Beneficios y peligros de las pastillas anticonceptivas


Las píldoras o pastillas anticonceptivas continúan ganando adeptas a pesar de existir en el mercado cada vez más opciones para controlar la natalidad de forma efectiva. Sin embargo, sus indicaciones para otros asuntos más allá del embarazo han conseguido darle la popularidad que hoy en día tiene, como evitar las menstruaciones dolorosas o mejorar el acné. Podemos decir que existen beneficios de las pastillas anticonceptivas, indudablemente, pero en otros casos también se pueden presentar efectos secundarios que no debemos subestimar.

Los inicios de las pastillas anticonceptivas se remontan a la década de 1960, cuando las farmacéuticas de Estados Unidos comenzaron a comercializarlas provocando una auténtica revolución entre las mujeres de la época. Hoy, más de 50 años después, es consumida por más de 100 millones de mujeres en todo el mundo.

pastilla anticonceptiva
Usándolas correctamente, las pastillas anticonceptivas son uno de los métodos más eficaces para evitar el embarazo

Hoy vamos a analizar los efectos positivos de las pastillas anticonceptivas para la salud, pero también sus riesgos y contraindicaciones. Recuerda que no deja de ser una medicación y debe ser siempre un doctor quien te las recete en función de tu historial médico. Aunque cada vez son más inofensivas, aún siguen suponiendo un riesgo para determinadas mujeres, como aquellas que sufren migrañas o riesgo de trombosis, entre otros.

Beneficios de las pastillas anticonceptivas

Por desconocimiento, aún hay muchas personas que no se atreven a recomendar o consumir este tipo de fármaco. Pensar que por tomar pastillas anticonceptivas costará más alcanzar un embarazo en el futuro o, incluso, la posibilidad de coquetear con la esterilidad por su uso prolongado son mitos que aún están en boca de algunos.

Nada más lejos de la realidad. Los beneficios de los anticonceptivos orales son mayores que los inconvenientes aunque como hemos comentado anteriormente, siempre debe ser un médico quien te recomiende el método más adecuado para ti. Nunca debemos automedicarnos, ya que cada mujer es diferente y cada una de nosotras necesitaremos una carga hormonal distinta y una composición diferente.

pastilla anticonceptiva
Los anticonceptivos orales llevan desde 1960 ayudando a las mujeres

A continuación vamos a enumerar 10 beneficios que puedes obtener tomando pastillas anticonceptivas:

  1. Controlar la natalidad: El primero de los beneficios de los anticonceptivos orales es evidente. Tener un hijo es una decisión que debe estar muy meditada y madurada y nunca debe dejarse al azar. La píldora es un método muy efectivo si sigues sus indicaciones de uso y muchas mujeres la utilizan solo por este motivo. Además, hoy en día existen muchas farmacéuticas que comercializan pastillas anticonceptivas con una carga hormonal mínima y componentes nada dañinos precisamente para estos casos en los que la mujer no buscan ningún efecto positivo aparte del de controlar el embarazo.
  2. Regular las menstruaciones: Otro de los efectos positivos de las pastillas anticonceptivas está relacionado con el ciclo menstrual. Las reglas mientras se toman las pastillas anticonceptivas son algo diferentes a aquellas que vienen de forma espontánea y natural. Menor duración, menor cantidad y exactitud en el día de llegada son tres elementos que describirán tu regla durante la toma de este fármaco.
  3. Prevenir los quistes en los ovarios: En ocasiones, los médicos recomiendan tomar la píldora más allá de la cuestión de evitar un embarazo no deseado. Los quistes ováricos son uno de los motivos más habituales: la píldora puede prevenirlos o reducir los existentes. Si tienes un quiste ovárico, normalmente no suele ser motivo de preocupación, ¡no te alarmes! Sin embargo, es conveniente que un médico evalúe sus características para mirar si es benigno, si está creciendo de tamaño o por el contrario si se va a terminar reabsorbiendo solo. Casi todas las mujeres tienen quistes en alguna ocasión de su vida y en la mayoría de los casos si no acuden a una revisión no se enteran ya que a veces no presentan síntomas y terminan desapareciendo.
  4. Mejorar el acné: Las pastillas anticonceptivas para el acné se utilizan con este fin y tienen este beneficio porque regulan las hormonas, responsables en la mayoría de los casos de la aparición del acné en la edad adulta. Las pastillas anticonceptivas y el acné están estrechamente relacionadas, no en vano, son uno de los métodos más eficaces para controlarlo y combatirlo.
  5. Disminuir los dolores menstruales: Si durante la menstruación sufres cólicos frecuentes y dolores severos, gracias a los anticonceptivos orales podrás reducirlos considerablemente, llegando incluso a desaparecer. También nos ayudan a controlar los efectos de la ovulación y el síndrome premenstrual como veremos en el siguiente punto.
  6. Mejorar el síndrome premenstrual: Debilidad, fatiga, cambios de humor, gases, dolores pélvicos, dolor de riñones y de barriga… Si eres mujer, probablemente estos síntomas te suenen. ¿Quién no ha sufrido alguna vez el temido SPM? Si lo padeces cada mes, te interesará saber que las pastillas anticonceptivas también tienen beneficios sobre él.
  7. Prevenir la anemia ferropénica: La anemia ferropénica es aquella causada por unos niveles bajos de hierro. Como bien sabes, con las hemorragias abundantes perdemos este mineral tan importante para la salud. Este beneficio está relacionado con el Beneficio nº2 que hemos mencionado anteriormente. Al tener menstruaciones menos abundantes, la pérdida de sangre es menor y, consecuentemente, también perdemos menos cantidad de hierro.
  8. Evitar los embarazos ectópicos: Los embarazos ectópicos son aquellos que aparecen fuera de la matriz. El uso habitual de píldoras anticonceptivas ayuda a evitar este problema gestacional, así como otros problemas relacionados.
  9. Prevenir algunos tipos de cánceres: Con el uso de la píldora, se reduce la posibilidad de padecer cáncer de ovario, endometrial o algunos tipos de cánceres de mama. Un motivo de peso para agradecer su existencia a estos medicamentos y alabar los beneficios de las pastillas anticonceptivas.
  10. Reducir la posibilidad de osteoporosis tras la menopausia: Como seguro que bien sabes, en muchos casos la menopausia trae consigo problemas óseos. Las mujeres que durante su vida fértil han hecho un uso prolongado de los anticonceptivos orales tienen menos posibilidad de sufrir osteoporosis tras la menopausia.

