Qué es la cardiopatía isquémica y por qué afecta más a las mujeres


La cardiopatía isquémica es la causa principal de muerte de adultos en todo el mundo. También lo es específicamente en España, puesto que representa a más del 47% de las causas de muerte.

Año tras año, va disminuyendo la cantidad de muertes ocasionadas puramente por esta patología, por la cantidad de tratamientos y cambios en la calidad del estilo de vida.

Pero lo que ha llamado más la atención es el aumento del número de mujeres que han fallecido a causa de esta patología. Cuáles son los factores causales de esta patología coronaria y por qué está afectando más a las mujeres.

Cardiopatía isquémica en mujeres

Qué es la cardiopatía isquémica

Esta patología coronaria sucede cuando le falta oxígeno al corazón. La razón principal es la obstrucción de algunas arterias. Las arterias principales son las que suministran sangre al corazón y si están parcialmente obstruidas el flujo sanguíneo no llega como debería, incluyendo el oxígeno que necesita para funcionar.

Una obstrucción de arterias también puede provocar trombosis causando daños a otros órganos como el cerebro. Todo este proceso puede comenzar desde los 20 años de edad, pero toma gravedad con la edad causando un desequilibrio del nivel de oxígeno que llega al corazón y lo que necesita.

Cuando la falta de oxígeno es por un tiempo prolongado, se produce la muerte de las células musculares del corazón provocando un infarto de miocardio.

En hombres, la mayor causa de muerte es el infarto agudo de miocardio y en las mujeres se manifiesta con una angina de pecho. Aunque también se puede manifestar arritmias o alteraciones en el ritmo cardíaco.

Angina de pecho

El mayor síntoma de estar sufriendo una angina de pecho puede ser el dolor agudo que se siente en el pecho. También se puede sentir opresión o malestar y suele extenderse hacia los brazos, espalda, cuello y mandíbula.

La intensidad es progresiva, pero por una duración limitada. Generalmente esta patología está asociada a un esfuerzo físico deportivo o sexual, tensión excesiva por trabajo o una gran emoción.

Esto sucede porque en dichas situaciones el corazón necesita más oxígeno y al no obtenerlo, comienza a dar estos síntomas. Cuando la causa desaparece, recibe oxígeno normalmente y los síntomas desaparecen generalmente sin dejar ninguna secuela.

Cuando la angina de pecho sucede en reposo, se corre un mayor riesgo de la formación de un coágulo o un espasmo en la arteria que no obstruye por completo la arteria, pero deja una dificultad que debe sortear el flujo sanguíneo para llegar al corazón.

Cardiopatía isquémica

Infarto de miocardio

Se denomina así al episodio por el cual un área del tejido muscular del corazón muere por falta de oxígeno. Los síntomas son muy parecidos a los de angina de pecho, con la diferencia de que son más severos en intensidad y más prolongados.

El dolor es más agudo y se siente una compresión mayor. En algunos pacientes con diabetes o de edad avanzada suele presentarse con un dolor intenso en la parte superior de la zona abdominal. Por dicha razón, en algunos casos se creyó que podría tratarse de una indigestión.

Junto al dolor también se puede sentir mareo, falta de aire, náuseas vómitos, sudoración.

Esta situación ocurre generalmente cuando existen antecedentes de haber sufrido angina de pecho o alguna otra enfermedad coronaria. Las arterias son las encargadas de dar los nutrientes y oxígeno al músculo del corazón. Cuando se tapan, el músculo no recibe lo que necesita y se produce la muerte de las células musculares del corazón, el daño es permanente y totalmente irreversible.

La obstrucción parcial o completa de los vasos sanguíneos se debe a la arteriosclerosis. Una patología que puede provocar la inflamación de las arterias, endurecimiento de las paredes de las mismas, formación de coágulos o proteínas de coagulación o desechos de células que pueden producir el taponamiento de las arterias.

Embolia

Una embolia sucede cuando el coágulo viaja por las arterias y queda atrapado en un vaso más pequeño. Dependiendo cuál es la arteria afectada por la arterioesclerosis puede afectar a otros órganos, además del corazón, como el cerebro, por ejemplo.

En ese caso, se podría producir un accidente vascular cerebral o ictus.

