Alimentos que parecen saludables, pero no lo son: te vas a sorprender


Cuando tomamos la decisión de cambiar nuestro estilo de vida por uno más saludable, comienza una gran búsqueda y elección de alimentos. Cuidado porque hay alimentos que parecen saludables, pero no lo son.

Un claro ejemplo de ello son las gaseosas que vienen con la etiqueta “diet”. Aunque se ha reducido la cantidad de azúcar, no es un alimento saludable por el importante aporte de calorías. Otros alimentos dicen “0% materia grasa”, lo que no significa que no aporte calorías. Porque muchos de ellos compensan la grasa con una buena proporción de sal, almidones y azúcares.

Otras veces elegimos un producto porque en su frente dice que contiene un alimento saludable en especial, como pollo, frutos secos o pescado. Sin embargo, cuando vamos a la etiqueta, el porcentaje del alimento saludable, por el que hemos elegido este producto, está en muy poca proporción.

Alimentos que parecen saludables

Al compararlo con los demás ingredientes como los aditivos, sal o azúcares que el mismo producto nos ofrece, nos damos cuenta que no es tan saludable. Seguramente ya lo estás deduciendo, la clave está en leer la etiqueta, donde se encuentra el listado real de sus ingredientes.

Y por supuesto, la mejor opción es la comida casera, todo lo procesado, tendrá aditivos conservantes, sal, almidón y azúcar en proporciones mayores que las preparaciones caseras. En la actualidad, el tiempo de preparación de los alimentos para muchas familias ya es un lujo.

Entonces, se generó una tendencia de aceptar algunos productos elaborados como saludables. Cuando en realidad, no lo son. Así que, si el tiempo no te perdona, trata de conseguir opciones de viandas caseras o seguir algunos consejos rápidos de llevar viandas al trabajo.

Alimentos que parecen saludables, pero no lo son

Sorprendentemente la lista de estos alimentos es muy extensa.

Zumos industriales

Un zumo de fruta o verdura es un alimento saludable, sin lugar a dudas, pero tienen que estar recién exprimidas para aprovechar al máximo sus vitaminas. Los zumos que vienen para preparar no son opciones saludables por su concentrado de azúcar.

Barritas energéticas

Los cereales tienen un efecto saciante y nos aporta una gran cantidad de energía y vitaminas. Sin embargo, las barritas de cereales, tienen un añadido importante de azúcar.  Lo mejor será optar por los mix de cereales, sin ningún agregado extra.

Productos de arroz

Es uno de los snacks al que recurrimos para saciar el hambre y llegar a la próxima comida sin desesperación. Pero no es tan saludable como lo parece, el agregado de almidón, almidón y azúcar es muy importante.

Ensaladas preparadas

Los vegetales son una excelente opción cuando deseamos comer saludablemente. El problema de las ensaladas que ya vienen preparadas está en los condimentos que le añaden, convirtiéndolas en uno de los alimentos que parecen saludables, pero no lo son.

Algunos aderezos como la rosa, salsa césar o mostaza le aportan un sabor increíble al menú, pero vienen acompañadas de sal y grasas saturadas y con muy poco aporte de vitaminas. Trata de conseguir las ensaladas de verduras sin aderezos y agrega un toque de sabor con limón y condimentos como orégano.

No utilices el vinagre balsámico, porque no posee un alto contenido de azúcar, para que pueda darle ese aspecto de caramelo.

Alimentos que parecen saludables

Pavo en fetas

La carne de pavo es una de las más recomendadas por su bajo contenido en grasa y gran aporte de proteínas. Pero siempre es mejor cocinar la carne fresca y evitar el fiambre o embutido, porque aporta una gran cantidad de azúcar y sal para su conservación.

Sopas de sobre

La rapidez con la que podemos disfrutar de una típica comida casera le ha dado una aceptabilidad increíble. Pero no es del todo saludable, porque generalmente, lo productos comestibles poseen un resaltador de sabor, para que sea más atractivo consumirlo.

Además de su gran aporte de sal, almidón y conservantes. Los cuales en algunos casos supera al del alimento saludable que deseamos ingerir como el pollo.