Los efectos secundarios más comunes de las pastillas anticonceptivas, riesgos que debes conocer

los efectos secundarios de la píldora
A pesar de que la píldora tiene muchos beneficios, es importante conocer también sus efectos secundarios

A pesar de sus múltiples beneficios, no hay que olvidar que las pastillas anticonceptivas son un fármaco y como tal tienen una serie de efectos secundarios y contraindicaciones asociadas, especialmente si formas parte de alguno de los grupos de riesgo (migrañas, riesgo de trombosis, antecedentes familiares con problemas cardiovasculares, hipertensión, interferencia con otros fármacos…). Es importante que consultes siempre cualquier duda con tu ginecólogo y que leas con atención el prospecto de lo que tomas para conocer sus posibles consecuencias y grupos de riesgo.

A continuación vamos a conocer los 5 efectos secundarios más comunes de las pastillas anticonceptivas, riesgos que no puedes obviar:

  • Sangrados intermenstruales: El sangrado mientras tomas pastillas anticonceptivas es realmente común. Los sangrados entre reglas son el efecto secundario más habitual relacionado con la toma de pastillas. De hecho, las estadísticas arrojan unos datos a tener en cuenta: la mitad de las mujeres experimentan pérdidas de sangre intermenstruales durante los 3 primeros meses. Pasado este ciclo, la proporción se reduce a 1 de cada 10. Sin embargo, aunque sufras sangrado mientras tomas pastillas anticonceptivas no debes pasarlo por alto o restarle importancia. Es normal hasta cierto punto. Si se repite con frecuencia o el sangrado es grande, acude a tu ginecólogo: puede que no te estén sentando bien, que necesites una carga hormonal diferente o que no te estén haciendo ningún efecto.
  • Dolores de cabeza: Si tus dolores de cabeza son más frecuentes, especialmente si son de tipo migrañoso, pregúntate si el origen no está en tus pastillas anticonceptivas. Estos dolores de cabeza pueden darse en cualquier momento del ciclo, pero por el baile hormonal son más habituales durante la ovulación, los días previos a la menstruación y la propia regla. Para descartar si tu dolor de cabeza es un efecto secundario de la píldora, haz un descanso de ellas de algunos meses. Si han remitido en intensidad o frecuencia (llegando incluso a desaparecer por completo cuando los sufrías cada mes), ahí tienes la prueba que necesitas.
  • Aumento de peso: ¿Mito o realidad? ¿Quizás una combinación de ambas? Algunas mujeres se quejan de un aumento de peso al comenzar a tomar la pastilla anticonceptiva y, aunque no tiene relación lógica con el aumento de grasa, sí puede estar asociado a una retención de líquidos que, irremediablemente, se traduce en un aumento de volumen y peso.
  • Depresión: La toma continuada de las pastillas anticonceptivas pueden derivar en algunas mujeres en cambios de humor constantes, alteraciones en el estado de ánimo e, incluso, en una depresión. Esto es debido a la carga hormonal de este tipo de anticonceptivos. Se suele reconocer fácilmente la depresión asociada a las píldoras porque suelen ir relacionadas con algún momento del ciclo. Al igual que con los dolores de cabeza que hemos mencionado al principio de este apartado, los mayores picos de tristeza o cambios de humor se suelen dar durante la ovulación (más o menos a mitad de mes), los días previos a la menstruación y durante la misma.
  • Problemas estomacales: Diarrea, dolor de barriga, gases…Aunque la píldora tenga muchos beneficios, lo cierto es que no deja de ser un fármaco que pasa por nuestro estómago y puede provocar trastornos relacionados con el aparato digestivo. Si sufres de estómago débil, deberías optar por otro método anticonceptivo que no tenga incidencia sobre el estómago, como el parche, el DIU o la varilla.