Cómo se determina si se trata de un episodio de angina de pecho o infarto

Los médicos podrán realizar dos estudios claves para determinar si el episodio sufrido por el paciente fue una angina de pecho o un infarto de miocardio. Se trata del electrocardiograma y el laboratorio de sangre.

En el electrocardiograma, no se notan alteraciones luego de un episodio de angina de pecho. En cambio, si ocurrió un infarto mostrará algunas alteraciones de ritmos.

Cuando se realiza un análisis de sangre se buscará troponinas, unas proteínas que son eliminadas del corazón por la sangre cuando las células musculares mueren.

Cardiopatía isquémica

Cuál es la urgencia médica de un infarto de miocardio

Si tiene alguna pista de que una persona está teniendo algún síntoma de angina de pecho o infarto no dude en llamar a emergencias. El tiempo de atención es un factor fundamental que puede salvar una vida.

Causas de la cardiopatía isquémica

Existen factores de riesgo que pueden prevenir el desarrollo de una enfermedad coronaria.

Edad

La edad es un factor de riesgo para desarrollar una cardiopatía isquémica. A partir de los 60 años, la probabilidad se duplica en los hombres y en las mujeres se triplica a partir de la menopausia, entre los 35 y 65 años.

Herencia

Si en la familia hay antecedentes de esta patología, el riesgo aumenta, por lo tanto, se debe tener mayor precaución.

Colesterol

La principal causa del desarrollo de esta patología es el estrechamiento de las arterias. Por lo tanto, el colesterol es uno de los mayores factores de riesgo, porque pueden producir obstrucción en las arterias.

El riesgo ocurre cuando el colesterol malo o LDL aumenta o disminuye el nivel de colesterol bueno o HDL.

Mira: Síntomas de tener un nivel alto de colesterol.

Malos hábitos

El tabaquismo y el sedentarismo son malos consejeros para una salud del sistema cardiovascular.

Otras patologías asociadas

Algunas patologías pueden empeorar el estado de las arterias, entre ellas se encuentra la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la obesidad.

Cardiopatía isquémica

Tratamiento de una cardiopatía isquémica

Las personas que han sufrido en algún momento de su vida un episodio de angina de pecho o infarto de miocardio pueden seguir un tratamiento y seguir un estilo de vida normal.

El objetivo del tratamiento es disminuir el riesgo de que el episodio se vuelva a repetir, para prolongar la vida. Como tratamiento se suele indicar medicamentos y una angioplastia coronaria en pacientes que lo requieran.

En todos los casos el tratamiento indicado por el médico debe acompañarse con un estilo de vida saludable.

Por qué la mujer corre más riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica

En las mujeres, la cantidad de muertes por cardiopatía isquémica es muy superior que por cáncer de mama. La forma de presentarse es la angina de pecho y al parecer la formación biológica y roles de la mujer en la sociedad está provocando que haya una mayor cantidad.

Conformación biológica

La cantidad de latidos de una mujer es más rápida que la de los hombres y la cavidad cardíaca es menor al de ellos. Además, las arterias tienen un grosor menor. De hecho, se necesita un tamaño de stent menor para las mujeres.

Otra gran diferencia biológica entre el hombre y la mujer es lo hormonal. Hasta hace unos años se creía que la mujer estaba protegida hasta la menopausia, ahora se ha descubierto que los cambios hormonales por lo que pasa durante la etapa reproductiva también influye en su salud cardiológica.

Presión psicosocial

En la actualidad la mujer ha tomado roles en el trabajo y en hogar que todavía les genera mucho estrés psicosocial. Especialmente a las mujeres menores de 45 años. Sumado a este riesgo se encuentra el tabaquismo y el uso de anticonceptivos.

Síntomas diferentes

Las mujeres pueden tener síntomas diferentes que los hombres. En lugar de sentir un dolor intenso en el pecho, puede sufrir un dolor en la mandíbula y un malestar general. Por lo tanto, puede ocurrir un retraso del diagnóstico precoz para darle el tratamiento adecuado.

Por estas razones, es que las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir cardiopatía isquémica a una edad mucho menor que los hombres. El tratamiento suele ser el mismo que el de los hombres con un efecto muy positivo si también se acompaña con un cambio de estilo de vida saludable.

Te interesará conocer: Qué hacer para que las enfermedades coronarias no progresen