos a tomar algo, ir al cine, cocinar juntos o simplemente dar un paseo, ayudará a mantener viva la chispa del amor. Que no se os olvide que estar es mejor que ser. Siempre.

4. Y también es una buena excusa para regalar o tener un detalle

Y hablando de hace cuanto tiempo no haces algo… ¿hace cuánto no tienes un detalle con tu pareja, no le compras algo porque sí o no le haces un regalo porque realmente te apetece? Vale, hacerlo justo el día de los enamorados es quizás contradictorio a esto, ya que en realidad estás aprovechando una fecha marcada en el calendario, pero tómalo de otra manera: piensa que es una forma de tener un detalle con la persona que quieres. Si hablamos de regalos, te invitamos a que dejes a un lado a Don El Corte Inglés y compres algo que tenga valor para vosotros: hablamos de valor sentimental, no valor económico. ¿Qué tal una experiencia? ¿Qué tal algo que os recuerde a vuestros inicios o a vosotros mismos?

5. Rompe la rutina, el gran enemigo de las parejas

Como decíamos antes, es muy fácil dejarnos arrastrar por la rutina. Simplemente se pasan los días, las semanas y los meses, el año se repite en bucle y, cuando llega de nuevo Navidad, te das cuenta que haces las mismas cosas día tras día, año tras año. Celebrar San Valentín en pareja puede ser el primer paso para intentar apartar a esa Doña Rutina que se ha adueñado no solo de vuestra relación, también de vuestra vida. Intentad hacer algo totalmente opuesto a lo que soléis hacer normalmente.

6. Recuperad la actitud cariñosa

Vale que lleváis muchos años y que la magia y la pasión del principio no es la misma. No te preocupes, no eres el único al que le pasa y es algo totalmente normal. Pero no por esto dejéis de ser cariñosos: que nunca falte el beso al llegar a casa o al irse, el abrazo antes de dormir o deciros te quiero. Quizás hoy, el Día de San Valentín, puede ser una buena ocasión para recuperar los gestos cariñosos.

celebrar San Valentín en pareja
No olvidéis que hoy es un día para disfrutar juntos. Apartad todo lo demás y estad solo vosotros dos.

7. ¡Sin niños!

¿Ya tenéis niños? Muy bien, pero hoy dejadlos con los abuelos o incluso con el servicio de animación del sitio donde vayáis a celebrar San Valentín en pareja. La mayoría de hoteles, restaurantes, centros comerciales, etc., saben que las parejas necesitáis un rato a solas y que no siempre tenéis a mano a los abuelos para poder dejarlo (además, quizás ellos también quieran disfrutar hoy del Día de los enamorados, ¡también tienen derecho!). Por ello, buscad un plan en el que podáis estar sin niños. Incluso si son demasiado pequeños, por un par de horas no va a pasar nada y os merecéis ese descanso y esa desconexión para disfrutaros solo el uno al otro.

8. Hablar y reír, dos verbos que no se deben olvidar

Si no tienes comunicación con tu pareja, mal asunto. Si no hablas con ella, mal asunto. Y si no os reís juntos, peor. Como dice Defres: “siempre pensaré que el amor es hacerse reír”. Y no va muy desencaminado. Es muy importante que nuestra pareja sea también nuestro mejor amigo, al que podamos (y queramos) contarle cualquier cosa que se nos pase por la mente, cualquier cosa que nos preocupe, que nos haga feliz o incluso que nos haya pasado hoy a lo largo del día. Y, sobre todo, no os olvidéis de haceros reír. Si cumples estos dos verbos, os auguramos una relación larga y feliz.

9. Soñad juntos

Y no nos referimos a dormir y roncar juntos. Si no a soñar, a soñar despiertos, a soñar de verdad. Soñad con vuestra futura casa, con progresar en el trabajo o con un viaje. Lo que sea. Son vuestros sueños y vosotros mandáis en ellos. Como veis, pueden ser sueños comunes, como lo de hacer un viaje determinado o comprar una nueva casa, o pueden ser sueños individuales, como lo de que cada uno progrese en su trabajo. Pero lo importante es que sean sueños compartidos y que a los dos os hagan felices.