Si sufres estos u otros efectos secundarios, prueba a hacer un período de descanso durante al menos 3 meses. Si en este tiempo los síntomas han desaparecido deberías consultar con tu doctor para encontrar una solución o bien cambiar de anticonceptivo. No te desanimes: que uno te vaya mal o regular no significa que con todos te vaya a ocurrir lo mismo. Prueba, con supervisión médica, hasta que encuentres el mejor para ti.

Y es que si, por motivos de salud, tu médico te recomienda tomar las pastillas pero con la primera marca que has probado experimentas más efectos negativos que positivos, es importante que busquéis una alternativa. Cambiar la marca de la píldora suele ser la medida a adoptar y en muchas ocasiones se resuelve el problema.No todas las marcas son iguales, aunque lo creamos así. La carga hormonal de ellas varía enormemente de una marca a otra, así como sus compuestos.

Si solamente la tomas por una cuestión anticonceptiva y notas algunos trastornos de salud, quizás deberías buscar otro método que vaya mejor con tu cuerpo. Hoy en día hay muchas opciones y debes buscar la que se adapte mejor a ti.

También suele ocurrir muy a menudo que, un método o una marca que nos va bien al principio, unos meses o años después comienza a darnos efectos negativos. Te damos el mismo consejo: consulta con tu médico, ya que las pastillas anticonceptivas es un tratamiento que hay que ir revisando y actualizando.

pastilla anticonceptiva
Usándolas correctamente, las pastillas anticonceptivas son uno de los métodos más eficaces para evitar el embarazo

¿Quién receta las pastillas anticonceptivas?

Si te preguntas quien receta las pastillas anticonceptivas, evidentemente no podemos hacer otra cosa que recomendarte acudir al ginecólogo, quien tras un examen personal podrá determinar el mejor tipo de pastillas para ti o incluso desaconsejártelas si por tus características no es el método más indicado para ti.

Sin embargo, también hay muchas marcas disponibles sin receta en la farmacia. Nunca aconsejamos la automedicación y en este caso menos aún. Tomar un tratamiento (porque, a fin de cuentas, no deja de ser un tratamiento) solo porque a tu amiga le funcione bien esa marca es una insensatez.

Un punto intermedio entre acudir al ginecólogo y automedicarse es consultar con el médico de cabecera, quien receta pastillas anticonceptivas también. Él puede realizar un primer examen (consistente habitualmente en un análisis de sangre), además de consultar tu historial clínico, dos factores que por sí solos son suficientes para descartar si no puedes tomar este tipo de medicación.

Otros temas de interés: ¿Sabes cómo librarte del Síndrome PreMenstrual?

Jengibre y pastillas anticonceptivas

Finalizamos este artículo sobre los beneficios de las pastillas anticonceptivas hacemos un breve inciso sobre el jengibre y las pastillas anticonceptivas, un tema que en los últimos años ha generado debate. Se ha demostrado que la raíz de jengibre afecta negativamente con algunos medicamentos. Esta interacción incluye principalmente a los anticoagulantes y medicamentos para la hipertensión.

En cuanto al jengibre y las pastillas anticonceptivas, no hay evidente médica por ahora que lo contraindique. Por supuesto, estamos hablando siempre de consumir cantidades normales, si te excedes siempre será bajo tu responsabilidad. Todo en exceso es malo.