Cáncer de ovarios, ¿sabías que es difícil diagnosticarlo pronto?


Una de las mayores complejidades del cáncer de ovarios es el diagnóstico tardío y la ausencia de síntomas precoces o de alarma temprana. Lo anterior determina que cuando los síntomas se evidencian ya se encuentre en un estadio avanzado y por eso la tasa de supervivencia posterior al diagnóstico es la más baja de todos los tipos de cánceres ginecológicos.

En la mujer los cánceres más frecuentes son los de mama, colon, pulmón, útero, linfomas y la sexta posición la ocupa el cáncer de ovarios. Anualmente se diagnostican  250 mil mujeres con esta patología y 140 mil mujeres pierden la vida por año debido al cáncer de ovarios.

Las mujeres más propensas a padecer cáncer de ovarios son…

Se estima que el 10% de los casos están vinculados a una herencia familiar, entre ellos las mujeres que presentan el gen BRCA1 y el BRCA2 presentar un mayor riesgo de padecer cáncer de ovarios.

El cáncer de ovarios es muy poco frecuente en mujeres menores de 40 años y casi el 50% de los casos aparecen en mujeres mayores de 63 años. Las mujeres obesas son más propensas a padecerlo.

Aparece con menor frecuencia en mujeres con varios partos, en las que han amantado a sus hijos, a las que tienen el útero extirpado o fueron sometidas a ligaduras en las trompas.

En la mayor parte de los casos de cáncer de ovarios, el diagnóstico se hace de forma casual
Algunos síntomas inespecíficos pueden ayudar al diagnóstico de cáncer de ovaries

El cáncer de ovarios no tiene síntomas específicos…

Se estima que el  75% de las mujeres que padecen cáncer de ovarios son diagnosticadas cuando ya la enfermedad ha afectado de la cavidad abdominal o pélvica, o a otros órganos aun más lejanos.

La menor proporción de los cánceres epiteliales de ovarios son los que se asocian a algunos síntomas, que además pueden corresponderse con otras patologías.

Entre los que pudieran aparecer se encuentran los sangramientos, el dolor en el abdomen o la espalda baja, la urgencia de orinar, las molestias antes, durante o después del acto sexual, así como síntomas gastrointestinales inespecíficos.

La sensación de llenura, cansancio, náuseas, pérdida del apetito y fiebre ligera, podrían ser también indicios de la presencia de un cáncer de ovarios. Si estos síntomas son mantenidos debes someterte a un examen médico especializado.

En ocasiones el diagnóstico se efectúa de forma accidental mediante  examen clínico o estudio de imágenes de la pelvis y el abdomen por otros problemas.

El diagnóstico del cáncer de ovarios en muchas ocasiones se realiza de forma accidental
La ecografía transvaginal es uno de los métodos diagnósticos más efectivos para la detección de cáncer de ovarios

¿Por qué se produce el cáncer de ovarios?

Dependiendo de la etapa de la vida nuestras células se dividen y mueren de acuerdo a un ciclo. En ocasiones este ciclo se altera y se produce una célula anormal que comienza a multiplicarse sin control y además puede invadir otros órganos mediante su desplazamiento por vía sanguínea o linfática.

En el caso del cáncer de ovario menos frecuentemente se puede producir en las células germinales asociadas a la reproducción o en el estroma. Todo el ovario a su vez está recubierto por una capa de células epiteliales. Es precisamente en esta última capa donde más frecuentemente se origina el mismo.

En otras ocasiones el ovario se afecta por metástasis cancerosas a partir de otros órganos afectados. La revisión ginecológica periódica y el ultrasonido transvaginal es lo que permitirá diagnosticarlo más tempranamente y por tanto las posibilidades de éxito en el tratamiento serán mayores.

Dependiendo del grado y de la extensión del cáncer de ovarios así será su pronóstico
El procedimiento quirúrgico es empleado para extirpar el cáncer de ovarios

¿Cuáles son las alternativas de tratamiento ante un cáncer de ovarios?

El tratamiento a seguir dependerá del grado de avance que tenga el cáncer de ovarios en el momento de efectuar el diagnóstico. La alternativa quirúrgica siempre es necesaria cuando el mismo es operable y dependiendo de su diseminación puede ser extirpado un solo ovario, o los dos, la trompa de Falopio y el útero.

Lo anterior implica que si la mujer está en edad reproductiva la fertilidad se afecta. En mujeres jóvenes la conservación de óvulos previos a los tratamientos podría ser también una opción.

La aplicación de quimioterapia, radioterapia y terapia de sustitución hormonal dependerá de cada caso. Existen incuestionables avances en la cirugía y en la quimioterapia que aumentan la supervivencia, pero aun no se cuenta con resultados alentadores en la mortalidad global por cáncer de ovarios.