Encefalopatía hepática: Cómo el hígado puede afectar al cerebro


Una disfunción del hígado, puede causar un severo problema en el cerebro llamado encefalopatía hepática. Durante la digestión de algunos alimentos, en especial, las proteínas, se producen algunas sustancias tóxicas, las cuales son normalmente eliminadas por el hígado.

Cuando esto no sucede, se acumulan en el torrente sanguíneo y pueden llegar al encéfalo. Causando toxicidad en la corteza cerebral, alterando las funciones cerebrales normales.  

Síntomas de la encefalopatía hepática

Se trata de un deterioro de las funciones cerebrales que generalmente comienza dando síntomas muy sutiles, tales como falta de concentración, confusión y mal carácter.

La persona se siente somnolienta y con una notable disminución de su raciocinio. También puede sufrir de una alteración de sus horas de sueño. Lo que puede llegar a aumentar el sentimiento de ansiedad o depresión.

Encefalopatía hepática

El aliento de la persona se ve alterado, desde la primera etapa de este trastorno, se puede percibir un olor rancio dulzón. La escritura también se puede volver alterada.

Durante las etapas subsiguientes la enfermedad va presentando nuevos síntomas como el movimiento involuntario de las manos cuando los brazos están estirados. Aumenta la desorientación y el estado de nerviosismo. El habla y el movimiento se vuelve más lento a medida que avanza la enfermedad.

Todos estos síntomas no se deben a un daño en la estructura del cerebro son totalmente neuropsiquiátricas, por lo tanto, se pueden revertir cuando se sigue un tratamiento adecuado. Cuando el trastorno del hígado se deteriora se puede llegar a sufrir la pérdida de conocimiento y entrar en coma, lo que sí puede ser una situación mortal.

Causas que producen encefalopatía hepática

Como el trastorno es causado por la presencia de algunas sustancias tóxicas en el torrente sanguíneo como el amoníaco. Y estas sustancias se eliminan del organismo a través del hígado, entonces, la causa principal es una falla en el funcionamiento del hígado.

Por lo tanto, una enfermedad crónica del hígado puede ser la causa más frecuente del desarrollo de esta enfermedad. Los casos más frecuentes se deben a una hepatitis fulminante o cirrosis.

Pero también existen otras razones, tales como una infección o algún tipo de desequilibrio electrolítico que pueden provocar un estrés metabólico. Incluso no tomar correctamente una medicación puede alterar el funcionamiento del hígado, provocando una encefalopatía hepática.

Encefalopatía hepática

Otras causas, como el desarrollo de venas dilatadas en el esófago pueden causar un sangrado en el tracto digestivo que también puede desencadenar una encefalopatía hepática. La alimentación también puede generar un aumento de toxinas en la sangre, especialmente s se come demasiada proteína animal.

La toma de bebidas alcohólicas, sedantes, diuréticos o algunos otros fármacos también pueden llevar a una intoxicación cerebral. Esta situación también puede ser producida por deshidratación.

Cómo se diagnostica una encefalopatía hepática

El médico podrá diagnosticar este trastorno a partir de un análisis de sangre, test mental y evaluación médica general. En algunas ocasiones, se puede necesitar una electroencefalografía.

Tratamiento de la encefalopatía hepática

Para tratar esta enfermedad se sigue un tratamiento adecuado a la causa que lo genera. Al mismo tiempo, se trata de minimizar la absorción de amoníaco, por lo tanto, se recurre a laxantes osmóticos y antibióticos.

También se trata de disminuir la generación de toxinas en el torrente sanguíneo. Esto se consigue disminuyendo el consumo de carne y de proteínas de origen animal. Para nivelar la cantidad de proteínas se aconseja consumir más soja, por ejemplo.

Cuando la causa se debe a una hemorragia gastrointestinal, se trata de drenar la sangre localizada en el intestino.

Encefalopatía hepática

En todos los casos que la causa que provoca una encefalopatía hepática es reversible, no quedan secuelas de ningún tipo. Sin embargo, la posibilidad de que se repita es muy alta. Por lo tanto, se debe prevenir.

Cómo prevenir la encefalopatía hepática

La prevención de este trastorno cerebral está relacionada con el cuidado adecuado del hígado. Si se sufre algún trastorno hepático debe seguir el tratamiento adecuado para no pasar por una encefalopatía.

El hígado graso: Cómo prevenir y tratar un hígado graso.

Además, la disminución del consumo de bebidas alcohólicas y drogas ayuda a prevenir trastornos hepáticos.

La alimentación es la clave para cuidar la salud del hígado. Puesto que los malos hábitos son los mayores causales de que su funcionamiento desmejore. Por lo tanto, se debe optar por un estilo saludable. Disminuyendo el consumo de alimento grasos, ácidos e industrializados y aumentando el consumo de aceite de oliva, fibra vegetal y agua.

Las frutas y verduras aportan fibra que ayudan a la función del hígado de eliminar toxinas del organismo. Especialmente las verduras de hojas verdes.

Cuándo consultar con el médico

Ante cualquier situación neuropsiquiátrico que le llame la atención debe dirigirse a un profesional médico. Especialmente si la persona tiene un trastorno hepático.