10. Recordad los primeros San Valentines juntos

¿Recordáis la ilusión del primer San Valentín? ¡Recuperad esa magia! Podéis intentar repetir el plan si es posible o simplemente reiros junto a una copa de vino viendo fotos de aquella noche y recordando como fue. Seguro que os volvéis a sentir dos chiquillos con la ilusión de las primeras veces.

11. Una sorpresa vale más que mil planes

Si no habéis hecho ningún plan para celebrar San Valentín juntos, quizás es el momento de sorprender a tu pareja. Prepara algo que no se espere, ya sea una cena diferente para cuando llegue del trabajo o una escapada para el siguiente fin de semana. Lo que sea, pero lo importante es el factor sorpresa. Cuando no nos esperamos algo, hace el doble de ilusión que cuando sí lo esperamos. Eso sí, ¡consejo! Si a tu pareja le encanta San Valentín y quiere hacer algo, no le quites la ilusión diciéndole que este año no hacéis nada aunque en realidad le estés preparando la sorpresa. Le harás pasar unos días previos un poco de bajón y arruinarás el efecto positivo de sorprender. Sorpresas sí, pero hay que saber hacerlas.

12. Di más Te quiero, pero no los gastes

Antes hemos dicho lo importante que es darse un beso todos los días o decirse Te quiero. ¿Ya no lo dices? Mal. ¿Lo dices demasiado? Mal también. No debes olvidar que esas dos palabras son mucho más importantes de lo que hoy en día parecen. La gente va gastando los Te quiero sin pasarse a pensar mucho en lo que significan realmente. Dile Te quiero a tu pareja, pero úsalos de un modo que tenga el valor que debe tener.

celebrar San Valentín en pareja
No dejéis de miraros así por muchos años que pasen. Se pierde la chispa, pero se gana otro tipo de amor inquebrantable y con mucho más valor.

13. Disfrutad de algo juntos: elegid vosotros el plan

¿Siempre salís a celebrar San Valentín en pareja con otros amigos? Este año, elegid vosotros el plan y hacedlo solos. Recuerda que es un día de pareja, no de amigos. Y no os dejéis llevar por la marea: si todo el mundo va a ir a un restaurante famoso donde organizan una cena especial, no tenéis por qué ir allí porque todo el mundo vaya a hacerlo o porque es “lo que toca”. Lo importante es que seáis vosotros los que decidáis que os apetece más hacer, sin tener en cuenta las opiniones de los demás o las recomendaciones de otros. Solos tú y tu pareja. No necesitáis nada más.

14. Una buena excusa para una escapada

Si podéis coger un par de días libres en el trabajo, ¡aprovechad para salir de la ciudad! No hace falta que os cojáis un vuelo y os vayáis muy lejos, podéis mirar un hotel bonito a 100 kilómetros a la redonda, de ese modo, el viaje no será largo y además el presupuesto tampoco se disparará. Podéis hacer actividades al aire libre, disfrutar de la piscina cubierta del hotel, deleitaros en el buffet o simplemente daros el gustazo de dormir fuera. Por un momento, sentirás que estás de vacaciones otra vez. Elegir si os apetece escapada de playa, rural o cultural y poneos a buscar algo. Además, si lo buscáis juntos, mejor aún, compartiréis la ilusión de este momento especial.

15. ¿Hace cuánto no veis el vídeo de la boda o vuestras primeras fotos?

Antes te hemos dicho que es una buena ocasión para rememorar vuestro primer San Valentín juntos, pero también lo será para recordar otras primeras veces. El vídeo de la boda, ese que tanto os costó y que lleva años cogiendo polvo en un cajón, puede ser un buen momento para otro revisionado. Os reiréis con las pintas de la tía del pueblo, añoraréis a aquellos que ya no están y os volveréis a enamorar al ver la forma en la que os mirabais y lo felices que fuisteis ese día. Si no estáis casados, también podéis ver vuestro primer viaje, el nacimiento de vuestro hijo o incluso algunos de los primeros momentos en los que, sin hacer nada especial, erais tremendamente felices.

16. Planead algo loco

¿Cómo encender la chispa del amor y la pasión de nuevo? ¡Haced alguna locura! Algún deporte de riesgo, algún tatuaje juntos o incluso ese viaje que no os atreveis a hacer y que tanto os gustaría. No lo penséis dos veces, si os apetece y podéis, lanzaos sin pensarlo. La adrenalina que segregaréis cuando llegue el momento de ponerlo en práctica os va a hacer sentir vivos y plenos de nuevo.

celebrar San Valentín en pareja
Una escapada en coche a algún pueblo cercano a casa puede ser más que suficiente para disfrutar de un San Valentín genial.