Palitos de surimi

La composición de este producto es muy clara y, sin embargo, lo vemos en la mayoría de las dietas. ¿Por qué? Simplemente porque se cree que es una mezcla de carne de pescados y mariscos. Lo que es cierto en parte, pero para darle forma y textura se recurre a las féculas que aportan almidón y sal para su mejor conservación y sabor.

Lee las etiquetas y notarás que el contenido de pescado es inferior al 50%, por ello es que es uno de los alimentos que parecen saludables, pero no lo son. Si optamos por una lata de atún, por ejemplo, es más saludable.

Chips vegetales

En la mayoría de las tiendas se encuentran una gran variedad de chips de vegetales, los de remolacha, brócoli, zanahoria. Aunque son de vegetales, este producto es una fritura, aunque existe una variedad cocinada en horno.

Sin embargo, el aporte de sal y calorías por poción es abrumador y no es aconsejable cuando decidimos comenzar una vida saludable.

Leche vegetal

La leche vegetal que se encuentran en los supermercados aportan una gran confusión nutricional. Puesto que en realidad se trata de bebidas vegetales, porque su composición nutricional es muy diferente a la leche de vaca u otro animal.

Hay que estar atentos a las etiquetas y buscar que el porcentaje de arroz, soja, avena o almendra sea alto. Lo mejor es que estén fortificadas con vitamina D y calcio y posea un poco proporción de azúcar.

Alimentos que parecen saludables

Sirope en lugar de azúcar

El reemplazo del sabor del azúcar por el añadido de miel, siropes o frutas, es una opción muy recomendada. Cuidado, el exceso de algo siempre hace mal. La gran diferencia de una cucharada de miel y una de azúcar es la gran cantidad de nutrientes que aporta la miel en casi la misma proporción de glucosa.

Pero si necesitamos restringir la glucosa en nuestro organismo, debemos disminuir el consumo de todos esos alimentos. Lo ideal es restringir el consumo de frutas, miel y sirope a menos de 25g por día para que no sean alimentos que parecen saludables, pero no lo son.

Sushi

El sushi es uno de los alimentos que se categoriza como saludable porque el pescado es uno de sus ingredientes principales. Sin embargo, el otro alimento incluido en el sushi es el arroz y éste se prepara con un aderezo azucarado y la salsa de soja que contiene mucha sal.

Por si fuera poco, en algunos comedores le agregan algunos rellenos de surimi o de tortillas, que incrementa la cantidad de grasa y calorías en el producto final.

Galletas vs bizcochos

A veces, cuando limitamos la cantidad de pan a consumir, nos decantamos por las galletas, pensando que son más saludables. Pues no, la mayoría de ellas tienen más azúcares, grasas y harinas refinadas que el pan común. En definitiva, se trata de un producto de repostería y si elegimos bajar el consumo de grasa, sal y azúcar, este producto no debe estar en la lista de los permitidos.

Una gran opción de las galletas caseras con cereales realizadas en el hogar, con harinas integrales o sin harina y sin azúcar, utilizando frutas en su lugar para darles un sabor dulce. Y optar por el aceite de oliva como el ingrediente graso.

Hamburguesa vegetal

Este alimento es una excelente opción saludable, especialmente para los que han elegido por ser veganos. Cuidado es necesario leer las etiquetas, porque para que sea saludable debe tener una cantidad importante de vegetales. La mayoría de los productos que encontramos en las tiendas poseen harinas refinadas, aceites con mucho aporte de grasa, sal, azúcar, resaltadores de sabor, conservantes y un sinfín de ingredientes que no aportan nutrientes.

Frutos secos fritos

La fritura es una forma de cocinar que no es saludable, por el aporte de grasa que aporta a los alimentos. Además, la mayoría, contiene una gran cantidad de sal. Por lo tanto, aunque se trate de almendras o nueces, alimentos con un aporte nutricional muy importante, la manera de cocinarlos y el agregado de sal, los convierte en alimentos no saludables.

Es muy probable que algunos de los alimentos que parecen saludables, pero no lo son te haya sorprendido. Lo importante, es leer las etiquetas y elegir la mejor opción para tener una mejor calidad de vida.

Conoce más: Alimentos saludables