¿Cómo elegir los colores para el hogar según la cromoterapia?


Elegir la pintura para las paredes de nuestro hogar es casi una misión imposible. Aunque tengas claro el color que quieres, seguro que te asaltan mil dudas cuando tengas que tomar la decisión final: empezarás a pensar si no te vas a cansar muy pronto de él, si conjuntará bien con los muebles y con el resto de la decoración, si será muy fuerte, si será muy soso, si nos aportará paz… Y cuando el pintor te muestre la gama de tonos, seguro que piensas que no hay un castigo peor.

Hoy te queremos a ayudar a elegir los colores para tu casa, pero desde un punto de vista que seguro que no habías considerado. No hablaremos de colores bonitos o feos, ni siquiera de cuáles combinan mejor. Vamos a centrarnos en la cromoterapia, el arte que consiste en hacer un uso terapeútico de los colores. Sí, aunque nos parezca ridículo, lo cierto es que los colores también tienen propiedades curativas y si aprendemos a usarlas a nuestro favor, viviremos más y mejor. ¿Te apuntas a la cromoterapia?

Sigue leyendo: ¿Sabes cada cuánto tiempo tienes que cambiar las sábanas?

Los beneficios de la cromoterapia

La cromoterapia tiene el poder de modificar nuestro estado de ánimo y, por tanto, nuestra salud, según el color que elijamos para que predomine en nuestro hogar. Esto también aplica a la ropa que utilicemos e incluso al color del coche que elijamos. Todo va en sintonía y el subconsciente, aunque nos parezca irrelevante, sí que procesa la información que emiten los colores de nuestra vida y la manipula según el significado de los mismos.

Por ello, escoger el color para nuestro hogar es una de las mejores tareas que podemos llevar a cabo. No tienes por qué elegir el mismo para todas las estancias, de hecho, cada una de ellas demandará una versión diferente de ti mismo.

Los colores se dividen según el las propiedades del propio color y según su temperatura.

que es la cromoterapia
La cromoterapia divide los colores por beneficios y por temperatura

Los colores según su temperatura:

Esto seguro que ya lo sabes y es que es un secreto a voces: existen colores fríos y colores calientes. Te los resumimos por gamas.

  • Frío: azul, violeta y verde.
  • Calor: amarillo, naranja y rojo.

Los colores según sus propiedades:

Blanco:

El color blanco es por excelencia el tono más neutral del muestrario de colores. Hace referencia a la luz, la pureza, la luminosidad. Es un tono que transmite paz y que siempre podemos combinar con cualquier otro. Es el comodín ideal y además nos da sensación de amplitud y nuestro hogar parecerá más grande. Ideal para habitaciones pequeñas o poco luminosidad en las que necesitamos la ayuda del color. Un gran ventanal y paredes en blanco serán la mejor opción.

Amarillo y naranja:

El amarillo o el naranja en un tono muy intenso puede llegar a causar estrés, pero un tono bonito nos ayuda a mejorar el rendimiento intelectual y la creatividad. También mejora la concentración y nos levanta el estado de ánimo, por lo que es ideal para utilizarlo en aquellos lugares en los que necesitamos un plus de energía. ¿Qué tal si convences a tu jefe para pintar la oficina de amarillo o naranja?

Azul:

El azul está relacionado con el mar, el cielo, los espacios abiertos y la libertad. Es un color muy relejante y espiritual y, aunque no te lo creas, también tiene propiedades antiinflamatorias.

Verde:

Siguiendo con la información que nos da la cromoterapia, el verde es el color de la naturaleza y esto es precisamente lo que nos aporta: relax, calma, armonía, equilibrio. Nos ayuda a luchar contra el cansancio y el estrés y, a nivel de salud, tiene incidencia directa en el hígado. ¿Cómo lo consigue? Misterios que nos da la vida…

Violeta:

El violeta es el color que más nos relaja. Alivia el estrés, disminuye el cansancio, mejora el optimismo y nos ayuda a descansar mejor, siempre que sea un tono violeta claro (las gamas de los lilas).

Turquesa:

La mezca de azul y verde también nos transmite serenidad y paz. Además, nos ayuda a estar más fuerte y nos refuerza el sistema inmunológico.

Rojo:

Por último, el rojo es el color de la sangre y también el que nos aporta más energía y estimulación. Si nos notamos decaídos o incluso si tenemos anemia, rodearnos de color rojo nos dará un impulso hacia adelante. Sin embargo, también puede tener el efecto contrario: el color rojo también está asociado con la agresividad y el dolor, así que debemos utilizarlo con precaución. De hecho, ¿sabías que los conductores de vehículos rojos pagan más por el seguro que los blancos? Está comprobado que la tasa de accidentes es un poco mayor en los coches de este color.

cromoterapia
Elige bien no solo el color de las paredes, también de los muebles y de la decoración

¿Cómo elegir el color de las habitaciones de nuestra casa?

Vamos a dibujar nuestro hogar según las “leyes” de la cromoterapia que estamos repasando en este artículo.

Entramos a nuestra casa y lo primero que nos solemos encontrar es el salón. Probablemente el espacio de nuestro hogar donde más tiempo pasamos y también donde se desarrolla la vida familiar: nos reunimos aquí para ver la tele por las noches, charlamos en el sofá, invitamos a nuestros amigos a tomar algo… Elige bien los colores. Los tonos cálidos, como colores de la gama del marrón son la mejor opción: colores tierra, beiges, marrones, vainilla o incluso melocotón.

La cocina es otra de las dependencias del hogar más importantes y que más juego nos puede dar a la hora de elegir los colores. Busca la creatividad, la estimulación y la relajación. ¿Es posible? Sí, siempre que juegues con la combinación de dos colores. Por ejemplo, el blanco y el naranja son una opción ideal; también el beige y el verde o el turquesa y el marrón.

Pasamos al baño donde el protagonista absoluto suele ser el color azul, por su clara relación con los elementos del agua. Si no te gusta este color o buscas ser un poco más original, cualquier tono vivo combinado con blanco irá perfecto. Además, aquí te puedes permitir que sean todo lo chillones que quieras: amarillos, naranjas, fucsias…

El despacho, si lo tienes, te debe aportar calma y concentración. Aunque debemos tener en cuenta el tipo de trabajo que desarrollaremos aquí. Sí, por ejemplo, nos dedicamos a algo creativo como pintar, escribir, componer… los tonos amarillos y naranjas serán una gran opción. Pero si estamos estresados entre números y montañas de papeles, opta por tonos blancos, grises claros, verdes suaves…

Por último, llega el momento de dormir: nos vamos al dormitorio. Evidentemente, depende de si se trata de la habitación de los niños o del matrimonio. En el primer caso, opta por colores alegres, pero en el segundo debemos buscar estrechar lazos con nuestra pareja. Los tonos violetas son los más indicados, además de hacer un guiño a la feminidad, nos aportarán calma y nos relajarán, ayudándonos a dormir mejor. Podemos combinarlo con colores blancos, rosas o marrones.

violeta habitacion de matrimonio
Los tonos violetas y lilas son ideales para la habitación de matrimonio

OTROS ARTÍCULOS QUE TE VAN A INTERESAR: ¿CÓMO PUEDES CONSEGUIR QUE LAS toallas PAREZCAN NUEVAS?


Advertisements