17. Recuperad la pasión

Si lleváis mucho tiempo, la pasión se habrá perdido en mayor o menor medida. No dejéis que esto suceda. Celebrar San Valentín en pareja puede ser una buena ocasión para recuperar esa chispa perdida. Dedicaos tiempo, olvidaos de las prisas y simplemente disfrutad. Haced algo que nunca hayáis hecho (sí, seguro que todavía quedan cosas) o repetid algo que llevéis tiempo sin hacer. También, cambiar de lugar o de roles os puede ayudar a recuperad la pasión.

18. Prohibido hablar de trabajo ni de terceros

Hoy es San Valentín, es un día para disfrutar en pareja, sin nadie más, solo vosotros. Así debe haber algunos temas prohibidos esta noche: el primero que debéis vetar es el trabajo. Ya habláis de esto la mayor parte de vuestro tiempo del día a día, por lo que es una idea horrible seguir con el mismo tema incluso en la cena de San Valentín. Además, si no compartís trabajo, es posible que a tu pareja le aburran tantos detalles sobre tus informes o sobre los líos entre Fulanito y Menganita en la oficina. Otro tema tabú son otras personas con las que tengas algún mal rollo: recuerda, esta noche es para disfrutar. Si has discutido con alguien, prohibido sacarle en la conversación. No habléis de nada que os pueda hacer sentir incómodos o incluso aburriros. Esta noche, para celebrar San Valentín, solo temas de conversación interesantes.

19. Cread recuerdos mágicos

Sí, como los del principio, donde todo era magia y fuegos artificiales aunque simplemente estuvierais sentados en un banco comiendo pipas. Evidentemente, es posible que esto ya te aburra y no hemos venido a aburrirnos hoy. Pero sí podéis crear un nuevo recuerdo mágico visitando algún lugar bonito, teniendo un detalle inolvidable con tu pareja o diciéndole algo que nunca le hayas dicho. Por ejemplo, es un buen momento para pedirle matrimonio, para pedirle que seáis papás o para, simplemente, recordarle que es la mujer o el hombre de tus sueños.

20. ¡Propónselo!

Y hablando de decir algo que nunca le hayas dicho… ¡Hoy es el momento! Nada mejor que el día en el que habéis decidido celebrar San Valentín. Precisamente lo que te acabamos de contar. Pídele matrimonio o cualquier otra cosa que sea importante para vosotros y que, por supuesto, estés seguro o segura. Y sí, lo decimos en los dos géneros porque aunque no queramos, todavía somos lo suficientemente machistas (todos) para pensar que es el hombre el que siempre debe dar el primer paso en todo. A ellos también les gusta ser sorprendidos y sentirse queridos. Si hay algo que te ronda la cabeza desde hace tiempo y que se lo quieres pedir, hoy es el día. 

¿Y si estoy soltero? ¿No puedo celebrar San Valentín este año?

celebrar San Valentín en pareja
Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Si pasáis San Valentín solos, ¡haced algo juntos!

¡Claro que sí! Mira a tu alrededor, seguro que hay algún otro soltero al que quieres mucho. Un amigo, una amiga, un familiar o incluso un compañero de trabajo. Unid fuerzas y celebrad también el día del amor, en este caso, del amor que os tenéis vosotros, aunque sea fraternal. Solemos vincular amor siempre con pareja y no es así. Hay muchos tipos de amores, por suerte, y lo bonito es saber disfrutarlos todos.

¿Qué planes puede hacer con mis amigos para celebrar San Valentín?

¡Todos! Los límites solo los ponéis vosotros. Podéis adaptar las 20 ideas que te hemos dado a vuestra amistad: recordad cómo os conocisteis, haced algo que hace tiempo que no hagáis, regalaos algún detalle, haced una escapada juntos o cualquier otra cosa que se os ocurra. Lo importante de celebrar San Valentín es que lo disfrutéis, que os sintáis queridos y que paséis un San Valentín inolvidable.

Otros artículos relacionados: Planes para celebrar el Día de los Enamorados en pareja