Beneficios y virtudes del té de jengibre


El jengibre es una de esas raíces exóticas que todos conocemos pero que no solemos tener en nuestra cocina. Debido a que el sabor de esta raíz es un poco fuerte, la forma más usada para consumirlo es haciendo té de jengibre. De esta manera, se puede disfrutar aún más de su sabor a la vez que nos beneficiamos de su multitud de propiedades. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo y te diremos por qué el té de jengibre debe ser un habitual en tu dieta.

Debido a su fuerte sabor, la mejor forma de tomarlo es en una infusión
El té de jengibre nos aporta muchos beneficios para la salud

Beneficios del té de jengibre:

Para una buena digestión

El té de jengibre actúa como un antiácido natural facilitando la absorción de los alimentos, además de eliminar los dolores estomacales. Por tanto, tras una comida abundante o tras comer esos alimentos que se repiten tanto, toma una taza de té de jengibre y verás como la digestión deja de ser un problema.

Para dolores menstruales

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas se convierte en un aliado perfecto para esos días del mes. Cuando sufras de dolores abdominales por culpa de la menstruación, prueba con una taza caliente de té de jengibre y notarás cómo se reduce el malestar de forma natural, sin necesidad de acudir a medicamentos.

Contra el resfriado

El té de jengibre sirve tanto para el resfriado como para cualquier tipo de afección en las vías respiratorias como por ejemplo el asma o la alergia. Esta raíz tiene la propiedad de eliminar la flema y limpiar los conductos pulmonares, por lo que una taza de este té, mezclándolo con miel y limón te harán sentirte mejor si sufres de alguna de estas enfermedades.

Además del resfriado, es beneficioso contra el asma
El té de jengibre con miel y limón nos ayudará a luchar contra el resfriado.

Para aliviar las náuseas

En los países asiáticos es muy común beber té de jengibre para evitar los temibles mareos en barco o en avión. Pero no sólo se aplica a estos casos, sino que el té de jengibre es muy recomendado para todo tipo de náuseas, como por ejemplo las que se producen durante los primeros meses de embarazo o los procesos de quimioterapia.

Para mejorar la circulación

Una de las mejores propiedades que posee el jengibre es que ayuda a reducir el colesterol, reduciendo así la obstrucción de las arterias y facilitando la circulación de la sangre y aliviando la tensión sanguínea.

Para adelgazar

Además de todas las virtudes que os hemos contado, este té posee otro tipo de cualidades que lo convierten en un gran aliado para adelgazar: es un gran termogénico y un supresor natural del apetito. Un alimento termogénico quiere decir que es capaz de elevar nuestra temperatura corporal, como los alimentos picantes, y por tanto acelerar nuestro metabolismo, lo que nos ayuda a quemar grasas de una forma más rápida y eficaz. En cuanto al echo de que sea un supresor natural del apetito, nos va a venir bien para evitar el picoteo entre horas o si tomamos una taza de té de jengibre tras la comida, terminaremos de sentirnos saciadas sin necesidad de comer tanta cantidad. Estas dos propiedades unidas al efecto diurético que poseen los tés, consiguen convertir al té de jengibre en un poderoso aliado contra esos kilos demás.

Una de sus propiedades es que nos ayudará a acelerar el metabolismo.
El té de jengibre es un supresor del apetito, por lo que nos ayudará a no picar entre horas.

Cuidado con el té de jengibre:

Aunque parezca una contradicción este apartado del artículo, existe una razón y es que tomado en grandes cantidades puede llegar a tener efectos perjudiciales para nuestra salud. Si usas el té de jengibre como sustituto de algún medicamento seguramente no tendrás ningún tipo de problema, pero si lo usas para perder peso hay que prestar atención a las cantidades recomendadas y no hacer abuso de esta raíz.